image_pdf

Excerpt – Forever My Lady by Jeff Rivera

Prologue

DON’T BE STUPID, FOO’. DON’T BE A PENDEJO.

Dio looked at his homie Spooky’s grip on his jacket. Most of his boys called Dio “Playboy” because all the ladies loved him, but those who had known him since he was a kid called him by his real name, Dio.

He took another hit off his joint. He’d given up smoking over a year ago, had to, but on this day he was more nervous than he had ever been in his life.

Thunder rumbled and rain poured, making it impossible to see. Thunder scared Dio, always had. Dio fought to keep from shaking. He couldn’t breathe, couldn’t swallow. He tried to hide his fear. His mind was set. He had to do it.

Dio yanked his arm away from Spooky and pushed the door open. “Just keep the car runnin’, ése.

Spooky was a big guy, tattoos up and down his arm and a glass eye. He normally would have just kept Dio from leaving at all, but he knew nothing could stop him. Nothing at all.

Dio jumped out of the car. It was a ’57 Chevy, complete with chrome wheels, slick red, with a chili-pepper-hot Mexican jaina painted across the hood. Dio had painted that picture himself. It was dope.

He slammed the door shut and looked up at the cathedral in front of him. Lightning illuminated its majestic towers, windows with an eerie stained glass. He’d spent many a night imagining this would be where he’d marry her. They’d have a huge wedding with members of their families flying

in from all over the world just to watch this event, this marriage he thought was so destined to be. He’d put his everything into this dream, his one and only dream, and now as he yanked the heavy oak doors open, his heart pounded like a subwoofer.

He dried his soaked clothes with his hand and scratched his shoes on the mat so as not to squeak across the old wood floor. The church was jam-packed, mostly with Mexicans and

Puerto Ricans, but some blacks.

Probably his familia, Dio thought. How could she even think about marrying some pinche negro?

The grand organ music permeated the building while a choir of children sang, their voices echoing throughout the church. It smelled musty in the air, a mix of wood stain and must as if they had never really cleaned the place, just painted over it.

He tried not to look too suspicious, slipping past everyone. Funny, he was dressed probably better than he’d ever been. Black suit, his wavy black hair slicked back, starched white shirt, polished black shoes. Dio had grown into a very nice-looking young man. Maybe he could have even been a model, had he played his cards right. Maybe if he hadn’t grown up in the slums of

Northeast Vegas, he could have been one of those Latin heartthrobs who were in those magazines. Instead, most of the time he looked like the thug most people assumed he was just by looking at him. But on this day, this very weird day, he was even wearing a tie. Jennifer would have been so proud of him if she could see him. Funny, he’d probably be the last thing she’d see.

He checked his jacket pocket to make sure it was still there. Yep, it felt like a brick pressed against his chest. But he was so numb, or more like so focused, that he was oblivious to it. All he knew was that he had to find Jennifer, and he would use any means necessary.

Wham! Dio bumped hard into a glass table. His thigh throbbed in pain as bullets dropped from his pocket and bounced off the wood floor. The sound echoed all over the lobby. People looked around for the source of the sound, but Dio managed to scoop them up before anyone could see.

He got up and noticed the beautiful ice sculpture on the table—melting, dripping like an ice-cream cone in August. Melting just like his heart.

He saw Father Martínez, his priest, the one he’d grown up with. It was as if the whole world had turned against him. They’d sided with Jennifer, when this was supposed to be their wedding. It was as if she’d slapped him across the face, as if nothing they’d been through together even mattered.

The whole thing was surreal.

She loved him. She’d said that over and over to him since they were little kids. She’d taken care of him and believed in him and dreamed with him and held him when nobody else had cared.

Estoy aquí para ti. No matter what—siempre,” they’d promised each other. And a promise was a promise.

“Don’t be stupid, foo’. Don’t be a pendejo.” Spooky’s scolding remarks kept playing in his head. He warned Dio to just let it go. It wasn’t worth it. Normally Spooky would have been all for it, but this time around he said, “Olvídalo . . . let it go.” It was as if he sensed something was going to go

wrong and, no matter how high Spooky had been, his gut was always right. Dio only hoped this time around he was wrong. He had worked so hard. He could really get a fresh new start now, “a

new lease on life,” as his probation officer used to say, but now he was risking it all to confront Jennifer.

Was Spooky right? Should he just let it go, face it that she didn’t want to be with him no matter how hard and bad it felt? Should he just forget the whole thing? Maybe he’d meet some other ruca. Time heals all wounds, they say, and maybe if he’d just—but no. Dio shoved those thoughts out

of his mind. He’d spent the last year changing his life around for her, so they could be together, so he would be the man she said she’d always wanted, so he could be the daddy his daughter needed. They were meant to be together and he was going to make Jennifer understand that, if it was the last thing he did.

He could see Jennifer’s family in the front, dressed in their Sunday best. Her mom always made a spectacle of herself with her gigantic summer hat in purple. She never did like Dio and he knew she had probably orchestrated this whole thing, probably arranged the whole wedding herself.

He wondered if perhaps Jennifer was doing this just to make her mom happy, but then he saw her… the music changed, the children’s choir sounded so beautiful, he had to admit, so irritatingly perfect. All heads turned and everyone gasped as the bride, Jennifer, made her way down the aisle. Her father took her arm, biting his lip, trying not to cry. He looks nervous, Dio thought.

Jennifer looked incredible. How could she afford a dress like that? The guy must be rich or something. That’s probablywhat it was. That’s probably why she was marrying him. It had to

be the money. The one thing Dio could never give her. Her gown had a lace top, cut just low enough to show her sensual bustline, but high enough to showcase the first-class act that she was. Her face was shielded by her veil. He hadn’t seen her in so long. It seemed like the whole congregation held its breath with him.

Her mom made a dramatic spectacle of herself. Her wails were the only thing that could be heard above the organ playing as the children’s choir reached a crescendo, then trailed off. There wasn’t a dry eye in the house. Even Dio had to fight the tears.

Thunder rumbled. Her father escorted her over to her groom. He was a nice-looking man, a light-skinned black man. Maybe he was mulatto or something. He wore a striped, stuffed tie, not a traditional bow tie, and the tux must have been Armani or something. He had one of those smiles with teeth so white it blinded you. His gaze never left Jennifer, even as the priest rambled on and on with the vows.

“I, Antonio Estrella—”

What kind of nombre was that? Estrella? Jennifer Estrella. It just didn’t match her. No le queda.

“. . . hereby take you as my wife, to have and to hold . . .”

There was a lump in the back of Dio’s throat. He wanted to burst out, “No!” It hurt so much.

“I, Jennifer Lalita Sánchez . . .”

He couldn’t believe his ears; she was promising him her life.

Thunder rumbled and the lights went out. There was a small gasp in the audience, but Jennifer just smiled, the candles illuminating her. She was too lost in the groom’s eyes.

“. . . to have and to hold, through sickness and health . . .” she continued.

He couldn’t help it anymore. Tears came streaming from Dio’s eyes. This was too much for him. He was about to explode. His blood boiled. He looked around at all the stained-glass Bible stories, the creepy statue of Jesus on the cross. He swore Jesus was glaring right at him as if he were saying, “No lo hagas . . . don’t do it.” He looked the other way, but the statue of the Virgin Mary scolded him as well.

Dio couldn’t help but think how proud his own mother had been with how he’d changed his life around, the tears of joy she’d shed. He’d never seen her like that before. He shuddered to think how his mother would feel after all this went down, how ashamed she’d be. Maybe it would drive

her to drinking again. Drinking again, after how far she’d come around.

“With the power invested in me by the state of Nevada, I hereby declare you . . . man and wife.”

Dio couldn’t breathe. The only thing that kept him from passing out was seeing Jennifer’s face as her new husband lifted the veil. She was more beautiful than ever. She had olive-colored skin and was the type of girl who never did need any makeup. In fact, she hated wearing it. But this time she was wearing just enough. Her dark brown hair was curled; glitter sparkled in it. She looked like an angel, no, a goddess, better than the pictures Dio drew of her, better than he’d remembered her looking in his dreams.

He’d never seen Jennifer so happy. Not even when she was with him. She had always seemed so distracted, but now she really did look like she was in love.

How could that be possible?

He loved her more than he’d ever loved anyone. Didn’t she see that? How could she do this to him?

The ice sculpture melted like it was on fire.

His heart raced as he reached for the .45 caliber in his pocket, which Dio called his cohete. He could hear the rain pounding against the stained-glass windows and the roof. His sweaty hands pulled for it, his heart in his throat. He crossed himself, closed his eyes, and prayed he was about to do the right thing.

OR YOU CAN PURCHASE IT FROM AMAZON.

Por Siempre Mi Chica

 

por siempre mi chicaEscrito por: Jeff Rivera

Traducido por: Sausi Rhi

Prólogo

 

“No seas estúpido, guey. No seas pendejo”

Dio vio la cacha del arma de Spooky en su chaqueta. La mayoría de los chicos lo llamaban “Papito”,  ya que las chicas lo amaban, pero los que lo conocían desde niño le llamaban por su verdadero nombre, Dio.

 

Él le dio otro toque a su porro. Había dejado de fumar un año, pero estaba más nervioso de lo que nunca lo había estado en su vida.

 

Rugían los truenos y caía la lluvia, haciendo imposible mirar. Un trueno asustó a Dio, siempre lo hacían.  Dio luchaba para no seguir temblando. Él no podía respirar ni pasar saliva. Trató de esconder su miedo. Estaba decidido. Tenía que hacerlo. Dio jaló su brazo lejos de Spooky y empujó la puerta.

 

“Solo mantén el auto encendido, ese”.

Spooky era un hombre grande, con su brazo tatuado de arriba abajo y que además tenía un ojo de vidrio. Normalmente no dejaría que Dio ni saliera, pero sabía que nada lo detendría. Nada en lo absoluto.

 

Dio saltó fuera de su auto. Era un Chevy 57, completo con rines cromados, pintado de rojo y dibujado a lo largo del cofre una jaina más ardiente que el chile mexicano más picoso. Dio la había pintado él mismo.  Era la neta.

 

Cerró la puerta de golpe y miró hacia la catedral frente a él. Rayos de luz iluminaban sus majestuosas torres,  ventanas con misteriosos vitrales. Había pasado muchas noches imaginando que sería donde él se casaría con ella. Ellos tendrían una gran boda con la familia completa viniendo de todo el mundo para mirar éste gran evento, el matrimonio que había pensado que estaba destinado a ser. Él lo había puesto todo dentro de este sueño, su único sueño y ahora abriendo las pesadas puertas de roble, su corazón latía como los bajos de un bocina.

 

Dio secó su ropa empapada con sus manos y limpió sus zapatos sobre el tapete para no ensuciar a lo largo del piso de madera. La iglesia estaba repleta, en su Mayoría por mexicanos y puertorriqueños, pero algunos negros.

 

Probablemente su familia, Dio pensó, ¿Cómo puede ella incluso pensar en casarse con algún pinche negro?

 

La música del gran órgano embellecía el lugar y un coro de niños cantaba, sus voces daban ecos a través de la iglesia, Olía a moho en el aire, una mezcla de madera teñida y moho, como si realmente nunca hubiesen limpiado el lugar, solamente pintado sobre él.

 

Trató de no parecer muy sospechoso, deslizándose entre todos, él estaba vestido como quizás nunca lo había estado. Traje negro, su cabello negro ondulado peinado, camisa blanca almidonada y zapatos negros pulidos.

 

Dio se había convertido en un hombre joven muy apuesto. A lo mejor pudo haber sido un modelo, si hubiese jugado bien sus cartas. Quizás si no hubiera crecido en los barrios bajos del noreste de Las Vegas, pudo haber llegado a ser uno de esos galanes latinos de esas revistas. En vez de haber lucido la Mayoría del tiempo como un matón, la Mayoría de la gente asumía lo que era con tan sólo mirarlo.

 

Pero en este día, este día muy raro, incluso vestía de corbata. Jennifer hubiera estado muy orgullosa de él, si lo pudiera ver.

 

Revisó el bolsillo de su chaqueta para asegurarse de que aún estaba ahí. Sí, se sentía como un ladrillo presionado contra su pecho. Pero el estaba muy entumecido, o más bien tan concentrado, que pasaba desapercibido para él.  Todo lo que sabía era que tenía que encontrar a Jennifer y utilizaría cualquier medio necesario para lograrlo.

 

¡Wham! Dio tropezó contra la mesa de vidrio. Su muslo le palpitaba de dolor mientras las balas caían de su bolsillo y rebotaban contra el piso de madera resonando en todo el vestíbulo. La gente buscaba alrededor el origen del sonido, pero él se las ingenio para recogerlas antes de que alguien pudiera verlas.

 

Dio se levantó y notó la hermosa escultura de hielo sobre la mesa,  derritiéndose, goteando como un cono de helado en agosto. Derritiéndose tal como su corazón.

 

Miró al padre Martínez, su cura, con el cual había crecido. Fue como si su mundo completo hubiese estado en contra de él. Ellos habían decidido apoyar a Jennifer, cuando supuestamente debería ser boda de ambos. Fue como si lo hubieran bofeteado, como si no importara nada de lo que habían vivido juntos. Todo era irreal.

 

Ella lo amaba. Lo había dicho una y otra vez desde eran niños. Ella cuidaría de él y creería en él y soñaría con él y lo sostendría cuando a nadie más le importó.

 

“Estoy aquí para ti. Pase lo que pase – siempre,” lo prometieron el uno al otro. Y una promesa es una promesa.

“No seas estúpido, guey. No seas pendejo”  Los regaños de Spooky seguían remarcando en su cabeza. Él advirtió a Dio que simplemente se olvidara. No valía la pena. Normalmente Spooky lo hubiese apoyado al cien, pero esta vez sólo dijo, “Olvídalo. . . . déjalo ir”. Fue como si sintiese que algo malo iba a pasar y no importaba que tan drogado Spooky hubiese estado, sus presentimientos siempre eran ciertos.

 

Dio solo esperaba que esta vez estuviera equivocado. Había trabajado muy fuerte. Realmente podía conseguir un nuevo inicio ahora “Una nueva oportunidad de vida” como solía decir su oficial de libertad condicional, pero ahora lo está arriesgando todo para confrontar a Jennifer.

 

¿Tenía Spooky razón? ¿Debería él tan solo “dejarlo ir”, enfrentar  que ella no quería estar con él sin importar cuán fuerte y mal se sintiera? A lo mejor el encontraría alguna otra ruca. El tiempo sana todas las heridas, como suelen decir y tal vez solo si él hubiera – pero no. Dio sacó todos esos pensamientos de su mente.

 

Él había pasado el último año cambiando su vida para ella, así podrían estar juntos, entonces sería el hombre que ella siempre quiso, así entonces sería el padre que su hija necesitaba. Ellos estaban destinados a estar juntos y él le iba hacer entender eso a Jennifer, aunque fuera lo último que hiciera.

 

Dio podía ver a la familia de Jennifer al frente, vestidos como si fuera domingo. Su mamá siempre hacia un espectáculo de sí misma con su gigantesco sombrero de verano morado. A ella nunca le agradó Dio y él sabía que ella probablemente había orquestado todo esto, probablemente había arreglado la boda completa ella misma.

 

Él se preguntaba si Jennifer estaba haciendo todo esto solo para hacer feliz a su madre, pero entonces él la vio. . .  la música cambió,  los niños del coro sonaban tan hermosos, él tenía que admitirlo, muy irritantemente perfecto.  Todas las cabezas voltearon y todos suspiraron cuando la novia, Jennifer, hizo su desfile por el pasillo. Su padre tomaba su brazo, mordía su labio, tratando de no llorar.

 

El parece nervioso, pensó Dio.

 

Jennifer se veía increíble. ¿Cómo fue que se compró un vestido como ese? El chico debe ser rico o algo así. Eso es lo que pasa. Eso es probablemente por lo cual se está casando con él. Tiene que ser el dinero. Lo único que Dio nunca podía darle.

 

Su vestido tenía un escote de encaje, lo suficiente bajo para mostrar la sensual línea de su busto, pero lo suficiente alto para exponer su nivel de primera clase. Su rostro estaba cubierto por un velo. Él no la había visto en un largo tiempo. Parecía como que toda la congregación sostenía la respiración junto con él.

 

Su mamá hizo un espectáculo dramático de sí misma. Sus lamentos eran lo único que se escuchaba más fuerte que el órgano sonando y que el coro de niños alcanzando un crescendo. Entonces se apagó. Todos los invitados lloraban. Incluso Dio luchaba contra las lágrimas.

 

Un trueno sonó. Su padre la escoltó hasta donde estaba su novio. Era un hombre bien parecido, un hombre negro de piel clara. Quizás era mulato o algo así. El vestía una corbata a rayas, no una corbata tradicional de lazo y el traje debió ser de Armani o algo así. El tenía una de esas sonrisas con dientes muy blancos que te ciegan. Su mirada nunca dejó de ver a Jennifer,  incluso cuando el cura divagaba de uno en uno con los votos.

 

“Yo, Antonio Estrella –“

¿Qué tipo de nombre es ese? ¿Estrella? Jennifer Estrella.

No le queda.

“. . . te tomo como mi esposa, para tenerte y cuidarte”

 

Había un nudo en la garganta de Dio. Quería gritar “¡No!”  Le dolía tanto.

 

“Yo, Jennifer Lalita Sánchez . . . ”

Él no le podía creer a sus oídos; ella le estaba prometido su vida. Un trueno sonó y las luces se apagaron.  Hubo un pequeño suspiro en la público, pero Jennifer solo reía, las velas la iluminaban. Ella estaba tan perdida en los ojos del novio.

 

“. . . para tenerte y cuidarte, en la enfermedad y la salud”

 

Él no podía aguantarse más. Lágrimas caían de los ojos de Dio. Era demasiado para él. Estaba a punto de explotar. Su sangre hervía.

Él miró alrededor en todos los vitrales de las historias bíblicas, la escalofriante estatua de Jesús en la cruz. El juraba que  Jesús lo estaba observando con una mirada penetrante como si le estuviese diciendo “No lo hagas. . . ” Dio miró a otro lado, pero la estatua de la Virgen María lo regañó también.

 

Dio no podía evitar pensar cuan orgullosa estaría su propia madre si pudiera ver la forma en la que él había cambió su vida para mejor; las lágrimas de gozo que hubiera derramado. El nunca la ha visto en esa forma antes. Se estremeció al pensar cómo se sentiría su madre después de todo lo que sucedería; lo avergonzada que estaría.  A lo mejor hasta la induciría a la bebida otra vez. Beber nuevamente después de lo lejos que ella había llegado.

 

“Con el poder que ha sido depositado en mí por el estado de Nevada. . . por este medio los declaro. . .  marido y mujer”

 

Dio no podía respirar. Lo único que se lo mantenía de no desmayarse era ver la cara de Jennifer cuando su nuevo esposo levantaba el velo. Ella estaba más hermosa que nunca. Ella tenía la piel color olivo y era el tipo de mujer que nunca necesitaba maquillaje. De hecho, ella odiaba usarlo. Pero esta vez ella estaba usando solo lo suficiente. Su cabello café oscuro estaba rizado; con escarcha brillante en él. Ella parecía un ángel, no, una diosa, mejor que en los dibujos que Dio había hecho de ella, mejor de lo que él hubiera recordado de sus sueños.

 

El nunca había visto a Jennifer tan feliz. Ni siquiera cuando estaba con él. Ella había siempre parecido tan distraída, pero ahora ella realmente lucia como si estuviera enamorada.

 

¿Cómo podía eso ser posible?

 

Él la amaba más de lo que jamás había amado a alguien. ¿No vio ella eso? ¿Cómo le puede hacer esto a él? La escultura de hielo se derretía como si estuviese en llamas.

 

Su corazón se aceleró a alcanzar la calibre .45 que estaba en su bolsillo, a la cual Dio le llamaba su cohete. Él podía oír la lluvia golpeando los vitrales y el techo. Sus manos sudorosas la tomaron, con su corazón en su garganta. Se persignó, cerró sus ojos y oró para que fuera correcto lo que estaba a punto de hacer.

 

 

Capitulo 1

-Hace un año-

¿Tiene cerebro de algodón o algo así? ¡Muévete!  Grito el Instructor de ejercicios.

 

El estaba nariz a nariz con Dio y podía oler el mal olor del aliento del instructor, como a cigarros y ajo. Era un hombre gordo negro el cual parecía un cerdo más que otra cosa. Su mirada era lo suficiente pesada como para hacer arrodillar a un elefante. Sus dientes tenían asquerosas manchas de café como si se los cepillara con mierda o algo así y como si nunca hubiese usado hilo dental. Escupía saliva con cada sílaba que él hablaba. Dio tenía un intenso dolor de cabeza de todos los gritos que el instructor había estado haciendo las últimos veinticuatro horas, desde que se había bajado del bus de la prisión.

 

Dio no había tenido un cigarro en más de una semana y estaba tan asustado que pensaba que iba a salir de sí mismo. Él había fumado desde que tenía doce. Estaba exhausto, hambriento y no estaba de humor para tanta chingadera. Su mente estaba en algo mucho más importante que todo éste ejercicio de porquería que el instructor tenía para todos los reclusos o reclutas como ellos los llamaban. Él estaba preocupado, dolido por dentro, como si su corazón hubiese sido arrancado y pisoteado una y otra vez.

 

Ya habían sido tres semanas desde que la vio por última vez, desde que ocurrió el accidente. Y él no podía evitar pensar si ella estaba bien. Él ni siquiera sabía si estaba viva o muerta. Ni siquiera lo dejarían verla en el cuarto de emergencias.

 

El instructor de ejercicios los había hecho correr por lo menos cinco millas hasta ahora. Gritando en sus caras, con cada paso en el camino, y parecía como si no fuese a aflojar. Y Dio tenía que aguantar un año de esta sentencia?

 

Esto no es legal. ¿O sí? Dio sabía que el campamento de entrenamiento no era exactamente una prisión, pero ellos aun tenían sus derecho como seres humanos. ¿Cierto? ¿Cómo puede alguien forzarlos hacer todas estas cosas y salirse con la suya?

 

Dio difícilmente podía respirar. Se sentía enfermo de su estómago y ahora tenía a ese lunático gritándole en la cara como si fuera un retrasado mental o algo así.

 

De todos modos, ¿Con quién pensaba que está hablando este tipo? Ahí estaba Dio, con casi 18 años de edad y no le habían hablado de esa manera desde que era un niño, lo cual sólo provenía de sus mamás. En la calle todos respetan a Dio. Todos le tenían respeto porque sabían que Dio era muy cercano a Spooky y nadie se metía con Spooky. Ellos no le llamaban Spooky por nada. Y en segundo plano, sabían que Dio los golpearía bruscamente tan sólo por mirarlo mal.

 

Tenías que ser así en el barrio. No había espacio para los cobardes o afeminados. Ellos te golpeaban y tú tenías que golpearlos peor de lo que ellos te habían hecho sino te tratarían como su perra el resto de tu vida. Los vatos en el vecindario eran como perros; ellos podían sentir si les tenías miedo. Aún siendo adolescente, Dio ya había visto suficientes atrocidad como para convertirlo en un insensible ante casi todo. Nada le llegaba. No lo podía permitir sino acabaría con él.

 

Nunca se aventuraba fuera de su vecindario a menos de que no tuviera otra opción, al menos por supuesto que fuese a golpear algunos putos en otro vecindario para cobrar alguna deuda. Su hora favorita era la de relajarse con sus compas, fumando mota y escuchando rolas clásicas. Pero más que eso, más que cualquier cosa, le encantaba pasar tiempo con su chica. Su jaina, su ruca, su amor.

 

Jennifer había sido hasta ahora lo mejor que le había pasado. Justo cuando dudaba si incluso existía un Dios, fue Dios mismo quién la envió a su vida como un regalo con un moño. Se conocieron cuando solo tenían trece años en la Secundaria Colegio Clark. Fue como haber ido a visitar un viejo amigo. Era irreal. Era como si se conociesen desde siempre.

 

Dio recuerda ese día. No fue más especial que cualquier otro día que hubiera tenido en la secundaria. Era un típico día de infierno para un estudiante de séptimo año.

 

¿Usted no es muy brillante, verdad chico? Preguntó su maestro de lenguaje y arte, el señor O’Donnell.

 

El Joven Dio bajó la cabeza y se hundió en su escritorio mientras los demás de la clase se burlaban. Él sólo quería hacer una pregunta. No sabía que era “un pionero”. Había perdido tantas clases que quería ponerse al día. No pensaba que fuese una pregunta estúpida.

 

¿No has estado poniendo atención? Hemos pasado las últimas 3 semanas solamente hablando de la Senda de Oregón y tú preguntas ¿Qué es un pionero? ¿Deberíamos enviarte a la primaria o algo así?

 

La clase rugía con burlas. Seguro pensaban que eso era gracioso. Él era prácticamente el único mexicano de la clase, excepto por esta muy delgada y pequeña nerd a la que le llamaban la Pan Queque por su pecho plano, pero él sabía que su nombre era Jennifer.

 

Ella era la única que no se reía. Nadie más tenía que lidiar con los maliciosos y devastadores comentarios racistas de todos, cada día.

 

Dio se quemaba por dentro. Sus ojos se encogieron y su nariz se ensanchó. Lo que pasó después se le es difícil de recordar, pero cuando volvió en sí, el señor O´Donnell estaba en el suelo sosteniendo su sangrienta nariz. Lo siguiente que Dio supo fue que estaba en la oficina del director siendo gritado.

 

Dio esperó que su madre fuera a recogerlo.

 

“Ese es el problema con ustedes,” dijo el director, “Hacemos lo imposible para adaptarlos en nuestras clases y ¿Qué hacen?”

 

“No es su culpa,” Dijo una voz chillona.

 

Dio levantó la mirada y vio a Jennifer. Ella subió sus anteojos y frotó su nariz.

 

“¿Discúlpeme?” Dijo el director.

 

“Fue del Señor O’Donnell. Él estaba diciendo —– ”

 

“No hay excusa para este tipo de comportamiento.”

 

“Quería golpearlo yo misma,” Dijo Jennifer.

 

Dio la miraba asombrado. Ella ni siquiera le había dicho una sola palabra a él. De hecho, él no podía recordar alguna vez cuando ella le dijo algo a alguien. La Mayoría del tiempo la gente “accidentalmente” chocaba contra ella cuando caminaba por el pasillo o le tiraban escupitajos en el cabello, si es que le ponían por lo menos algo de atención.

 

“No creo que sea justo que lo regañen.”

“¿Qué haces fuera de la clase?”

“Me Salí”

“¿Tú qué?”

“Me salí. Le dije al señor O’Donnell que no creía que eso estaba bien y me mandó a su oficina”.

 

Desde ese día en adelante, Dio y Jennifer fueron mejores amigos. Además de sus compas, ella era la única amiga que él realmente tenía. Él debía admitir que era un poco vergonzoso caminar por los pasillos con alguien como ella, pero él lo dejó ser. Nadie la conocía tan bien como él lo hacía. A nadie le gustaba estar con ella como él lo hacía. Ella tampoco tenía la vida más fácil, con todo el ruido y los gritos de su hogar. Pero ambos se escondían en su casita del árbol y hablaban toda la noche y comían Rolos, porque ella sabía que a Dio le encantaba el chocolate. Y Jennifer le cantaba con la más bella voz y le hablaba acerca de sus sueños. Dormían ahí por la noche cuando las cosas se ponían mal. Ellos nunca echaron faje o algo así, su lazo iba más allá del sexo. Era amistad, una amistad verdadera que Dio no había experimentado antes.

 

Pero entonces ellos fueron separados cuando su mamá lo sacó a patadas de la casa ese año y él terminó perdido en el sistema de hogares temporales hasta los dieciocho años. Pensaba que nunca la vería otra vez, hasta que se reunieron de nuevo hace unos pocos meses, después de tantos años. Fue como continuar desde donde habían quedado. No era solo un amor de adolescentes para ellos. Era amor verdadero, amor real que solo se encuentra una vez en la vida y Dio se sentía afortunado de tenerla en sus brazos. Se sentía vivo besando esos suaves labios o deleitándose con la esencia de su cabello cuando ella lo abrazaba y acercaba su cabeza a su pecho. El amaba todo acerca de ella.

 

Ella fue la primera en notar su talento como artista y en animarlo a luchar por su sueño de tener su propia tienda de diseño de autos.

“Nadie me contratará,” decía él.

“¡No tienes porque ser contratado, tu vas a contratarlos a ellos!” respondió ella.

A él le encantaba escucharla decir cosas como esas.

 

Era la única quien lo miraba como más que solo un pandillero en la calle, un vato o algún gánster. Lo animaba; creía en él como nadie nunca lo ha hecho.

 

Él era más de lo que la gente podía ver y ella lo sabía. El odiaba manejar por la calle y ver como la gente cerraba la puerta de sus carros cuando él se acercaba. Odiaba la forma en la que sostenían a sus hijos cerca de ellos cuando caminaba, como si fuese a arrebatárselos justo de sus manos. Odiaba ser molestado por los oficiales todas las noches que salía con su chica por la única razón de ser un chicano en un auto bonito. Odiaba ser juzgado y punto.

 

Jennifer conocía su lado real, lado que nunca mostró a nadie, su lado vulnerable. El podía decirle a Jennifer cualquier cosa y lo escucharía. Ella le compartía sus más profundos secretos que no se atrevería a contarle a su familia y ella sabía que él nunca se atrevería a contarle a nadie. Eran más que sólo amantes, eran mejores amigos y era hasta ahora ella era el único mejor amigo que le quedaba. Incluso eso estaba en duda. Parecía como que todo aquel que se acercaba a Dio terminaba muerto o lo abandonaba. Era como una maldición que lo estaba volviendo loco, al no saber si ella estaba bien.

 

“Halt!”, dijo el instructor “I said halt!”

 

La Mayoría de los reclutas estaban tan confundidos como él lo estaba. No tenían ni idea acerca de lo que el instructor estaba diciendo, pero supusieron que debió estar diciéndoles alto. Gracias a Dios. A lo mejor ahora podían descansar. Dio estaba más que exhausto. Se sentía como si iba a vomitar sus pulmones, estomago y todo lo demás en cualquier momento.

 

El único que parecía más desecho que él, era este delgado chico mulato que el instructor llamaba Simón. Parecía como que se iba a desplomar si alguien respirase fuertemente sobre él. Era el chico más nerd que Dio hubiese visto en toda su vida. Podría jugar a unir los puntos con los granos de éste pobre muchacho. Dio odiaba admitirlo, pero se ponía a pensar, con esos anteojos de botella, ¿cómo es que éste chico podría verse en el espejo? Así horrible estaba.

 

“¿Por qué estás jadeando, recluta?” dijo el instructor, gritando hasta más no poder en la cara de Dio. Él estaba aun apoyando sus manos sobre sus rodillas tratando de tomar aliento.

“Parece como si usted estuviera fuera de forma. Levántese”.

“Yo no puedo”.

“¿Yo? ¿Quién es yo? Su nombre es recluta Radigez”

“’Pérate tantito, ¿si? chingao” dijo Dio.

 

Las palabras salieron de la boca de Dio antes de que entendiera el gran error que justo había cometido. Demasiado tarde. El instructor iba hacia él como un trailer.

 

¿Con quién diablos piensas que estás hablando niño? ¿Quién te dijo que podías hablarme, recluta? ¿Cuál es la tercera ley general de su manual?

 

Se suponía que Dio tenía que memorizar un manual de cincuenta hojas que le dieron la noche anterior con todas esas reglas ridículas. Pero lo último que estaba en su mente era leer ese estúpido folleto.

 

Dio subió la mirada y se levanto. “Yo no sé. Dímelo tú.”

“Debes estar demente. ¿Se me está muriendo, recluta? Más vale que así sea, por si me vuelve a mirar de ese modo. La tercera regla general es: ‘Los reclutas no hablan al menos que se les de permiso.’ ¿Me escuchaste niño?”

“Si, si.”

“¿Cómo se le responde a un oficial?”

Dio encogió los hombros. El oficial Jackson lo remedó.

“¿Qué se supone que significa eso?”

Jackson manoteó el cabello largo de  Dio.

“Que Bonito,” dijo él con una sonrisa en su cara. “¿Es usted marica?”

Dio se estaba enfureciendo. ¿Que tenía de malo su cabello? Claro que estaba largo; no se lo había cortado desde que tenía como trece años. A Jennifer le encantaba de esa manera, ella decía que era la parte favorita de él, eso y sus ojos. Además, le recordaba a las historias bíblicas de Sansón que su madre solía leerle. Sansón nunca cortaba su cabello porque le daba fortaleza; al igual que a Dio. Esa fortaleza lo había mantenido vivo todos estos años.

“Te hice una pregunta recluta”

“Diablos, no. Yo no soy marica. ¿Qué pitos quiere que le diga?

“Usted se quiere meter en camisa de once varas ¿Verdad, recluta?”

“Señor, el recluta Radigez no sabe, señor Jackson, señor. Eso es lo que tienes que decir.”

“Señor, el recluta Rodríguez no sabe, señor Jackson, señor.”

Contestó Dio de mala gana.

Simplemente no tenía el humor para esto. Él podía sentir la mirada de los otros reclutas. Odiaba cuando la gente lo miraba.

 

El señor Jackson llevó su mano a la oreja, “¿Qué?” Dijo otra vez. “¿Que dijiste? ¿Pasa algo con tu voz? ¡No puedo escuchaaaaaaarte!”

“¡Nooooo, no hay nada malo con mi —“

Jackson empujó su dedo contra la cabeza de Dio.

“Piensa, recluta, piensa.”

“Si me toca una vez más…”

“Maldita sea, eres un aprendiz lento, ¿Eres un aprendiz lento recluta Radigez?”

“Señor, es Rodríguez, señor. No Radigez”

Jackson enfrentó a Dio como un tren apunto de golpear a un auto en las vías. “¿Me estás corrigiendo, niño? Tú no hablas hasta que te lo digan, tú no cagas hasta que te lo diga y tú no comes, duermes o respiras a menos que yo te lo diga, ¿Me entendiste?”

“Si…..Señor, sí, señor”

Paró su oreja de nuevo. “¿Qué? No puedo escucharte, recluta. Aquí no hay secretos, recluta. ¡Hable fuerte!”

“¡Señor, sí, señor!”

Dio odiaba repetirse y odiaba aún más el tener que hablar fuerte cuando él no lo deseaba. Todos lo estaban mirando como si fuese un idiota, aún peor, como si fuese un niño malo en un salón de clase que solamente se mete en problemas. Y eso le trajo de vuelta muy malos recuerdos.

 

Jackson miró a Dio de arriba abajo, aún estaba jadeando. El oficial dejó salir una pequeña carcajada. “Pareces un ignorante. ¿Eres un ignorante, recluta Radigez?”

 

¿Qué diablos se supone que eso significa? Se preguntaba Dio. Eso no suena bien.

 

“Señor, no, señor”

Jackson miró a los otros reclutas. “¿Parece él un ignorante, reclutas?”

Se miraron entre ellos tratando de descifrar qué diablos estaba diciendo.

“¡Mírenme maldita sea! Les hice una pregunta.”

Ellos obedecieron y contestaron con una versión mezclada de “¡Señor, sí, señor!” y “¡Señor, no, señor!”

Jackson se reía en sus caras. Él les miró de reojo, pasando al frente de la línea un paso a la vez. Todos usaban camisas oscuras, símbolo de un principiante en el campamento.

 

“Ustedes tienen que pasar tres niveles en este campamento y la mitad de ustedes no van a pasar ni el primero por maricas.”

 

Pasó algunas hojas en su tablero y movió su cabeza de lado a lado.

“Ustedes no saben lo que significa. ¿Verdad? ¿Verdad?”

“¡Señor, no, señor!” contestaron.

“Entonces tengo un montón de idiotas aquí. Oh, genial. Muerdan polvo y denme cincuenta.”

Se vieron entre ellos como buscando alguna aclaración.

“¡Ahora!” y en eso cayeron como piedras, haciendo las lagartijas. Dio no lo podía creer ¿Acaso no veía que ellos estaban más que exhaustos? ¿Por qué les seguía pidiendo que hicieran más? Esto era estúpido.

 

“No hay diversión aquí. Si ustedes no están trabajando, deben de estar estudiando. Y cada noche en sus literas si no están durmiendo, deben estar leyendo el diccionario. A cada uno de ustedes se les proveerá una copia y espero que se lo aprendan al derecho y al revés, así como las reglas generales. La próxima vez que ustedes no sepan una palabra quiero que la busquen en el diccionario. Y es mejor que ustedes la sepan la próxima vez que se las pregunte. Espero que todos sepan el significado de la palabra ignorante para mañana. ¿Me comprendieron, reclutas?”

 

Tartamudearon y tosieron, “Señor, sí, señor”

“¿Qué diablos es eso? Ustedes suenan como una manada de maricones. ¿Son ustedes una manada de maricones, recluta Grossaint?”

Se paró en frente de aquel chico blanco de ojos azul hielo y facciones perfiladas, el cual diligentemente hacia sus lagartijas como si estuviese leyendo un libro.

“¡Señor, no, señor!”

“¿Estas seguro de eso, Grossaint? Porque suenan como una manada de mariquitas. Entonces tenemos un montón de mariquitas tontas. Grandiosa combinación.”

Dio se sintió enfermo del estómago, sintió que iba a toser sus pulmones en cualquier momento. Apenas podía con las cinco lagartijas que había hecho ya y ¿Aún le restaban cuarenta y cinco más? Su cuerpo temblaba con cada flexión.

 

Jackson se agachó y llegó hasta la cara de Dio. “¿Qué tipo de lagartijas son esas? Esas no son ni siquiera flexiones de niñas.”

Los reclutas se rieron entre dientes, lo cual enojó a Dio.

“Yo Estoy. . .  Señor, yo Estoy. . . El recluta Rodríguez lo esta intentando, señor”

“¿Intentando? ¿Qué diablos significa eso? ¿Intentando? O lo haces o no. Eres el pedazo de hombre más patético que haya visto antes.”

 

Jackson colocó su bota de cuero gastado bajo la barbilla de Dio.

“Cuando tu barbilla toque contra estas botas, entonces la contaré como una lagartija. Comienza de nuevo. . . Uno. . . Dos. . .”

Si dice una sola palabra más, una palabra más. . . Pensó Dio.

Habría hecho algo al respecto justo ahí, pero ahora se sentía mas enfermo que antes. Podía haber sido el pestilente olor de las botas de Jackson o el cansancio, podía ser cualquier cosa. Pero cuando pasó, Dio no pudo haberse sentido más avergonzado en su vida. Su última comida o cualquier otra cosa que tuviese dentro de sí, fue vomitada desde su boca hasta las botas de Jackson.

“¿Qué diablos? ¡Levántese, recluta!” “Levánnnnnntese”

Dio luchó por levantarse.

“No puedo creer esto” siguió Jackson “¿Estás enfermo o algo así?”

“¡Señor. . . no. . . Señor!”

“¿Entonces porque diablos. . .? Usted está fuera de forma; Ese es el problema. Y usted probablemente lo que quiere es un cigarrillo, también. ¿Te gustaría un eso, recluta? ¿Te gustaría un cigarrillo?”

“¡Señor, si, señor!”

“¿Le parece esto a usted como una tiendita, Radigez? Grossaint, venga acá.”

Grossaint corrió junto a Jackson. “¡Señor, si, señor!”

“¿Luce esto como vomito, Grossaint?”

“¡Señor, si, señor!”

“¿Por qué hay vomito en mis botas, Grossaint?”

“¿Señor?”

“No me hagas repetirlo, Grossaint. Eso realmente me molesta.”

“Señor, porque el recluta Radigez —”

“¡No! ¡No! ¡Y no, Grossaint! Hay vomito en mis botas, porque no las has limpiado aún. Agáchate y límpialas ya.”

Grossaint cayó de rodillas. “Señor, ¿Cómo lo –?”

“Tienes una camisa, ¿no es así?”

Grossaint hizo una mueca. Miró a Dio con disgusto y tomó la parte baja de su camiseta y empezó a limpiar aún con la camiseta puesta.

Que olor.

“Apúrese, tenemos mucho que hacer aun. Y cuando termines quiero ver mi reflejo en ellas, Apúrese Grossaint.”

Grossaint trabajó duro en las botas. Corriendo detrás de Jackson mientras se acercaba a Dio. Todo mundo lo miraba horrorizado. Dio no podía estar más avergonzado, pero mantenía la compostura.

 

Jackson se paró frente a Dio. Nariz con nariz y por primera vez dijo algo casi en susurro. “¿Como te sientes ahora, Radigez?”

No fue lo que dijo lo que molesto a Dio si no la forma en la que la dijo. Todo lo que se podía escuchar eran los respiros de los reclutas tratando de recuperarse y a Grossaint haciéndole brillo a los zapatos. Los ojos oscuro intenso de Jackson miraron justo a través del alma de Dio. Pero aún así, levanto su barbilla en postura de desafío.

“Te dije, ¿Qué cómo te sientes ahora, Radigez?”

“Señor, Bien. Sintiéndome bien ahora, señor,” Dio contestó sin dejar de mirarlo.

Una sonrisa se dibujo en la cara de Jackson mientras miraba fijamente a Dio. “No hay competencia aquí, Radigez. No hay retos que superar. De una forma u otra, vas a aprender. Voy a ganar. Siempre lo hago.”

Retornó a su resonante nivel de tono normal de nuevo.

“Si uno de ustedes la caga, todos se joden. ¿Entienden?” Mirando directamente a Dio cuando lo decía.

“¡Señor, si, señor!” contestaron los reclutas.

“¿Terminaste, Grossaint?”

“¡Señor, si, señor!”

“Levántese y regrese a su lugar. Quítese su camisa, Grossaint. ¿Qué le ocurre?”

“¡Señor, si, señor!” Grossaint contestó.

“Me parece que el recluta Radigez está cansado, así que todos ustedes van a tener que correr por él. Cinco millas más.”

No lo podían creer. Dio podía sentir sus miradas frías en la nuca.

“¡Ahora!” Jackson les ordenó.

“Tú solo siéntate y relájate, Radigez. Siéntate aquí y disfrútalo. No te preocupes,” dijo él con una sonrisa astuta, “Ellos se encargarán de todo.”

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

¡Bzzzzzzz! Dio no le podía creer a sus ojos. Casi 5 años de crecimiento cayeron en el suelo cuando un suboficial lo rapó. Montón tras montón cayeron y Dio hizo lo imposible para mantener su fuerza. No les iba a dar el gusto de ver como el corte de cabello lo destrozaba.

Si Jennifer pudiera verlo ahora, se impactaría tanto como quedar atónita. La mamá de Dio odiaba su cabello largo; de hecho, parecía como que odiaba todo lo relacionado acerca de él. Su cabello era su fortaleza. Sentía, que con cada montón que caía en el suelo, se hacía cada vez más y más débil. Se aferraba a la poca fuerza que le quedaba.

 

Era uno de esos momentos en los que el deseaba que Jennifer estuviera en el campamento. Dio amaba acostarse junto a Jennifer ya tarde por la noche, después de que se metía a escondidas hasta su cama. Así que susurraban y reían toda la noche, sabiendo que si sus padres los descubrieran, lo habrían hecho arrestar. Nunca pudieron entender todo lo especial que había entre él y Jennifer.

Ellos probablemente estaban celosos, pensaba Dio frecuentemente.

 

El amor de sus padres se había esfumado desde hace mucho tiempo. Eran como tamales fríos que alguna vez estuvieron muy calientes.

 

El veía a los veinte pares de ojos mirándolo. Parecía que todos los reclutas ya habían conseguido una clica mínima de dos. Y era como cuando estaba en la escuela secundaria otra vez y nadie quería ser su amigo.

 

Dio se sentía completamente desnudo cuando el ultimo montón de cabello cayó en el piso. Se sentía raro cuando la briza del viento fluía por su casi pelona cabeza con cada paso que daba. Trataba de mantener su cabeza en alto, al pasar por los evidentes ojos de sus compañeros reclutas, como si no supiera que lo estaban viendo.

 

Podía ver los ojos de Grossaint siguiéndolo en cada movimiento que hacía mientras buscaba un lugar vacío en el piso y se sentaba solo. Había estado ahí por solo unos días y ya había hecho enemigos.

Los ojos de Dio se encontraron con los azul hielo de Grossaint. No podía entender a Grossaint. Tenía una de esas caras que dicen mucho, pero a la que no le podías entender el idioma. Era como mirar a través de un gran diccionario y no saber por dónde empezar. Grossaint solo lo miraba cuando sus amigos susurraban cosas en sus oídos: Dio imaginaba que no podía ser algo bueno.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Dio estaba cansado ya para cuando llegaron a sus tiendas. Era una tienda grande con literas colocadas en el piso duro del desierto. Nada es más frio que el invierno de febrero en Las Vegas. Es el tipo de frío que justo se aferra a tus huesos y los hace temblar. Dio había dormido en pisos más cómodos, pero a este punto sentía que podía dormir sobre cualquier cosa.

 

Eran las 8:00 pm y ellos ya habían sido ordenados ir a la cama como si fuesen niños de seis años o algo así. Dio se tiró y daba vueltas en su cama, cambiando su almohada de posición hasta alcanzar el punto mas cómodo. Su mente estaba perturbada. Estaba viviendo en el infierno y no había forma de salir de ahí. Infierno afuera y lleno de culpa desde el infierno que tenía dentro en su cabeza.

 

Su mente estaba llena de preguntas y de preocupaciones acerca de Jennifer. Se preguntaba si había muerto en esa cama de hospital, si ella aún estaba viva o si estaba sufriendo. Si aún estaba viva, probablemente se preguntaría que había pasado con él y seguramente querría saber porqué no la había contactado por lo menos. A lo mejor ella estaba tan preocupada por él. Tenía tantas ganas de estar cerca de ella. Era lo único que lo mantenía cuerdo para no volver a esa loca vida gangster que antes seguía. Si sólo pudiera llegar a un teléfono por tan solo 5 minutos. Sólo necesitaba escuchar su voz otra vez y saber que su nena estaba bien.

 

Cada vez que trataba de dormir esa noche, todo lo que había pasado se reproducía por su mente una y otra vez.

 

Dio recuerda haber estado parado afuera del restaurante mexicano de Miguel esa noche en Charleston Este, en el teléfono público con la lluvia cayendo como sábanas. Había planeado ir a casa muy rápido antes de pasar la noche san Valentín con Jennifer. Se suponía que iba a ser una noche especial, pero en vez de eso se volvió un horror.

 

El estaba en una confusión emocional porque su mamá lo había echado de nuevo. Ella estaba enojada porque el había sido arrestado por golpear a un par de rufianes. ¿Acaso no entendía? Ella hubiera hecho lo mismo en esa situación.

 

Por eso sólo quería salir de Las Vegas por completo. Sabía que Jennifer tenía razón. Había sido parte de la banda de los Paisas desde que tenía trece. Ellos eran sus carnales y prácticamente la única verdadera familia aparte de Jennifer. Tan pronto como ingresó a la banda, Spooky lo protegió bajo su manto cuando nadie más lo hacía. Pero tenía que abandonar la banda si él y Jennifer querían tener algún tipo de vida normal juntos. Ella se lo dijo una y otra vez y él lo sabía. Pero esta vez iba a hacer algo al respecto. La había convencido de renunciar a todo lo que tenía, incluso su remendada relación con su familia, para escapar con él a Los Ángeles donde ambos podían empezar de nuevo. Ella no quería, Dio sabía eso, pero ella lo amaba lo suficiente para hacerlo de cualquier modo, si eso significaba estar juntos.

 

Sabía lo atormentada que ella estaba esa noche, muy callada. Sabía que estaba pensando en todo lo que estaba dejando atrás, incluso la nueva chamba que había obtenido en el Hotel Palms como cantante sustituta. Lo amaba mucho y él le prometió que las cosas mejorarían una vez que se fueren a Los Ángeles. Faltaban solo minutos para llegar al límite estatal cuando ocurrió. Esos malditos baches. Con una ciudad tan rica como Las Vegas, era sorprendente que incluso tuvieran baches en sus calles. Si tan sólo no se hubiese ponchado esa llanta. Si tan sólo no se hubiesen salido para repararla.

 

A veces Dio se cuestionaba si Dios estaba burlándose de él o algo así.  Como si Dios estuviera jugando con él, dándole algo lindo como a un pedazo de estambre a un gatito, y entonces se lo arrebataba de sus garritas, justo cuando todo parecía que iba a tener algo bueno. ¿Acaso no podía el tener algo tan bueno como Jennifer? ¿Acaso Dios no sabía que Dio iba a cambiar su vida justo esa noche? Estaba dejando atrás sus carnales y la vida loca. El iba a iniciar de nuevo. ¿No vio Dios eso?

 

Dio sacudió su cabeza, trato de sacar esa horrible noche de su mente. Cayó sobre sus rodillas y dijo una oración, justo como su mamá le había enseñado a hacerlo cada noche desde que era un pequeño. Entonces se persignó y se fue a la cama. Su mente se desconectó a punto de quedarse dormido cuando empezaron. . .  los lloriqueos. Empezó como lloriqueos, luego chillidos, después llantos, llantos quejumbrosos. Dio daba vueltas y vueltas.

“¡Cállate!” gritaron los reclutas.

Era Simón, el chico nerd estaba llorando una tormenta. Era la segunda noche seguida y Dio estaba listo para matarlo.

¿De qué diablos está llorando? Se preguntaba Dio.

Continuó así por horas a lo largo de toda la noche. Y justo cuando finalmente lograron dormir, el Oficial Jackson estaba en su caras gritándoles hasta más no poder, “¡Levántese, Radigez! ¡Hay trabajo por hacer!”

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Dio siempre odió las clase de educación física. Por supuesto le encantaban los deportes. O al menos eso hacía aparentar. ¿Acaso no es eso lo que todo chico tiene que amar? ¿Deportes? Él se preocupaba más por pasarla con sus carnales y beber que por el partido. Y ahora era como si él estuviese atrapado en una clase infernal de educación física sin fin. Todas las mañanas hacían cien lagartijas, doscientas abdominales, corrían al menos 2 millas y cualquier otra cosa que a Jackson se le ocurriera. Y eso era antes del desayuno o “chow” como le llamaba Jackson.

 

Entonces ellos comenzaban los deberes del día. Ese día Jackson decidió asignarles limpiar todo el interior del edificio principal – las paredes, los techos, los pisos, grietas y esquinas—todo con cepillo de dientes.

“Quiero verme a mi mismo en el reflejo,” dijo.

Ellos empezaron a trabajar a las ocho de la mañana y no terminaron si no hasta las 3:00 PM. Los hombros de Dio estaban adoloridos. Sus rodillas estaban peladas de fregar el piso y su cuello estaba palpitando de estar agachado por tanto tiempo. Todo su cuerpo le dolía pero su mente estaba puesta en Jennifer.

Estaban a punto de terminar cuando el Oficial Jackson se dio una vuelta a dar un chequeo. Silbaba cuando revisaba cada rincón dónde podía encontrar suciedad.

Al caminar cerca Dio, quien jaló una cubeta de agua sucia cerca de él para que así Jackson pudiera pasar. Todos estaban como congelados cuando el pasó, pero se paró justo al lado de Dio. Olió el aire, mirando por todos lados. Todo parecía demasiado limpio.

 

Jackson estaba justo un paso atrás de Dio cuando el limpio su garganta. “Eh.., Señor, el recluta Rodríguez pide permiso para hablar, señor,” dijo Dio.

“¿Qué?”

“Señor, el recluta Rodríguez se pregunta ¿si podría. . . usar el teléfono solo por un minuto o dos? Señor.”

Una carcajada empezó desde la panza de Jackson y salió por su gran boca.

“¿Estas pidiendo me un favor, Radigez? ¿Estas pidiendo un favor?” preguntó Jackson aun riéndose entre dientes, haciendo sentir a Dio completamente como una mierda. “¿Cuál es la sexta regla general, Radigez?”

“Señor, la sexta regla general es, eh. . . los reclutas deben ganar sus privilegios. Pero, señor, yo estoy. . . el recluta Rodríguez esta tratando de averiguar si mi. . . su novia esta bien, señor. Ella. . . el recluta Rodríguez no sabe si ha salido del hospital—” Con su voz  quebrantada por la emoción.

“¡No!” Jackson gritó. “Si usted quiere el privilegio de usar el teléfono va a tener que ganárselo.”

“Pero, señor –”

Jackson pateo la sucia cubeta sobre todo el pasillo. Incluso salpicó sobre las paredes.

“Yo dije que lo quería todo limpio, Radigez. Todos háganlo de nuevo- todo. La jodiste una vez mas, Radigez y fuiste tú y solo tú. Nadie se esta metiendo en problemas excepto tú.”

Y cuando terminó de decir eso, se retiró murmurando algo acerca de si el dejaba usar el teléfono a Dio, él debía dejar usar el teléfono a todos. Todos gruñeron hasta que uno de los oficiales los mando a callar.

 

Dio podía sentir los repudios en la parte de atrás de su cuello. Ellos no se atrevían a decir nada, ya que los oficiales podrían hacer algo al respecto. Pero era como si Dio pudiera leer sus mentes. No estaban felices y todo era su culpa.

Jackson tenía una vendetta en contra de él y parecía que había determinado hacer su vida un infierno, peor de lo que ya era.

 

¿Acaso no le importaba nadie? Debería haber un corazón en algún lugar profundo de él. Incluso él debería mostrar algún tipo de compasión.

 

Dio sentía que se iba a volver loco hasta que Grossaint gateó hasta él, cuidando de que los oficiales no lo descubrieran.

“Él es un imbécil,” consoló Grossaint.

Debió ser la primera vez que Grossaint le había dicho algo él y Dio no sabía cómo reaccionar.

“Deberíamos poder utilizar el teléfono en cualquier momento que quisiéramos,” continuó Grossaint.

¿Estaba él tratando de hacer amigos? A lo mejor así era. Tal vez no era tan malo como Dio pensaba.

“Simon,” Susurro Dio, “Es inhumano, eso es lo que es.”

“¿No es broma?”

“¿Qué?”

“Que le tienes que llamar a tu novia y eso?”

“Si hombre. Yo creo que aun está en el hospital. No lo sé.”

Grossaint señaló hacia la oficina de Jackson con la mirada. La puerta estaba a penas abierta.  “Debes ir justo ahí y usar el teléfono.”

“De ninguna manera, hermano.”

“En serio. Nosotros te cuidamos las espaldas.” Grossaint miró al oficial, alejándose de su presencia. “Ve ahora antes de que regrese.”

Grossaint tenía razón. Si iba hacerlo, ahora era el momento. Incluso, si lo atrapaban de todos modos ¿Qué tan malo podía ser? Los pondrían a hacer más lagartijas o algo así. El riesgo valía la pena. Jennifer valía cada pedazo de libertad que aún le quedaba. Además sólo sería una llamada rápida de todos modos.

 

Dio se afirmó con un movimiento de su cabeza, checó para asegurarse de que los oficiales aún no estaban ahí. Y se dirigió hacia la puerta. Grossaint le volvió a confirmar moviendo la cabeza mientras él se escabullía en la oficina de Jackson.

Su corazón latía a un millón de veces por segundo. Revisó la oficina por el teléfono más cercano, pero el escritorio estaba lleno de montañas de papel y archivos por todos lados. Para alguien que insistía que ellos debían limpiar y ordenar sus cuartos todo el tiempo, ese lugar parecía un chiquero. Dio se agachó bajo el escritorio y buscó el teléfono. Habían fotos de lo que parecía eran Jackson y su hijo, paginas de deportes, una caja vacía de parches de nicotina y. . . entonces lo encontró, el teléfono estaba debajo de algunos folders.

Agarró el teléfono lo jaló bajo el escritorio con él. Checó por otro signo de confianza de Grossaint a ver si no había moros en la costa y empezó a marcar. Señal ocupada. El tenía que marcar el 9 para obtener tono de salida, y lo hizo.

“Operadora.”

“Hospital Clark County,” Dio Susurró.

“Lo siento, señor. No puedo entenderle,” dijo el operador.

Dio repitió más fuerte. “Hospital County Clark. Apúrese”

Dio marco 1 para obtener conexión directa. Ahora, su corazón estaba en su garganta. Sólo necesitaba saber, escuchar su voz, saber si ella estaba aún viva. Si algo le había pasado, Dio jamás se lo perdonaría. Ella había estado a su lado desde que él era un adolescente. Ella había sido leal incluso cuando sus padres hicieron lo imposible para separarlos. Ella siempre lo apoyó y lo cuidaba, mucho más que sus carnales o incluso Spooky. Dio sabía que era como un verdadero carnal para él, pero si ambos estuvieran en la cuerda floja y Spooky tuviese que escoger entre su vida y la de Dio, Spooky se salvaría a si mismo. Pero Jennifer haría lo contrario, ella pondría el pecho a la bala por él.

“¿Hola?” la voz contestó.

Dio despertó de su sueño. “Si. ¿Tienen una paciente llamada Jennifer Sánchez ahí?”

“Un momento”

Sintió los segundos como si fuesen horas, su garganta estaba seca, su respiración era difícil.

Por favor, por favor, Dios. Por favor permítele que este bien. Por favor permítele que este bien.

“Lo siento, La señorita Sánchez  —” La recepcionista inició.

El corazón de Dio se cayó.

“Oh, Espere un minuto. Lo siento. Esa es una paciente diferente. Si, por favor espere.”

¿Qué se suponía que eso significaba? Se preguntaba Dio.

El teléfono sonó otra vez y Dio checó para asegurarse de que nadie estaba viendo. No pudo ver a Grossaint, pero supuso que todo estaba bien.

Algún chico contestó el teléfono. “¿Hola?”

“Si, ¿Está Jennifer ahí?”

“¿Quién habla?” pregunto el chico.

“¿Quién habla?” Dio insistió.

“Ah, yo soy. . . Un momento”

Debía haber sido el enfermero de Jennifer o algún familiar algo parecido. Dio sacó eso de su mente. Mucho cuchicheo, ruidos y voces amortiguadas era lo único que Dio escuchaba. Entonces llegó, su voz seca, débil y silenciosa.

“¿Hola?”

Dio era como un pequeño niño de nuevo, hablando más rápido de lo que su mente podía hacer lo.

“Jennifer, nena. Estás bien. Oh por Dios. He estado tan preocupado por ti. Quería ir a verte pero, en este campamento, campamento de prisión y no me dejan hacer nada. Y todo en lo que he estado pensado mientras he estado aquí, es en tí. Y he estado rezando, Jennifer. He estado rezando cada noche desde la última vez que te vi para que estuvieras bien. Nena, te extraño tanto. ¿Estás bien?”

 

Ella no contesto en el momento, lo cual sólo hizo preocupar a Dio. “Estoy. . . Estoy Bien. Me dispararon 6 veces.”

“Lo sé, nena, lo sé”

“Estaré aquí por un tiempo.”

“¿Cuánto tiempo?”

“Por lo menos otras tres semanas, me dijeron”

“Nena, Ser fuerte, ¿OK? Cualquier momento en que pueda te volveré a llamar. Supuestamente no debería estar usando el teléfono en este momento, pero necesitaba escuchar tu voz. Nena si pudiese estar contigo ahora. . . Quiero abrazarte, besarte y asegurarme de que estas bien. ¿Sabes eso, verdad?”

“Dio —”

“Nena, sabes que siento todo lo que ha pasado. Viste que traté de recibir la bala por ti, ¿No es así? Tú sabes que no permitiría que esos putos te llegaran, ¿Cierto? Tú sabes que no es mi culpa, ¿Verdad?”

Otra vez ella no respondió en un largo tiempo. Era como si le doliera el sólo hecho de pensar.

“Dio, Necesitamos hablar,” dijo ella, con su ronca, lenta y débil voz.

“Nena no deberías hablar ahora. Necesitas descansar. No te voy a mantener en el teléfono. Solo necesitaba escuchar tu voz. Y ahora se que estás bien–”

“¡Dio!” Dijo ella más fuerte. Su tono lo paralizó.

“¿Qué ocurre, nena?”

Ella pausó por un momento y Dio se preguntaba que ocurría en aquel cuarto que estaba causándole no contestar más rápidamente.

“Tú sabes que te quiero, ¿No es así?” Preguntó ella.

“Por supuesto. Claro que me quieres. Y yo te quiero nena, también por eso cuido de ti, nena. Sabes eso.”

“Dio, siempre tendremos una conexión. Te he dicho eso antes, pero. . . necesitas ayuda.”

“¿Qué quieres decir? Nena, estoy arreglando las cosas, ya veras.”

“Dio. Tu y yo—se. . . Lo siento, pero se acabó.”

Dio no pudo contestar.

“¿Dio? ¿Dio? ¿Estás ahí?”

“Son solo los medicamentos hablando en este momento,” él finalmente dijo. “Deberías descansar.”

“No. No son mis medicamentos, Dio. Es que–”

“¿Qué? ¿Qué que estas diciendo, nena?”

“Lo siento pero yo no puedo vivir más así. Mi familia tiene razón. Lo puedo hacer mejor. Tengo que mejorar para mí misma.”

“Nena, somos almas gemelas. No puedes sólo. . .Te necesito. ¿No ves? La única razón por la que inclusive estoy en el campamento en este mismo momento es por ti. No me puedes traicionar así.”

“Dio, no te estoy traicionando. No trates de torcerlo así. Sólo trata de entender. Tengo. . . tengo que irme ya. Por favor sólo entiende.”

 

Clic.  Solamente el tono del teléfono impregnaba el aire. Dio estaba en estado de shock. Ahora, por primera vez en su vida, sintió como si todo su mundo había destrozado completamente. Como si no tenía ni un solo amigo en el mundo. El estaba solo. Ni siquiera Dios lo quería, eso parecía. La nariz de Dio le picaba. Podía sentir como si las lágrimas empezaban a salir.

 

Era imposible. Dio debía estar soñando. Eso tenía que ser. Jennifer jamás lo abandonaría, no su nena. Ella había estado ahí para él siempre. No había razón para que lo dejara como un. . .

“¿Qué diablos haces en mi oficina?” Gritó Jackson.

Antes de que Dio pudiese salir del camino. Jackson lo tenía del cuello y lo levantó fuera del cuarto y lo llevó por el pasillo tan rápido que Dio no supo ni que lo golpeó. Se volteo a ver a Grossaint, quién tenía una sonrisa llena de astucia en la cara.

 

Capitulo 2

 

Dio pasó los siguientes cuatro días en una celda de prisión, sin saber que iba a pasar con él. Nunca había estado en una prisión de adultos antes, lo dejaron solo en lo que ellos llamaban “el hoyo.” Era una celda aislada, tan oscura como la noche. Era un infierno claustrofóbico para alguien como Dio, ya que tenía recuerdos de estar encerrado por su mamá en una caja de juguetes, cuando se portaba “mal”. Él nunca había visto que su madre se lo hiciera a su pequeño hermano, Daniel, pero temía acerca de lo que pasaba cuando no estaba cerca.

 

No importaba cuánta agua le trajeran al hoyo, Dio se estaba muriendo de sed. Más que nada, se estaba muriendo por dentro. Se sentía muerto. Al menos, sentía que quería morir. Su nena lo había dejado sólo y se sentía vacío por dentro. Es ese tipo de dolor en el que te duele tanto que ya no puedes sentir nada más. No sentía nada. El no podía imaginar vivir sin Jennifer.

Probablemente estaba siendo manipulada por su familia. Eso era. Ellos probablemente la forzaron a terminar con él. O se aprovecharon cuando ella estaba débil y no era completamente ella misma y así alimentaron su cabeza de ideas.

 

Su orgullo decía “Que se joda. Puedes escoger alguna otra perra.” Pero, la verdad es que él no quería a nadie más. Sólo ella lo hacía sentir completo, como ningún otro. Y vivir sin ella era como vivir sin un trozo de su alma; era inconcebible.

Se sentía estúpido de haber caído en la trampa de Grossaint. Debía haberla sentido venir. Dio se consideraba a sí mismo bastante espabilado, pero debió haber estado ciego por sus sentimientos hacia Jennifer. Todo lo que el sabía era que Grossaint se iba a arrepentir de lo que le había hecho.

Quizás no hoy, pero lo iba a conseguir, pensó Dio.

Después de todo, “Ellos te golpean, tú tienes que golpearlos peor,” Spooky solía decir siempre y el tenía razón.

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

“¡Por el amor de Dios!” grito Louise.

Ella traía los pantalones bien puestos en la cocina del campamento. Si alguien sabía administrar ese lugar, era ella y lo último que quería hacer, era tener que estar cuidando otro recluta más. Ella puso su mirada en Dio cuando descansaba sus manos en sus caderas. Ella lucía como si justo había salido de trabajar de Wal-Mart o algo parecido. No era que hubiese algo malo con eso. Después de todo, la mamá de Dio había trabajado para Wal-Mart durante un tiempo, pero era verdad, pensó, ella daba miedo: lucia tan gorda como un camión de basura, con cabellos erizados como si le hubiesen hecho un mal permanente, sin maquillaje, cara arrugada como ciruela y difícilmente podías ver algún diente frontal.

 

“No puedo creer esto,” agregó ella “Maldita sea. Si no es una cosa es otra. Bien, será mejor que te encontremos algo que hacer.”

Ella puso sus manos sobre Dio y lo llevó por un pasillo asqueroso en la parte trasera de la cocina. Ya había ahí un grupo de trabajadores limpiando cada esquina, más ocupados que abejas.

“Te vuelvo a decir hombre que tengo cosas que hacer y él me sigue mandando más.”

Ella lo llevó a hasta una montaña de platos que era la más grande que Dio había visto.

“Bien, Comienza,” Ella le ordenó. “Los meseros del almuerzo vendrán en una hora y tienes que haber terminado para ese entonces.”

Dio suspiró. Por un lado, estaba muy feliz de haber salido del hoyo. Por otro, la última cosa que quería hacer, era más trabajo— entre todo, no este tipo de trabajo. Había prometido que nunca sería como su padre. Su padre había sido conserje durante años hasta que muriera. Llegaba empapado de agua sucia a la casa, oliendo a mierda y Dio se avergonzaba de él. Era un hombre inteligente, un hombre muy inteligente y un buen padre, pero Dio odiaba mirar a alguien como él, limpiar para otros. Otros chicos en la escuela tenían padres abogados y doctores y ejecutivos u otras cosas. ¿Por qué el mío tenía que ser conserje?

Debía de haber en una forma más fácil. Dio lo sabía. Su mamá no era diferente. No importaba que tan mal lo tratara cuando era chico, no importaba que tan borracha estuviese la mayoría del tiempo, él odiaba verla sufrir. Odiaba verla trabajar dos o tres empleos sólo para poder mantenerlos vivos a él y a su pequeño hermano. Y todo era para nada, ya que los impuestos tomaban casi la mitad de lo que ganaba. Y lo que le quedaba apenas le alcanzaba para la comida. Pues era para pagar cuentas y otras porquerías. Ella se rehusaba a recibir ayuda del gobierno o vales de comida.

Su madre, la abuela de Dio, “Venimos a este país para criar miembros responsables para la sociedad,” decía ella, “no bultos.”

Dio no veía como que fuese gran lío recibir vales de comida o ayuda del gobierno. Además entendía que el gobierno jodía a la mayoría de la gente de todos modos, y a todo esto, ¿Cuál es problema de recibir algo de ayuda cuando la necesitas?

Odiaba ver llegar a su madre a casa exhausta, sólo para encontrar un refrigerador vacío y a su hermano pequeño llorando del hambre. No se sorprendía del porqué ella prefería ese estúpido estado de alcoholismo. Eso era lo que llevaba a Dio a hacer lo que él llamaba “Ingresos Alternativos.” ¿Cuál era el problema con vender un poco de droga, si eso le evitaría a su mamá otro trabajo más? Además, el solamente “proveía para la comunidad,” bromeaba Dio constantemente.

Y ahora estaba ahí, lavando platos asquerosos uno tras otro. Platos mal olientes para un grupo de reclusos. Sólo el hecho de pensar que lavaba platos para otros lo molestaba increíblemente.

“Tienes que estar bromeando. Dame eso,” le reclamó Louise cuando le arrebató un plato a Dio, mostrándole la forma “adecuada” de lavarlo. “No tengo tiempo para esto, vas a tener que resolverlo por ti mismo. Primero enjuágalos bien, luego enjabónalos. ¿Entendido?”

Y se fue a resolver otro problemilla más de la cocina.

“Como putas sea”, Dio Pensó.

El quería sólo olvidar todo pero, sabía que los sub-oficiales le tenían el ojo encima y que no lo dejarían en paz. Además, dio también tenía el presentimiento de que alguien como Louise sabía como arreglárselas sola cuando se trataba de los reclutas. Ella era la abeja reina, la mandamás en lo que se refería a la cocina, nadie se atrevía a dudar de ella.

En parte a Dio como que le agradaba eso. A él siempre le habían gustado las mujeres fuertes, odiaba mirar a las mujeres débiles quienes no podían defenderse por si mismas. Su madre era de esa forma. Lo más seguro, es que ella era fuerte cuando se trataba de él y su hermano, pero cuando algún hombre entraba a su vida, lo cual era muy a menudo, ella se ablandaba en una completa cobarde. Siempre había un perdedor que ella traía a casa, anunciando que “Ese tal hombre podía llegar a ser nuestro próximo papi algún día.” El cual sólo terminaba fastidiando a Dio o peor aún a su hermanito y entonces Dio tendría que patearle el trasero.

Dio suspiraba y secó el vapor de su ceja sudorosa. Notó que Simón lo miraba a lo lejos, con su boca bien abierta como si tratara de atrapar moscas o algo así. El momento cuando notó que Dio lo miraba, continuó barriendo los pisos. Simón estaba siempre asignado a barrer los pisos y a sacar la basura. La escoba incluso lucía más grande de lo que él era, como una hormiga cargando una gran migaja de pan.

“¿Qué quieres guey?” Pregunto Dio.

Simón solo se mantenía trabajando.

“Si, sigue barriendo, ahí. Sigue barriendo,” dijo Dio.

Dio lo miraba de reojo. Sentía lástima por él de hecho. Era un completo perdedor. Lo triste era que Dio sentía eso junto a él, era probablemente el chico mas solitario del planeta.

No debí de haber sido tan rudo con él, pensó Dio. Pero odiaba que la gente se le quedara mirando. Además, no quería que alguien como él tratara de ser su amigo. Pero si deseaba ganar el respeto de los otros reclutas, iba a necesitar alguien quien se uniera a él, y Simón, bueno. . . no lo era.

Podía escuchar la voz de Jennifer ahora: “¡Eso es mezquino!” Por Dios, La extrañaba. Dio sabía que ella no sólo lo había mandado al carajo y ya. Ella dijo que aún tenían una conexión. Eso significaba que había alguna esperanza de que ella regresara. Ella sólo quiso decir que “buscara ayuda” para “arreglar su vida.” Eso debía significar que deseaba que ellos regresaran, ¿No es así?

Dio sabía que el no había sido el mejor novio que había en el mundo. Ella le había rogado una y otra vez que dejara la banda. Parecía que ella no lo entendía—una vez pandillero, para siempre un pandillero. Estaba enganchado de por vida. Pero muy adentro Dio sabía que ella tenía razón. Vivir la vida en la forma en la que él lo hacia no estaba bien. Realmente no era la forma en la que él quería hacerlo. Quería tanto más. Quería que las cosas que veía en la televisión, viviendo la vida que esas personas tenían. Quería vivir la vida y llevar a Jennifer a lugares exóticos. Quería formar una familia.

Dejó la escuela cuando estaba en sétimo año y aunque que su madre le gritaba y reprendendía todos los días por haber hecho eso, ¿Qué se suponía que tenía que hacer? ¿Para qué estar en un lugar donde los profesores obviamente no lo querían? Ellos lo trataban como un ciudadano de segunda clase, peor que eso de hecho. Ellos le hacían comentarios racistas y se preguntaban del porque estaba enojado. No era como si no tratara de ponerse al día en la clase aglomerada, pero le daba pena preguntar porque los maestros siempre encontraban la manera de hacerlo sentir estúpido por haber preguntado. Y realmente hacían algo peor que eso. Ellos les hacían entender a toda la clase lo estúpida que era la pregunta.

Era mucho más divertido basilar con sus carnales durante las horas de escuela, de todos modos. Por lo menos ellos sí lo aceptaban por quién era. Al menos no tenía que explicarse a sí mismo o porqué estaba fuera de clases. Ellos sabían porqué. Todos ellos habían tenido las mismas experiencias. Los blancos los odiaban y ellos odiaban a los blancos.

Dio limpió el sudor de su ceja otra vez al terminar con el último plato. Suspiró con alivio.

“¿Acaso te dije que podías tomar un descanso?” preguntó Louise, poniendo otra pila de platos incluso más grande frente a él.

Reclusos traían cajas tras cajas de platos para que los lavara. Iba a ser un día largo.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Dio no podía pensar en nada mejor que llegar a su cama y acostarse después de todo ese trabajo. No solo estaba exhausto de trabajar en la cocina todo el día. Aun tenía que hacer todos esos ridículos ejercicios que Jackson es ordenaba. Pero una oleada de energía vino a Dio al ver a Grossaint. Se estaba quitando la camiseta cuando Dio notó por primera vez el signo nazi sobre sus tríceps.

Se vieron al mismo tiempo y era como si el mar se hubiese partido. Dio se abrió camino hasta donde estaba él. Solo se miraban el uno al otro, nariz con nariz por un momento, ambos anticipando un movimiento, pero sabiendo que no podían hacer ninguno. Grossaint tenía los ojos dudosos más extraños, los cuales nunca se detenían. Esa fue la primera vez que Dio se dio cuenta que Grossaint podía ser un poco desfasado. . .

Los puños de Dio estaban deseosos de quebrarle la nariz a Grossaint.

“¿Quién crees que eres ése?”

Grossaint dibujo una sonrisa, señalando a sus compinches, los cuales rodearon a Dio como si hubiesen salido del aire.

“¿Qué es lo que piensas que ibas a hacer, ah? Mojado estúpido.”

Se le erizaban los pelos de la nuca a Dio,  Siempre le pasaba cuando su temperamento se encendía. Se agradaban sus fosas nasales y se le achicaban los ojos.

“¿Qué quieres que haga, puto?”

“¿Puto? ¿Es eso una palabra mexicana  estúpida o algo parecido? ¿Cómo taco o burrito?”

Sus compinches rieron.

Dio se acerco incluso un paso más cerca de él y dijo algo que solamente Grossaint podía escuchar. “Te tendré,” lo amenazó. “Tal vez no ahora, tal vez no mañana, pero ya vendrá, ya vendrá.”

Dio juraría que vio una seña de miedo en los ojos de Grossaint por un segundo y eso es todo lo que necesitaba ver. Dio sabía que Grossaint no era nada sin sus compinches patánes, nada en lo absoluto, pero desafortunadamente, era difícil que hubiera otro chicano en el escuadrón y Grossaint tenía suficiente gente para agarrarlo fácilmente.

“No querrás meterte conmigo, spic.”

Los chicos blancos cerraron aún más el círculo y se dirigieron hacía Dio.

Entonces, como cuchillo caliente en mantequilla, vino una voz, “¡Déjenlo en paz!”

Todos miraron alrededor para encontrar de donde venía aquel sonido. Grossaint se rió cuando vio quien era. Era Simón. Parecía como un niño pequeño al cual sabía que le iban a dar una paliza.

“No lo molesten.”

Dio estaba en estado de shock. ¿Esa cosita delgada y chiquitita iba a su defensa? ¿Qué pensaba que iba a hacer? ¿Bofetearlos hasta la muerte?

“Cállate, negro estúpido,” contestó Grossaint, Sus chicos se burlaron.

Algo quemaba en los ojos de Simón una rabia. Una rabia que estaba adentro, pero demasiado temeroso de salir.

“Cállate tú,” contestó Simón mientras se encogía como una tortuga cuando se oculta en su concha.

Grossaint parecía estar más entretenido por él que por Dio en ese momento.

“Negros tontos no saben cuando mantener sus bocas cerradas.”

Tomó un paso hacia Simón, pero Dio se puso en su camino. Grossaint estaba apunto de decir algo cuando alguien gritó, “¡Oficial en cubierta!”

Todos salieron disparados hasta sus literas y se pararon al pie de ellas, parados firmes cuando Jackson marchaba adentro. Sintió que algo no estaba bien e inmediatamente fue a lo que debió ser la fuente del problema.

“¿Qué pasa aquí, Radigez?”

“Señor, nada, Señor,” Contestó Dio.

Jackson lo vio a los ojos como si estuviera tratando de ver a través de él. Se paseó por el pasillo para preguntar a otro recluta, “¿Es eso verdad?”

“Señor, si, Señor,” Contesto él.

Rápido como una espada se volvió a Simón. “¿Es verdad?”

Simón pasó saliva nerviosamente, pues nunca había sido bueno para mentir.

“Ah—”

“Señor tiene una llamada telefónica,” lo llamó un sub-oficial.

Salvados por la campana.

Salió, mirando a todos sospechosamente. Todos se miraron con alivio cuando se fue.

Dio se acostó en la cama y miró a Grossaint, el cual deslizó su dedo a través de su garganta hacía él. Dio le enseñó el dedo medio y vio de reojo a Simón, el cual parecía estar en su propio mundo. Quería decirle gracias. No era como si realmente pudiese haber hecho algo al respecto, pero admiraba la valentía de Simón. A lo mejor no era tan malo después de todo. Había una chispa en Simón que le gustaba a Dio, una lealtad y valentía que sólo sus meros carnales tenían allá en casa.

Faltaban algunas pocas horas antes de que se levantaran para empezar todo un día otra vez, pero Dio decidió que tal vez podría intentar escribirle una carta a Jennifer. Era claro que él probablemente nunca tendría una oportunidad de llamarle por teléfono otra vez, no después de la última proeza que intentó. Pero había algo de papel en su caja con el resto de sus cosas, junto con un lápiz. Él solamente anhelaba contactarse con ella de alguna forma, y quizás eso era todo. ¿Qué era lo peor que podía pasar? Sólo tenía la esperanza de que recibiera esa carta. Si su madre tenía algo que ver con esto, ella nunca la leería.

 

Querida Jennifer,

 

Nena siento mucho acerca de lo que pasó. Tú sabes eso. ¿Verdad? Sabes que nunca hubiese deseado que algo como esto te sucediera. Cada día me levanto a media noche y mi corazón me duele, porque sé que todo esto que te pasó no está bien es mi culpa.

Se que estás enojada conmigo. Y sé que tienes razón de estarlo, pero por favor no dejes que lo que otras personas digan, haga que no quieras estar conmigo. Ellos no me conocen como tú me conoces. Tú sabes el tipo de persona que hay dentro de mí. Lo que pasa entre tú y yo es nuestro asunto. No tengo tiene nada que ver con ellos. Te amo y lo sabes. Sabes que no quiero que te pase nada.

Si pudiese iniciar todo de nuevo lo haría, pero no puedo. Por favor perdóname, por favor no puedes dejarme así. Te necesito, eres mi vida. Todo en lo que pienso día y noche eres tú. No sabes como es esto. Ellos me tienen atrapado.

Por casi un mes nadie me dijo si estabas viva o muerta. Fue deprimente y me estaba rompiendo por dentro porque nadie me dejaba usar el teléfono ni nada. Nadie me decía si estabas viva o muerta o algo así.  Tú sólo tienes que debes de creerme.

Cuando escuché tú voz en ése teléfono tenías no tienes idea de cómo me sentía. Escuchar que aún estabas viva. Nena, mata por dentro cada noche que pienso en tí.

Ellos no te dejan hacer nada en éste campamento Jennifer. No puedes ni zurrar sin pedir permiso. Ellos no te dejan hablar, no te dejan sentarte, no te dejan comer, es como la pinta. No, esto es peor que la prisión. Y todo lo que hablan es masa en tu cara todo el día. A ellos no les importas. Te tratan como si fueses un pedazo de mierda.

Nena, debes de saber que tú eres mi todo y si te vas, no habrá para el cual vivir. No puedes sólo tirar todo lo que hemos vivido juntos. Hemos vivido tantos y Tenemos un futuro juntos, lo sé.

No me abandones. Tú eres lo único que me queda además de mi hermanito. Y mi mamá esta llenándole la cabeza a Daniel con un montón de masa acerca de mí. A nadie le intereso como te intereso a ti. Solamente pensar en perderte me destruye por completo.

Me enseñaste mucho y te prometo que voy a cambiar. Estoy haciendo mi mejor esfuerzo, cuando salga de aquí las cosas van a ser mucho mejor. Te lo prometo. Ya verás. Solamente dame otra oportunidad. Te lo voy a probar. Por favor nena, te necesito.

Respóndeme tan rápido como puedas. Aquí no hay nadie con quien hablar, deberías escuchar toda la mierda que estos babosos me llaman. Tengo que mantenerme trucha cuando estoy alrededor de estos putos. Se que sólo están esperando por la oportunidad en que de un resbalón. Estoy tratando de ser bueno porque quiero salir tan rápido como pueda y entonces estaré contigo otra vez. Pero a veces siento deseos como de agarrar uno de estos fileros al cuello de estos blanquitos. Pero estoy siendo bueno para ti nena. Voy a cambiar por ti nena.

Estoy aquí para ti. Pase lo que pase, siempre. No lo olvides.

Con amor,

Papito

 

En la mañana siguiente Jackson los tuvo cavando zanjas todo el día. ¿Por qué? Porque Jackson decía que eso construye indefatigabilidad.

“¿Sabes que es indefatigabilidad, recluta Radigez?” Preguntó.

“Señor, no, señor,” Contestó Dio

Jackson lo miró y sacudió su cabeza. “Trata de adivinar.”

“¿Señor, músculos, señor?” Contesto Dio.

“¡No, no y no!” respondió Jackson. “Indefatigabilidad viene siendo como la capacidad de no estar fatigado. De hacerse más fuertes y de no cansarse fácilmente.”

 

Pues que chingón, ¿A quién le importa? Pensó Dio.

Parecía como si a Jackson le gustase hacerlos trabajar como caballos. Él dijo indefatigabilidad, pero Dio entendía que era probablemente para joderlos. Y eso que pensaba que los platos y la fregada de pisos todo el día con un cepillo de dientes era algo cansado. Pero cavar zanjas tenía que haber sido el trabajo más pesado que hubiese hecho en su vida.

Jackson los presionaba y los presionaba, a seguir y a seguir, Diciendo cosas como: “¿Cómo te gusta eso, ah? Te gusta cavar zanjas, ¿Te gusta? ¡Muévete!” se burlaba de ellos y de alguna manera ¿No se suponía que tenía que animarlos a trabajar más rápido? Solamente los molestaba más.

 

“¿Quieres pasar el resto de tu vida cavando zanjas? Sigan haciendo lo que hacían de sus vidas y las palas los estarán esperando.”

Si claro, eso era lo que Dio quería hacer por el resto de sus vida, seguro. Con algo de suerte saldría de ese infierno del campamento y obtendría un trabajo legítimo, para hacer algo que hiciera sentir orgullosa a Jennifer de estar con él. Pensaba acerca de trabajar en una tienda de diseño de carros. Incluso pensó acerca de ir a una escuela técnica y obtener su diploma. Cualquier cosa que la hiciera regresar.

Dio secó su frente bajo aquel sol caliente. Era invierno en el desierto, pero durante el día era justo tan caliente como cualquier día del año. Debían estar por lo menos cuatro millas a las afueras de Las Vegas y no había absolutamente nada alrededor excepto el campamento y la prisión en aquel camino. Dio soñaba despierto con escapar. Sería muy fácil si fuera de noche y si de alguna manera escapara y. . . pero el regresaba a sus cabales. Si ellos alguna vez trataran de escapar y fuesen atrapados serían enviados directo a la prisión real.  No tres días al hoyo. Los pondrían ahí por toda una sentencia completa.

Dio había estado entrando y saliendo del reformatorio desde que era chico, pero eso era como el jardín de niños comparado con lo que ocurría en una prisión real. Spooky le decía historias de la brutalidad, de las violaciones y de la corrupción que había no sólo con los prisioneros, pero también de los guardias vigilando todo el tiempo. De esa forma fue como Spooky perdió uno de sus ojos. No iba dejarse violar por uno de esos putos.

Dio miró sobre su hombro para ver a Simón esforzándose tras de él. Tomó otro soplido de su inhalador del asma y siguió trabajando.

“Hey,” Lo llamó Dio, cuidadosamente para que sólo Simón pudiera escucharlo.

“Se supone que no debemos estar hablando,” contestó Simón.

Dio mojó sus labios. “Ése guey no va a hacernos nada que no nos haya hecho ya.”

Los ojos de Simón se emocionaron un poco.

“Aprecio que te hallas arriesgado por mí anoche. Tuvo chido,” dijo Dio. “Fue estúpido pero chido.”

Una sonrisa se formó en la cara de Simón. “¡Gracias!”

“Sssh,” Dio lo advirtió. “Bájale.”

“¿Bajarle pa bajo?” Pregunto Simón. Sonó como un maldito chico blanco. No tenía idea de lo que Dio estaba diciendo.

“Si, tu sabes. Mantener el volumen bajo, gue. ¿Eres negro y no sabes lo que eso significa?”

Simón parecía como un niño avergonzado.

“No soy completamente negro,” respondió él.

“¿Que eres?”

“Mi papá es negro y mi mamá hispana.”

“¿Neta?” Eso nos hace casi hermanos.”

“¿Si?” Simón preguntó con una sonrisa.

“Claro, y nosotros los morenos tenemos que apoyarnos, cierto?” Por eso tienes que ayudarme para regresársela a Grossaint, de alguna manera.”

Dio trató de mostrarle respeto al ofrecerle su puño cerrado para que él lo chocara con su puño también, pero Simón ni sabía lo que estaba haciendo Dio.

“No me dejes así, negro.” dijo Dio, agarrando el puño esquelético de Simón y enseñándole como se tenía que hacer.

Simón sonrió avergonzadamente.

Dio sacudió la cabeza. “Y a todo esto, porque estás aquí?”

“Eres demasiado flacucho como para pertenecer a una banda, demasiado mojigato para hacerle puente a un coche.”

Simón se retractó. Cual fuese lo que había hecho, estaba demasiado apenado como para contarlo.

“Vamos gue, puedes decírmelo. Yo estoy aquí por posesión de una arma. Lugar equivocado, momento equivocado. Suertudos esos putos a quienes les íbamos a dar que nos atraparon porque sino ya estarían muertos.”

“¿Les ibas a disparar?”

“Claro. Trataron de matarme mientras manejaban. En vez, le dieron a mi chica.”

Dio trató de sacar ese recuerdo de su cabeza. Había estado plagado con pesadillas el último par de noches. Seguía viendo a esos dos pandilleros quienes le habían disparado a Jennifer, Acné y Guerito Sucio, riéndose de él una y otra vez. “No me jodas, spic” le repetían.

“¿Está muerta?”

“Nah, Gracias a Dios. Anda recostada en el hospital, pero mejorará. Y cuando salga, yo y mi jaina vamos a hacerlo como si no existiera un mañana.”

“¿Jaina?”

“Si, tu sabes, mi ruca, mi jaina, mi nena, mi chica.”

“Ah.”

“Simón ese.”

“¿Simón? No hablo bien español.”

Dio sacudió la cabeza. “Órale. Simón. Tu sabes. Esos es como decir, “Ta vivo. Ta bueno.”

Simón aún se veía muy confundido.

Dio pensó por un segundo. “Tú sabes, como “Eso ta chido mano.”

El foco se le prendió a Simón y sonrió, afirmando y moviendo su cabeza como un juguete.

Dio estaba sorprendido de que tan abierto había sido con Simón. Normalmente era muy cerrado con los extraños, pero había algo amistoso acerca de Simón, era muy inocente, era muy fresco. Además, ¿A quién más le iba hablar? Pensó aunque odiaba admitirlo, Simón era lo más cercano a un amigo que podía encontrar en todo ese lugar.

“Órale, Simón,” Simón se repetía a si mismo como si hubiese descubierto los secretos del universo.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Más tarde ese día, Jackson tuvo una brillante idea para un ejercicio de confianza. Les ordenó a los reclutas formar parejas, las cuales había escogido al azar, e hizo que cada uno se dejaran caer de espaldas. La pareja correspondiente se suponía que debía atraparlo. Se suponía que aprenderían a confiar o algo así. . . según él.

Dio sabía que esto era un accidente esperando a ocurrir. Nadie confiaba en nadie ahí. La mayoría de ellos había vivido en el lado equivocado de la vía justo como él. Eran naturalmente precavidos. Dormían con un ojo abierto justo como lo hacía él. Nunca le permitían a nadie acercarse demasiado porque ellos sabían que en cualquier momento sus, supuestos, “carnales” podían y probablemente lo apuñalarían justo en la espalda.

Para su fortuna, a Dio le tocó con uno de los compinches de Grossaint el cual “accidentalmente” casi lo deja caer. Dio sabía que no debía confiar en él, así que estaba preparado para golpe. Dio aseguro de susurrarle algo en el oído para confirmar de que nunca intentara eso de nuevo. Lo que haya sido, lo palideció y después de eso no podía esperar para alejarse de él.

A lo lejos, Dio miró a unos treinta metros un escuadrón de mayor edad que vestían de blanco, los cuales se rieron cuando vieron a Dio y su escuadrón. Ellos estaban en el último grado y obviamente listos para graduarse. Se les quedaron mirando.

“¿Qué diablos están viendo?”  Preguntó Jackson. “¿Creen que llegarán hasta allá?” La mitad de ustedes ni siquiera pasaran este grado, ¡especialmente desde que no pueden limpiarse bien el trasero ni sacarse la caca de sus cerebros para pensar!”

Y así nadamás, justo como Dio lo había predicho, Simón calló de nalgas. Por supuesto todos rieron excepto Jackson y Dio. ¿Acaso no tenía Jackson sentido de humor para nada?

“Chico, ¿Qué diablos pasa contigo?” Preguntó el a Simón. “¿Acaso no puedes pararte bien?”

“Señor, si, señor. Es solo que ese recluta, ese tipo—”

“Ese tipo, ese tipo, no quiero escuchar ninguna escusa. No hay excusas en la vida, Simón. Si señalas a alguien con el dedo, tendrás tres dedos señalándote de vuelta. Ahora regresa a la línea,” le ordenó Jackson.

Miró a Grossaint tan rápido como un relámpago diciendo, “Atrápame.” Se dejó caer a si mismo justo en los brazos de Grossaint. Afortunadamente Grossaint era de reflejos rápidos. A Dio le hubiese encantado ver a Jackson caer de nalgas.

“La confianza es una cosa muy importante. Si no puedes confiar en nadie, entonces no puedes confiar en ti mismo. Y a ustedes idiotas que les hace gracia ver como alguien se cae, sólo aprendan del karma—Uno cosecha lo que siembra. ¿Escucharon?”

Eso no tenía mucho sentido para lo que Dio había visto hasta el momento. Parecía como que cada vez que Dio tratara de hacer algo bueno por alguien, siempre salía mal. Era como la “el que mal obra, mal le va,” justo como Spooky solía decirle.

De repente un perro sucio y maloliente vino desde el edificio principal y corrió hasta ellos. Simón se agachó como si lo fuese a atacar o algo así, pero él corrió justo hacia Jackson y él sonrió.

“Buena chica, ella es Coffee y ella es probablemente, lo más cercano a una panocha que van a encontrar en el campamento dentro del tiempo que estén aquí, así que trátenla bien. La verán por éstos rumbos, justo como cualquier otro y será su responsabilidad cuidar de ella. Eso significa alimentarla, limpiarla, mantenerla fuera de problemas. Pero carajo, ustedes difícilmente pueden mantenerse fuera de problemas, pero bueno. . . ella esta aquí para quedarse.”

La mayoría de ellos tenían un brillo en los ojos al mirar a la perra. Era la cosa más fea que Dio había visto en su vida, pero parecía amigable y se acercaba justamente a los pies de la mayoría de los chicos. Él la acariciaba. Ella no era tan bonita como el Rottweiler que el tenía en casa cuando era una niño, pero pues ya ni modo. Ellos le llamaban Buddy a su Rott. Debió haber sido el perro más leal que haya existido. Su mamá lo nombro así. Dio jamás le hubiese puesto un nombre como ese. El prácticamente se apegó tanto a Jennifer como unidos por cirugía plástica y siempre había una competencia amistosa entre quien ganaba la atención de ella.

“De todos modos, mantengan su nariz fuera de problemas durante las próximas semanas, y si comen todos sus chicharos y zanahorias, lograran llegar al Día de Visitas.”

La emoción corría por todo el escuadrón. ¡Wow! Día de Visitas. Dio vibraba por dentro. Estaría invitado a Jennifer. Dios, necesitaba verla. Tal vez ella podía conseguir que alguien la llevara ahí, probablemente sus padres no, pero tal vez algún amigo de ella. Esa era la primera buena noticia que había escuchado desde que llegó al campamento.

Aunque pensándolo bien, él aún no había recibido una respuesta de ella. Habían pasado solamente dos días desde que había mandado la carta, pero sabía que a ella le tomaría otros dos días más para poder responder. Seguía pensando que probablemente ella estaba leyendo la carta en ese momento, y ese pensamiento le hacía conservar un sentimiento de calidez dentro de sí. Podía verla ahora, acostada en la cama de ese hospital, su suave y largo cabello sobre sus hombros. Podía verlo todo, ella estaba abriendo su carta y tratando de oler su esencia. Estaba sola, nadie la distraía o la llenaba de malos pensamientos acerca de él — Solo él y ella. Estaban enlazados; él lo sabía. Ellos siempre lo habían estado; siempre lo estarían.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Jackson siempre tenía alguna nueva idea que se le ocurría. Dio no tenía idea de donde se las sacaba, probablemente de algún episodio de Dr. Phil u Oprah o algo similar. Ésta vez se le ocurrió que crearía una nueva regla en la que cada vez que alguno tuviese su cumpleaños, todos en el escuadrón se encargarían de hacerle algún tipo de regalo a esa persona. Podía ser una tarjeta hecha a mano, algún tipo de artesanía en la que pudieran cortar y pegar juntos, o tal vez algo de sus posesiones personales. Ya que la mayoría no tenía algo como para llamarlo “de posesión personal”, varios terminaba haciendo algo de la nada.

En primer lugar, estaba el cumpleaños de Grossaint. Casi era el Día de San Patricio. Dio hubiera preferido haber pasado el fin de semana con Jennifer, tomando cerveza verde en casa de Spooky o en algún otro lado. Grossaint fanfarroneaba de que era medio irlandés, así que Dio pensó que le iba a dar algo que recordara su patria, algo que recordara por toda su vida.

Por alguna extraña razón, Coffee se había unido mucho a Grossaint. Realmente no dejaba de estar a su lado, sin importar las incontables veces que la empujaba. La amenazaba, le jalaba la cola, pero no importaba, ella estaba completamente enamorada de él. Trataba de deshacerse de ella una y otra vez, pero Dio pensaba que, detrás de todo eso, a él le gustaba toda esa atención. Así como le gustaba la atención que le daban la mayoría de los chicos. Él naturalmente había decidido que debía ser el líder de todo el escuadrón y casi todos lo habían aceptado—excepto Dio y Simón, por supuesto.

Cada día de esa semana Jackson los hizo correr a través de un campo con obstáculos, con cosas que debían saltar, paredes para escalar y cuerdas que debían subir. Grossaint siempre ganaba. Jackson siempre los cronometraba toda la carrera. Dio ni siquiera lo intentaba ¿Para qué joderse? El odiaba toda esa basura y además iba a perder de todos modos. Grossaint siempre tenía algún comentario sarcástico cuando Dio llegaba al último, algo como: “Vamos frijolero saltarín.” Siempre lo hacia en el momento perfecto, lo decía y se alejaba justo cuando Jackson se apartaba del camino.

Dio se acerco a Grossaint mientras abría sus regalos de cumpleaños como un maldito chamaco consentido. Estaba disfrutando tanto ese momento, aunque no le gustara demostrarlo. Dio podía mirar eso y más a través de él. Sus ojos azul hielo miraron a Dio sospechosamente, cuando le dio una tarjeta hecha a mano. La tomó como si fuera a abrir una bomba y la abrió cuidadosamente. Viendo que no había nada en ella, la leyó. Tenía una simple figura de un trébol y decía “Feliz Cumpleaños. Buena suerte en las carreras.”

Al mirar que no había más que eso, Grossaint la hizo bola y la lanzó lejos para seguir abriendo los otros regalos.

“¡Hora de la papa!” gritó un sub-oficial.

Todos se levantaron, se pusieron sus zapatos y se dirigieron hacia afuera. Cuando Grossaint hizo lo mismo se asombró de la extraña sensación en sus zapatos. Se sentó de nuevo y se quitó los zapatos, sólo para respirar el apestoso olor a mierda de perro en sus pies.

“¡Que mierda!” exclamó Grossaint.

Dio y Simón se escondían detrás de una esquina, tratando de no reír muy fuerte. Grossaint los busco por todos lados. Sabía quién estaba detrás de todo esto.

Dio y Simón iban caminando apresuradamente cerca de él, cuando Simón se volteó y dijo, “Feliz Cumpleaños,” y se rió. Dio le dio un codazo.

“Estúpido. Bájale.” Volteó a ver a Grossaint rechinando los dientes, rojo como betabel de enojo. Movió su cabeza con señal de amenaza de muerte.

Dio sabía que algo le esperaba, algo grande esta vez. No se trataba más de jueguitos divertidos. Ahora, era la guerra.

Capitulo 3

 

El no podía abrir el sobre lo suficientemente rápido. Habían pasado ya dos semanas desde que le había mandado la carta a Jennifer y finalmente ella le había contestado. Quitándole el sobre a la carta como si estuviera quitándole la ropa a Jennifer.

Quería leerla tan rápido como fuese posible, pero era hora de los deberes de la cocina y sabía lo que le ocurriría si llegaba tarde. Se suponía que estaría limpiando los coladores de grasa, pero se robó unos pocos minutos en la esquina para leerla.

 

Querido Dio,

Me tomó mucho tiempo escribir esta carta porque estoy muy adolorida. La medicina que me ponen me hace sentir enferma de mi estómago. No sabes lo que ha sido para mí el estar siempre acostada boca arriba en el hospital. Dices que lo sientes, dices que me cuidarás, pero no te creo. Creo que en lo único que piensas es en ti mismo.

Pienso que eres completamente egoísta, yo sacrifiqué mucho por ti. He hecho enemigos a mis amigos y a mi familia, cuando lo único que ellos estaban haciendo era tratar de salvarme de ti. Ellos tenían razón. Siempre lo supe dentro de mí. Sabía que no eras bueno para mí. Sabía que eras un problema, tú siempre has sido problemático. Intenté salvarte tantas veces. No sabes lo que resulta para mí el tener que defenderte en frente de todos mis amigos.

Es difícil para mí mirarte así Dio, sabiendo que podrías ser mucho más. Pero sigues echando a perder las cosas. Es como decir que quieres cambiar y saber que puedes cambiar, pero te da miedo al mismo tiempo. No te entiendo. No tiene ningún sentido.

Es demasiado doloroso para mí. Dicen que casi muero Dio. Que una bala estaba solo a centímetros de mi corazón. Debería estar muerta, pero alguien está cuidando de mí y sólo puedo pensar que es porque estoy aquí por alguna razón. Es como una segunda oportunidad y tengo que hacer las cosas bien esta vez.

Quiero creerte, Dio, quiero creer que esta vez las cosas van a ser diferentes, que tú vas a cambiar pero, sólo no veo cómo. No sé si eso sea posible. Todo lo que has dicho que vas a hacer no lo has hecho. Dijiste que ibas a conseguir un trabajo normal, pero terminaste vendiendo drogas. Dijiste que saldrías de esa mierda de las pandillas, pero en cambio te largabas con tus amigotes cholos todo el tiempo. Deja de tratar de salvarlos a todos a cada rato, ellos no necesitan tu ayuda. Tú necesitas tu ayuda. Yo necesito tu ayuda. ¿Qué hay de mí? ¿Es tu amor por ellos más grande que el mío?

Los amigos vienen y van Dio, pero el amor verdadero dura para siempre. Nunca olvides eso. Me siento desgarrada también, Dio. Quiero creer que las cosas van a cambiar, pero es que no sé si sea verdad. Quiero creer que es verdad pero no sé Dio. Tienes que demostrármelo. Cuando te mire con saco y corbata, hayas conseguido un trabajo de verdad, lo hayas conservado por algún tiempo y consigas un lugar para vivir y no hables más como un matón, entonces tal vez te crea. Tienes tanto potencial Dio. Sólo deseo que te concentres en eso y no en toda esa porquería.

Sabes lo que pienso Dio. Yo creo que es el Karma. Pienso que has caminado por la gran parte de tu vida sin recibir lo que te mereces, sabías que tu mamá siempre te sacaba del apuro. Entonces, pienso que ahora la vida te agarró y te está enseñando una lección. Si cometes un crimen, tienes que pagar tu condena, y eso es verdad.

Toda mi familia te odia ahora. Si incluso supieran que te estoy escribiendo una respuesta se volverían locos. Tuve que enviarte ésta carta a escondidas por medio de una enfermera. Mi familia nunca entendería. Sólo mejora ¿Si? Haz algo con tu vida y usa éste tiempo en el campamento para realmente pensar acerca de las cosas.

 

Jennifer

 

La carta desgarró a Dio. Parte de él estaba feliz porque le había contestado, pero eso no era lo que él quería leer. Él quería realmente que ella tan sólo lo perdonara. El supo que lo que había pasado era serio, pero escucharla decir cosas como esas, era perder a su mejor amiga otra vez. No podía soportar pensar en eso.

La leyó una y otra vez solamente para mirar si la había entendido bien. Pero era lo mismo todas las veces. La carta nunca cambió. Dio cerró sus ojos. Se sentía como si estuviese hundiéndose por dentro. A lo mejor debía aceptar el hecho de que—

“¡Oh, por santo cielo!” Era Louise gritando por algo en el otro cuarto.

Dio sacudió su cabeza y empezó a limpiar las coladeras de grasa otra vez. Pero entonces pensó que había escuchado un quejido.

¿Podría ser?

Sonó como si Louise estuviera. . . tenía que revisar. Se limpió las manos, se dirigió hasta donde había salido el sonido.

Louise estaba en la bodega y estaba volteada de espaldas. Sus brazos estaban extendidos y parecía que tenía problemas para guardar los enlatados.

Dio despejó su garganta. “¿Está usted bien?”

“¡Carajo!” exclamó ella. “Me sacaste la caca del susto!”

“Bueno, perdón, yo sólo estaba—” Él se detuvo. Su cara estaba roja, sus ojos aun mojados. Era claro que había estado llorando, no importaba que tan rápido secara sus lágrimas.

“¿Qué quieres?” Dijo ella bruscamente.

“¿Está todo bien?”

“Si, por supuesto que estoy bien. Tú solamente preocúpate por tus malditos asuntos y regresa a trabajar.”

“Lo que sea,” murmuró Dio, y se dio vuelta para irse.

Estaba tratando de ayudar.

¿Por qué tenía que comportarse siempre como una perra?

Pero entonces se detuvo y escuchó. Empezó a llorar de nuevo.

¡Dios!, Odiaba ver a una mujer llorando, lo cual lo llevó de nuevo a mirar a su madre acostada en la cama por semanas porque algún imbécil que ella pensaba que era su novio, había sólo barrido con ella como si fuese la basura de ayer. Odiaba cuando traía a su “nuevo Papi” porque siempre podía leer a la gente y sabía que terminarían hiriéndola. Al principio, le decía que no le agradaban esos tipos, que ellos le daban mala espina, pero ella sólo le daba el avión y le decía que él no sabía de lo que estaba hablando. Él jamás se atrevería a decirle “Te lo dije.” Sería una falta de respeto. Pero él lo sabía y ella también y no había más que decir al respecto.

Una mujer llorando lo debilitaba, como un tren esperando descarrilarse y no poder hacer nada para detenerlo. Tal vez ella sólo quería que la dejaran sola.

Entonces pensó en algo, algo que siempre hacia a su mamá y a Jennifer feliz, cada vez que estaban cabizbajas. No había mucho que escoger de ahí, pero salió y buscó alrededor cualquier cosa que pudiera,  hasta que lo encontró.

Entró en la bodega, acercándose a ella con cuidado, mientras lloraba en la esquina, y le dejó una flor que había cortado. No era mucho, solo una violeta que había encontrado afuera. Algunas personas lo hubieran llamado mala yerba, pero eso era lo único que sabía hacer. Empezaba a salir de la bodega cuando de pronto. . .

“Hey. Ven acá,” dijo Louise.

Dio obedeció.

“¿Si?” Preguntó él.

“¿Para qué era eso?”

Dio encogió los hombros. “No lo sé.”

“¿La cortaste de afuera para mí?”

“No es la gran cosa,” dijo Dio, dándose vuelta para salir.

“Espera un minuto. No te he dicho que te vayas. Trae tu trasero justo aquí.”

“¿Qué?” Preguntó Dio.

“¿Estás tratando de ser dulce conmigo o algo así? ¿Qué te estás tramando? ¿Qué quieres?”

“Nada, yo no quiero nada. Solamente pensaba que podía usar algo para levantar su espíritu.”

“¿Eso es, ahhh?”

“Si.”

Ella gruñó. “Bien, ni creas que vas a obtener algo de esto.”

“Como sea.”

Ella era una cabeza dura. Podía verlo fácilmente. Probablemente era tan difícil para ella el no poder ni siquiera decir “Gracias” o “Lo siento” o cualquier otra cosa que la hiciera sentir débil, pero que era tan importante decir, así como lo era para él. Lo sentía por ella. Ella no tenía que decir ninguna de esas cosas que Dio sabía que ella ya decía por dentro.

“No me estoy tratando de meter en sus asuntos o algo así, pero ¿Qué es lo que es lo que sucede?” Preguntó él.

“Nunca te cases. Eso es lo que sucede,” Contestó ella cortantemente.

“¿Chingaderas de relaciones? Yo sé cómo es eso.”

“¿Sí? ¿Qué sabes tú de relaciones?”

“Tengo problemas femeninos, por eso.”

“¿Qué tipo de problemas  femeninos?”

“Tengo una chica. Y está enojada conmigo en este momento.”

“¿Tiene una razón?”

Dio pensó un rato. “Más o menos.”

“¿Qué es?”

“Ella tiene una razón. Eso es todo,” contestó él. “¿Por qué las mujeres tienen que ser tan complicadas? Traté de decir que lo sentía. Le escribí una carta y todo, pero las mujeres quieren verte arrodillado. Ellas quieren recordarte puras chingaderas y hacerte sentir tan bajo como sea posible.”

“¿Ah sí, es así?”

“Si, es así. No era así. Desearía que fuera como antes.”

Estaba perdido con ese pensar. Louise volvió acomodar las cosas en la alacena otra vez.

“Bueno, así luego pasa. Las relaciones se acaban,” Dijo ella.

“No Jennifer y yo, Somos almas gemelas. Estábamos. . .  estamos. . .”

“¿Conectados?”

“Si. Exacto. Conectados como ninguna otra pareja. La veo y sé que vamos a estar juntos por siempre. Sólo que estamos pasando por un pequeño bache.”

Dio sacó la carta de su bolsillo. “Yo sé que se supone que no debo traer esto al trabajo, pero. . . pero lo dice justo aquí: ‘es el karma.’ Ella no quiere nada conmigo. Ella no sabe cuánto la amo.”

“Bueno, si tú no crees en ti mismo, ¿Cómo esperas que ella lo haga? ¿Ella te respondió? ¿Qué te dijo?”

“No vas a acusarme o algo por traer esto, ¿o sí?”

“Sólo lee la maldita carta.”

Dio se la leyó. Ella solamente escuchaba y pensaba en silencio durante un largo rato. Finalmente Dio ya no podía soportarlo. La paciencia no había sido una de sus mejores cualidades.

“¿Y bien?” insistió él.

“Suena como si aun quiere estar contigo.”

“¿En serio?”

Ella miró sus ojos. Louise podía ver justo a través de ellos hasta su corazón. Él realmente amaba a esta chica.

“Si, escucha lo que ella está diciendo. Dame eso,” dijo ella, arrebatándole la carta. “Escucha, ‘Los amigos viene y van, pero el amor verdadero es para siempre. . . cuando te vea en camisa y corbata y hayas obtenido un trabajo de verdad. . .’ Ella te está diciendo que quiere que regreses. Sólo arregla todas tus chingaderas.”

“¿Neta?”

“¿Neta? Por supuesto que es neta. ¿Qué se supone que significa eso? Estas hablando con una mujer y tengo dos hijas adolescentes que me hacen la vida un infierno. Yo sé de estas cosas. Además, si ella ya se hubiera olvidado de ti, no te hubiese respondido.”

Entonces ella lo vio de una manera dulce, probablemente lo más dulce que él la había visto y dijo, “Yo soy Louise.”

“Dio”

“Sé quién eres. Escucha, si lo que dices es verdad y ustedes son almas gemelas, Dio, no dejes que se te valla. Escríbele de nuevo. Aun tienes otra oportunidad con ella.”

Dio sintió todo tipo de exuberancias dentro de él. Y una nueva fuente de esperanza. Ella era mujer y sabía lo que una mujer quiere.

“¿Qué le digo? ¿Qué le escribo?”

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Dio pensó seriamente y durante mucho tiempo acerca de todo lo que Louise le había dicho ese día. La mayoría de lo que había dicho tenía sentido. Ella le dijo que hablara con el corazón. Ella dijo que el problema de los hombres es que ellos sienten todas esas cosas adentro pero, nunca las comunican a sus mujeres. Esas mujeres luego se sienten  descuidadas e inseguras.

“Todo se trata de comunicación,” dijo ella.

El dibujaba un retrato hermoso de Jennifer, recalcando cada detalle de su cara angelical en su mente, pensando una y otra vez lo que él quería decirle. Se sentó bien sobre su litera, que era tan dura como la madera y empezó a escribir.

 

Querida Jennifer,

 

¿Por qué tienes que hacerme sentir como un pedazo de mierda? Sabes que hablo enserio con cada cosa palabra que te digo nena. Sabes que todo lo que digo sale de mi corazón. Todo. Y te lo comprobaré. Cuando salga de aquí voy a ser un hombre completamente diferente. Vas a ver.

Significas mucho para mí. Eres mi mundo y bien lo sabes nena.

Sabes que a veces, las cosas, digo, las que tengo en mi cabeza a veces no salen exactamente como debieran. Tienes que saber lo que hay en mi corazón. Siempre he estado ahí para ti. Tú sabes eso. Sabes que si estuviera allá, estaría acostado contigo, acostado junto a ti, sosteniéndote, estaría acariciando tu cabello, besando tus labios, haciéndote sentir bien. Sabes eso es en lo único que pienso aquí, estar contigo. Lo único que me da fuerzas para seguir cada día.

Este lugar es como el infierno. La mayoría del tiempo pienso que me voy a volver loco. No sólo por todo el trabajo duro que nos hacen hacer. Chingan con tu mente. Incluso aquí tienen algunos de los vatos más fuertes llorando por todas la chingaderas que nos dicen. Es como mierda psicológica o algo así y siempre te están gritando, justo como mi mamá solía hacerlo. Es como vivir con mi jefecita otra vez. Me están acabando.

Yo no quiero que pienses que estoy actuando como una chavala, Jennifer porque tú sabes que no soy así pero, quiero que sepas que no se me está haciendo fácil con esto, tampoco. No sé cuánto más de esto pueda aguantar y no sé cómo le voy a hacer para a cumplir todo el año con esto. Lo único que me da esperanzas es cuando pueda recibir una respuesta tuya.

El correo sólo viene una vez a la semana y mi corazón palpita cada vez que ellos pasan, porque estoy esperanzado de recibir algo de ti.

Eso es lo que me haces nena, haces mi corazón latir y me haces sentir vivo. Sé que vas a salir del hospital y yo también voy a salir de aquí y vamos a estar juntos y las cosas van a ser mejores mucho mejores. Vas a ver.

Cada noche caigo dormido pensando en ti. Pienso en ti tan pronto como me levanto. Pienso en ti durante el día cuando nos ponen a hacer todo ese ejercicio de mierda.

Nena, como te dije, a veces no es fácil sacar de mí lo que está adentro, así que espero que sientas lo que trato de decir. Sólo quiero que sepas, que en tu corazón, lo que necesites escuchar o lo que sea que te haga sentir bien, ahí estaré para dártelo.

Casi lo olvido, el día de visitas se aproxima, será el próximo viernes a las 6:00 PM. ¿Crees que puedas?

 

“Wow, ¿dibujaste eso? Es hermoso ¿Qué estás haciendo?” preguntó Simón.

“Estás echando a perder mi buena vibra,” Contestó Dio.

Simón se hizo para atrás como si lo hubiesen bofeteado en la cara, lo cual solamente hacía sentir mal a Dio.

“Yo sólo estoy escribiéndole a Jennifer”

“¿Tu jaina?”

Dio sonrió. “Simón. No puedo deletrear muy bien ¿Cómo deletreas knot?”

“Depende de si tú quieres decir ‘not’ como en I can not o en ‘knot’ como en la dirección del curso de los barcos. Y por supuesto este ‘naught’ como en —”

“Está bien, está bien. Estoy hablando acerca de ‘my stomach is in knots’”

“¡Ah! K-n-o-t ¿Puedo ver tu carta?” Simón miró por encima su hombro para echar un vistazo. Y Dio se hizo a un lado.

“Hombre, eres chismoso.”

“Lo siento.”

Dio suspiró. “Mira, ¿No tienes una chica?”

“Mis padres no me lo permitirían.”

“¿No te lo permitirían? ¿Cuántos años tienes?”

“Acabo de cumplir dieciocho.”

“¿Y no te dejaban?”

“Va en contra de mi religión.”

“¿Qué religión es esa?”

Simón retrocediendo tímidamente. “Cristianos.”

“¿Qué tipo de religión cristiana no te deja salir con nadie?”

“Voy a esperar hasta que piense en casarme. No estoy listo aún. Además, ¿A quién le gustaría?”

“Amigo, necesitas mas huevos. Obtener más confianza. No crees en ti, como se supone que alguien lo va a hacer.”

Dio no podía creer que estaba diciendo justo eso. Fue como si estuviese poseído del espíritu de Louise. Pero ella tenía su razón.

“Si, supongo.”

“Hombre, alguien tiene que enseñarte a pavonear, no puedes sólo caminar por ahí como si fueses Igor todo el tiempo. ¿Cómo esperas que alguien te respete?”

“Si, Escúchalo. El te enseñará una cosa o dos,” dijo Grossaint, mientras acariciaba a Coffee.

“Cierra el pinche hocico, ese. No estoy de humor contigo, sólo vete a dormir,” dijo Dio.

“¿Qué eres, un Casanova o algo parecido?” Decía mientras se burlaba Grossaint.

“¿Qué?”

“¿Acaso no sabes quién es Casanova? Pinche pendejo”

Dio se dirigía hacia él, pero Coffee se levantó y empezó a gruñirle.

Grossaint sorprendido le sonrió al perro. “Buen perro.”

Simón jaló a Dio. “No vale la pena,” Dijo Simón.

“Ellos te mandaran de vuelta al hoyo. Piensa en tu chica.”

Dio odiaba admitirlo, pero Simón tenía razón. No importaba que tanto quisiera golpear a Grossaint justo en ese momento, eso sólo causaría más problemas.

“Te crees tan listo. Estás aquí en el campamento así como todos nosotros.”

“Si, pero por lo menos yo regresaré a algún lugar cuando salga de aquí. Tú sólo te quedarás atrapado en el gueto.”

“No voy a regresar a ningún gueto. Tan pronto como salga de aquí voy a ser un artista, si un artista de diseños de carros.”

Grossaint se rió en su cara. “Estas soñando. Vas directo de vuelta al gueto.”

Dio pudo haberlo golpeado en ese momento. Iba a ser alguien en la vida; él lo sabía.

“¿Si?, bueno, al menos no voy a regresar a una casa rodante de “amá” y “apá” con tu noviecita—quiero decir tu hermanita,” Dijo Dio.

A los chicos se les salió una carcajada y eso tomó a Dio por sorpresa, fue la primera señal de algo positivo proveniente de los chicos.

Dio sacudió sus brazos y le daba de palmadas a su pierna como si fuese un chico blanco del campo. “Sáquese, hermano. Sáquese de mi vista.”

“Tú solamente eres un estúpido.  Tengo una chica y no es una puta como la tuya bien lo es.”

“No hables así de mi chica.”

“No hables así de mi chica,” Grossaint lo remedo. Obviamente se regocijaba de haber encontrado algo que hería a Dio también. “Todos ustedes mexicanos se reproducen como cucarachas. Ella probablemente está gorda y embarazada con un bebé tuyo o de algún otro en este momento.”

“Jódete hombre.”

“Ella probablemente tiene algún tipo de gonorrea, sífilis o algo parecido. Probablemente con ayuda del gobierno, o cortando fresas en algún campo.”

Dio se estaba calentando mientras Grossaint y sus chicos empezaron a molestarlo, agregando pequeños comentarios por aquí y por allá.

“Ella es una mojada estúpida, justo como tú,” agregó Grossaint. Si Simón no hubiese sostenido a Dio otra vez, lo hubiese golpeado de la rabia, probablemente le hubiese roto el cuello de Grossaint.

“Mi chica tiene más inteligencia en su dedo meñique que la que tienen todos ustedes en su cabezotas. Y al menos ella no es tan imbécil como tu madre.”

Grossaint se paralizó. De pronto sangre se le subió a la cabeza.

“Deja en paz a mi madre.”

“Lo intenté, pero me sigue rogando.”

Todos se burlaron.

“Por lo menos mi mamá no está con algún frijolero saltarín, probablemente abriendo las piernas a cada—”

“¿Eso es todo lo que puedes decir? ¿Sí? Bien, tu mamá es tan mensa que la atropelló un auto estacionado.”

Los chicos volvieron a reírse.

“Tú mamá es tan imbécil que en vez de dar lástima, daba mamadas.”

Grossaint estaba desconcertado; incluso sus chicos tenían que contener la risa.

“Tú mamá es tan tonta que. . . espera, espera. . . eres su hijo.”

“Te dije que no hablaras así de mi mamá.”

Dio podía ver en los ojos de Grossaint que hablaba enserio. Como si le hubiese dado un golpe al hígado, un golpe que sintió profundamente Grossaint, pero no sabía precisamente porqué. Y algo le decía que mejor no siguiera. Ahora no.

“Lo que sea, basurita blanca. No vale la pena perder mi tiempo contigo de todos modos.”

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Dio contaba los días para la llegada del día de visitas. Contando las horas. Se quedó despierto toda la noche pensando en que iba a ver a Jennifer de nuevo. Aún no había recibido una carta de respuesta de parte de ella, pero de todos modos, comprendió que probablemente ella planeaba sólo llegar ahí y no tenía mucho sentido contestar la carta.

La sala ya estaba llena de visitas, cuando el escuadrón entró en uno sola fila. Cuando Jackson les dio permiso de ir con sus visitas, ellos parecían niños chiquitos de nuevo. Dio esperó a Jennifer junto a los otros chicos quienes también esperaban a sus visitas. Y esperó y esperó hasta que nadie más estaba con él excepto Simón.

“¿Dónde está tu chica Dio?”

“A ella probablemente se le hizo tarde o algo así. Ella vendrá, vas a ver.”

“Ansío verla.”

“Si. ¿Dónde está tú mamá y tú papá?”

Simón encogió los hombros.

“Que se jodan.”

“Si,” estuvo de acuerdo Simón.

“Ellos se lo pierden.”

Simón se quejó, “Si.”

“¿Quién los necesita? Si ellos no quieren venir, uno no quiere que vengan.”

Los ojos de Simón se empezaron a llenar de lágrimas, se quejó de nuevo. “Si. . . necesito ir al baño.”

Dio lo vio cuando se dirigía a Jackson para pedir permiso.

Pobre chico, pensó Dio.

Dio sabía que era mucho más fuerte de lo que Simón llegaría a serlo en toda su vida. Se preguntaba cual era su historia completa. Simón ni lucía lo suficiente rudo para matar a una mosca. Parecía como si tenía un corazón de oro.

¿Qué padres no lo querrían?

Dio esperaba solo mientras visitas iban y venían. Incluso Grossaint tenía visitas. Un chico grande que al parecer era su hermano, el cual tenía una camiseta sin mangas y un cabello rubio oscuro. Con los mismos ojos azul hielo que Grossaint tenía. Tenía tatuajes en el brazo de arriba a abajo, como si justo hubiese salido de prisión también.

Dio miró a Grossaint, el cual no tenía la cara de rudo que solía poner cuando estaba con el resto del  escuadrón. Parecía un niño chiquito, emocionado por su hermano o quien fuese ese chico.

Miró como la cara de Grossaint pasó completamente de feliz a pálido mientras escuchaba a aquel chico. Parecía que iba a llorar o algo así. Dio se preguntaba acerca de que había sido tan horrible como para ablandar el corazón frío de de Grossaint. Lo que haya sido, hizo que pusiera su cara de matón una vez más, perdido en sus pensamientos mientras a su hermano le costaba trabajo salir de aquella sala de visitas.

Dio esperó y esperó hasta que no quedaba nadie. Se sentía completamente avergonzado, regresó a formarse de nuevo. Lo miraban con un “¿No-vino-nadie-a-visitarte. . .?” mirada que Dio odiaba. Él sólo mantenía su frente en alto, mirando hacia adelante, aunque estaba muriendo por dentro.

Jackson lo miró a la distancia. Entonces vino a él y habló con tono bajo.

“¿Dónde está la chica acerca de la que has hablado?”

Dio estaba irritado.

El realmente sabía cómo restregarle las cosas en la cara.

“Señor, el recluta Rodríguez no sabe, señor. Supongo que no pudo venir, señor.”

“Oh, ya veo. Bien, siempre habrá una próxima vez.”

Y se fue. ¿Se suponía que eso lo haría sentirse mejor? Dio sólo se ponía más irritado, no podía recostarse, meterse bajo sus cobijas y llorar.

Debe haber algún error, pensó Dio. Probablemente ella no recibió la carta o probablemente se equivocó de fecha. No pudo haberme dejado plantado así. ¿O sí lo haría?

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

“No me jodas.” Dijo Dio, sus ojos estaban a punto de salirse.

Estaba acostado en su litera y hablaba silenciosamente con Simón. Todos estaban hablando muy silenciosamente. Era tarde por la noche y se suponía que no debían estarlo haciendo, pero nadie parecía capaz de ir a dormir.

“No, en serio. Son dueños de todos ellos, respondió Simón despreocupadamente.”

“Me estás diciendo ¿Qué tu familia es dueña de cada Florería Vegas Express? Tú debes ser. . .”

“¿Millonario?” Simón encogió los hombros. “Es su dinero, no mío.”

“Entonces creciste con sirvientes y mayordomos y esas cosas.”

“Algo así. No es gran cosa realmente.”

“Hombre, Si yo tuviera tu familia. . .”

“Puedes quedártela, a lo mejor te querrían.”

“¿Tú familia no te quiere?”

Simón volvió a encoger sus hombros. Parecía incomodo con la pregunta.

“Claro, quiero decir, cuando no estoy en la casa de mi padre estoy con mi madre. Aunque difícilmente los veo. Tengo tantos hermanastros y hermanastras. La única vez que me ponen atención es cuando necesito. . .  no importa.”

De repente se calló de nuevo. Cada vez que Dio realmente empezaba a conocerlo, el hacía eso. Hubo silencio entre ellos por un rato. Dio miró al imbécil de Grossaint. Estaba charlando con sus chicos como de costumbre. Los cuales siempre parecía que se separaban del resto del escuadrón, como si fueran demasiado buenos para estar con ellos.

“¿Ese chico que se presentó el día de visitas era tu hermano?” Preguntó el compinche pequeño y delgado de Grossaint.

“Si,” contesto Grossaint, acariciando a Coffee.

“Se parece a ti.”

Grossaint sonrió. “Si, mi hermano. Tiene chicas haciendo fila a millas. Tiene tres en este momento.”

“¿Tres?”

“Si.”

“¿Tienes una chica?”

Grossaint parecía nervioso. “Por supuesto que tengo. ¿Por qué? Maricón! Nosotros. . . terminamos justo antes de que entrara aquí.”

“¿Cómo era ella?”

“Bonita. . . rubia, ojos cafés. Tetas grandes.”

“Suena bien.”

Grossaint encogió los hombros. “Justo como mi padre solía decir, ‘Tu las pones boca abajo y todas son iguales.’”

Se morían de la risa. Dio sabía que si Jennifer escuchara a Grossaint decir algo así, le patearía el trasero.

“Y a todo esto ¿Dónde está tú padre?” preguntó Franklin.

“No sé. Ha pasado bastante tiempo.”

“¿Cuánto?”

“Bastante. Se fue y hasta lo más profundo. Creo que lo vi una vez por el centro, en las calles. Trate de ayudarlo, pero él estaba muy borracho.”

“¿Te reconoció?”

“Pienso que lo hizo, pero ¿Quién sabe? Yo quería que todos nos uniéramos de nuevo, toda la familia junta para navidad, justo como en los viejos tiempos, pero. . . me metieron aquí.”

Grossaint se sentó un poco, emocionado. “¿Sabías que puedes llamar a los números 01-800 y ellos pueden encontrar cualquier persona en el planeta? Cualquiera. Le dije eso a mi hermano, podría encontrarlos a todos una vez que salga de aquí.”

“¿Cuántos hermanos y hermanas tienes?”

Grossaint sonrió. “Muchos. Somos nueve.”

“¡Demonios! ¿Te acuerdas de los nombres de todos ellos?”

“Por supuesto. Está Joy, Michael, Travis, Steve, Joseph,  esteee. . . estee. . . Tracy, Terry. . . estee . . .”

“¿Ni siquiera puedes recordarlos?”

“¡Cierra tu maldita boca, si puedo! Johnny and Rachael, ella es mi gemela.”

“¿Eres gemelo?”

“Si. . . no la he visto, no los he visto desde que. . . han sido años, excepto a Michael. Quien fue el que se presentó el pasado día de visitas.” Bajó su voz pero, Dio podía aun escucharlo. “Sabes, ése es el problema con América en este momento. Hay muchos mexicanos tomando nuestros trabajos. Dejamos pasar demasiados ilegales, trabajadores buenos y honestos pierden sus trabajos y todo por los pinches spics.”

“¿No es esa la verdad?”

“Arruinando la perfección de familias felices.”

Dio se preguntaba si eso le había pasado a él. Tal vez era por eso que estaba tan enojado todo el tiempo. Tal vez culpaba al algún chico mexicano por tomar el trabajo de su padre.

¿Pero que tenía que ver eso con el que no viera a su familia? Se preguntaba Dio.

 

:::::::::::::::::::::::::::::::

 

El que Jennifer no se presentara al día de visitas justamente hizo que las semanas siguieran como en un infierno. Habían pasado tres semanas desde ese día y Jennifer no le había contestado aun. ¿Qué era lo que trataba de hacer? ¿Olvidarse de él por completo?

Sentía como si él hiciera todo mecánicamente, sin importarle más.

¿Para qué seguir esforzándose tanto? ¿Con que razón? ¿Qué significaba la vida sin Jennifer?

Nada era más desagradable que esas malditas carreras de obstáculos. Jackson seguía tratando de cronometrarlos todo el tiempo y se suponía que ellos deberían de mejorar cada vez. Dio no había entendido ese punto. El solamente quería que el día se acabara  y con eso el podía llegar al siguiente día y al siguiente y al siguiente.

“Hora de la papa,” anunció Jackson a los reclutas cansados. La emoción se esparcía entre ellos mientras hacían fila para por comida.

Dio se estaba muriendo de hambre y no podía esperar para comer.

“Todos empiecen. . . menos usted, Radigez.”

Oh, diablos ¿Qué está haciendo ahora?

“¿Señor? Dijo Dio.”

“Ya me escuchaste. Ven acá.”

Dio trataba de no mostrar su disgusto.

“Señor, si, Señor.”

“¿Qué piensas que estabas haciendo hoy? Mi abuela muerta podría hacer un mejor desempeño.”

“Señor, el recluta Rodríguez estaba haciendo justo lo que usted le dijo, señor.”

“¡No, no y no! Lo que has estado haciendo es un trabajo a medio culo. Lo que te dije fue que hicieras las cuerdas y las paredes tan rápido como pudieras.”

“Señor—”

“¿Vas a seguir quejándote?”

“Señor, no,  señor.”

“¿Qué? ¿Qué problema tienes el día hoy? ¿Necesitas que te acuerde? Entre más te tardes en mostrarme una mejoría, más tardaré en liberar tu sentencia.”

Dio suspiró y  murmuró entre sus dientes, cuando Jackson miraba para otro lado.

“¿Que?” Preguntó Jackson, recargado sobre la cara de Dio. “¿Qué dijiste? Habla niño. Párate bien.”

Dio de enderezó. “Señor, el recluta Rodríguez estaba diciendo que. . . iba a hacer su mejor esfuerzo, señor.

“¿Su mejor esfuerzo? ¡Su mejor esfuerzo! Conozco lo mejor y eso no está en ti. ¿Qué es lo que te pasa? ¿Quieres volver a ver a esa chica o qué?”

“Señor, por supuesto. . . el recluta Rodríguez lo quiere hacer, señor.”

“Muerde el polvo y hazme cien.”

“¿Señor?”

“Muerde el polvo y hazme doscientas. Entonces.”

Dio obedeció y empezó a subir a bajar haciendo las lagartijas una a la vez. Jackson lo mantuvo así por media hora; lagartijas, después sentadillas, después lo ponía de cuclillas y cualquier cosa que se le ocurriera. Todas la venas del cuello de Dio se le marcaban. Sus músculos estaban más que adoloridos. Si había un dolor que simplemente fuera más allá del dolor, Dio lo tenía.

“Sigues hablando acerca de esta chica que quieres ver, crees que está interesada en un hombre a medias o en alguna escoria de la calle, algún pordiosero que no puede obtener trabajo, algún ignorante que está afuera y adentro de la cárcel, algún rajón.”

“Señor, no, Señor.”

“Dame cien flexiones más.”

“Señor, yo. . . señor, el recluta Rodríguez no puede, señor.”

“Es noventa porciento mental, diez porciento físico, no hay excusas en la vida, Radigez. La frase ‘no puedo’ no existe en mi campamento, recluta, sólo asiduidad, ¿Qué es asiduidad, recluta?”

“señor. . . el recluta Rodríguez no sabe, señor.”

Jackson agitó su cabeza. “Búscalo alguna vez, vas a necesitarlo. Está bien, quieres renunciar, adelante, renuncia. Vas a ver, si tu chica quiere estar con un rajón. Adelante.”

Dio tomó un respiro. No se podía mover. Jackson lo veía mirando hacia abajo y sacudía su cabeza mientras se alejaba. Fuego quemaba los ojos de Dio. No podía parar. No iba a dejar que Jackson no viera lo mejor de él. Ese hijo de perra no conocía ni la mitad de lo que Dio era capaz de hacer y se lo iba a demostrar. Sólo continuó, continuó sacando adelante esas lagartijas hasta terminar la última.

Jackson casi se cae del susto cuando de un brinco, Dio cayó en posición de firme. “Señor, el recluta Rodríguez ya terminó, señor.”

Jackson incluso arregló que le dieran una spamburguesa extra ese día.

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

La litera de Dio jamás se había sentido mejor. Estaba tan cansado que no podía ni siquiera pensar. Pero portaba una cálida sonrisa sobre su cara cuando se daba cuenta de lo que había hecho. Había tenido éxito. De hecho había sido exitoso en algo pues no se había rajado. Él no era un rajón. Y no iba a dejar que Jackson no viera lo mejor de él.

Sabía que Jennifer estaría orgullosa de él. Ella siempre decía que el tenia mucho potencial. De alguna manera, aunque fuese en su propia extraña manera, se sentía que estaba un paso más cerca de llegar a ser alguien. No sabía que o quien aún, pero algo, alguien mejor, alguien más fuerte. Y se iba a convertir en alguien mucho mejor que la mayoría de los reclutas. Desde ese punto en adelante, cada noche antes de hacer sus oraciones e ir a la cama, el leía el diccionario, aprendiendo nuevas palabras. Era aburrido pero, pero cualquier cosa era mejor que ser tratado como un idiota por Jackson.

“¡Levántate y anda, Radigez!” Le gritaba Jackson en la cara de Dio. Le pareció que apenas había cerrado los ojos cuando llegó el amanecer. No se podía mover. Su cuerpo se sentía como una vieja cubeta que necesitaba ser calentada primero.

Pero Dio se las ingenio para levantarse. Él tenía un nuevo fuego adentro para salir adelante.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Dio había estado tan ocupado ese día, que se sorprendió cuando la carta de Jennifer llegó. Dio no había abierto la carta cuando Simón ya estaba sentado junto a su lado.

“¿Es de tu chica?”

“Si.”

“¿Qué dice? ¿Qué dice?”

Estaba tan ansioso como Dio.

“¿Me la puedes leer?” pregunto Simón.

Dio trató de esconder la sonrisa.

“Solo aguanta, hombre.”

Abrió la carta, se persignó y dijo una pequeña oración antes de leerla.

 

Querido Dio,

“Esa carta fue realmente dulce, muchas gracias, así como el dibujo que hiciste de mí. Eres tan talentoso. Significó mucho para mí. Lo siento por no poder asistir al día de visitas. De verdad lo siento, pero tuve que regresar al hospital desde que empezó el sangrado interno de nuevo.”

 

“Siento saber que estás en ese campamento, de verdad lo siento, pero no es más fácil de lo que paso aquí. Dicen que seré capaz de salir de éste hospital en otra semana más. Mi mamá ha estado justo aquí cada día, así como mi papá y mi hermanita —”

 

“¿Qué significa eso? ¿Qué significa eso?” Simón preguntó.

“Hermanita es Little sister.”

“ah, Bien.”

“Bien, sigo leyendo. . .”

 

“Es chistoso como todo éste asunto ha reunido a toda mi familia de nuevo. Mi mamá incluso leyó para mí como cuando era niña. Ella tiene esta cara de preocupación permanente todo el tiempo y siempre está a mi lado prácticamente día y noche. Ella parece como si debería de estar en el hospital también. Sus cabellos desarreglados y toda la cosa. Papá incluso casi tiene que jalarla a la fuerza para llevarla al baño. Ella siempre quiere estar a mi lado.”

“Ellos quieren llevarme a casa Dio. Ambos, mamá y papá. ¿Puedes creerlo? Quieren que me mejore en casa y pienso que podría ir. Casi lloro cuando mamá me lo dijo. El saber que les importas a tus padres, bueno eso es automático, pero a veces sólo tienes escucharlo. ¿Sabes? A veces uno solo quiere recostar la cabeza en las piernas de tu mamá mientras cepilla tu cabello y solamente quieres llorar como cuando estas pequeña. Necesito eso ahora. Realmente lo necesito.”

 

“Yo sé cómo es eso,” agregó Simón.

“Hombre ¿Lo vas a dejar leer la carta o no?” Gritó alguien.

Dio hecho un vistazo y notó que todos estaban escuchando. De repente se sintió expuesto, pero siguió leyendo.

 

“Estoy medio preocupada porque no quiero los problemas que tuvimos antes. No quiero todos los gritos. No quiero sentirme como si quisiera salir huyendo de nuevo. Solo tengo un sentimiento de que ésta vez será diferente. Tal vez las cosas cambien. Eso espero, porque no tengo a donde más ir.”

“Te dije mis grandes sueños Dio. Aún creo en ellos. Sólo que se vuelve difícil estar ahí sola, sin un lugar al que pueda llamar propio. Me canso del depender de otras personas. Y quiero ir a la escuela otra vez. Quiero ser alguien. Simplemente por mí, nadie más. Quiero ser un miembro responsable de esta sociedad. No quiero ser alguna puta nunca más. No quiero que la gente me trate solamente como una par de nalgas. Yo soy más que eso y tú lo sabes.”

“A mamá y papá nunca les dije lo que había hecho en las calles para sobrevivir. No podría. Destruiría sus corazones. Pero creo que ellos saben. En lo más profundo lo saben, pero lo bloquean, para que no están pensando en eso.”

“Yo incluso llamé a Wiggie. Le dije que ya no trabajaba más para él. Llamé de un número privado, para que no supiera de donde lo estaba llamando. Casi me moría del miedo, estaba temblando. Pero, tenía que hacerlo. Es la única forma de seguir avanzando. Estaba asustada, pero Dio, se sintió tan bien. Me sentía como poderosa de nuevo. Como si ahora pudiera continuar.”

 

“¿Qué tipo de trabajo era ese? ¿Quién es Wiggie?” pregunto Simón.

El corazón de Dio salto hasta su garganta. “No te preocupes de eso. ¿Me vas a dejar terminar de leer la carta o no?”

“Ella es una puta, imbécil,” Grossaint dijo. “Así es como sonó.”

Dio se puso de pie. “Cierra tu maldita boca, Grossaint.”

“¿Por qué? ¿No es cierto? Wiggie es probablemente su padrote.” Los chicos miraron a Dio por una respuesta.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Dio recordaba ese día, ese día tan especial. Él y Spooky estaban cruzando la calles del centro, básicamente buscando un buen culo. Ahora Spooky y Dio podían escoger la mujer que ellos quisieran y solían hacerlo muy a menudo, pero Spooky tenía un gusto por las prostitutas callejera, tenía una sed por ellas que no podía saciar.

Era casi el anochecer, en el verano, y sabían que las rameras saldrían—altas, gruesas, travestis, lo que quisieras, podrías tenerlo. Dio tenía sus ojos puestos en una chaparrita, “Rebotable” Dio bromeaba. Ella difícilmente usaba maquillaje, sus ropas estaban muy ajustadas, y su vestido prácticamente llegaba hasta el ombligo. Ella lucía algo ruda, pero solamente era una máscara de lo nerviosa que debía de estar. Tenía que ser nueva en esto. Tenía una belleza natural, casi inocente, eso tú no lo vez mucho en las calles. Dio entre cerró los ojos, mirándola con firmeza. Había algo familiar en ella. Entonces se le ocurrió.

“Mierda, oríllate,” dijo Dio.

“¿Qué?”

“Vamos hombre.”

Se acercaron a ella y Dio bajó su ventanilla. Ella metió la cabeza.

“Hola, Guapos,” Dijo ella, masticando goma de mascar, “¿Cómo se sienten?”

“¿Jennifer?”

Se quedó boquiabierta y se puso pálida. “¿Cómo. . .? ¿Oh, Por Dios, Dio?”

Ella lucía completamente diferente. Los lentes de nerd y el pecho plano se habían ido y habían sido remplazados por esta fascinante, hermosa y moldeada latina. Y si no fuese por esa belleza e indisputables ojos, Dio nunca la hubiese reconocido.

“¿Ustedes dos se conocen?” Preguntó Spooky.

“Entra,” Dijo Dio, Abriendo la puerta para ella.

“Yo. . . mi jefe. . . él. . .”

“Te pagaremos e incluso no tienes que hacer nada.”

“¿Qué? ¿Estás loco, ese?” Spooky se rehusaba.

Jennifer se metió al asiento de atrás, y no dejaron de hablar en todo el camino hasta llegar a la casa de Spooky. Debieron haber hablado por horas, porque cuando Dio se dio vuelta, se percató de que Spooky debió haberlos dejado solos he ido dentro de la casa.

“Mierda, me van a castigar,” Dijo ella.

“¿Qué estás haciendo en las calles?”

Ella apartó la mirada. “Es sólo por un tiempo, hasta que pueda sostenerme otra vez.”

“¿Tus papás están aun actuando como unos gueyes?”

“No he hablado con ellos en cuatro años. ¿Y tú qué?”

“Lo mismo,” dijo él, “Vivo con ella ahora, desde los últimos seis meses. Sigue siendo una perra. Siempre lo será. Triste, pero cierto.”

“Qué lástima.”

“¿Aún cantas?”

“Si, voy a hacer mi demo pronto, en un par de meses más, tan pronto como junte lo suficiente.”

Él miró su hermosa cara. Había tanto dolor y tristeza en ella. Era raro mirarla mucho más grande, pero era mucho más hermosa.

“Nena, no tienes que hacer esta mierda. Eres demasiado buena para esto. Necesitas dinero. Tengo toneladas.”

“¿Qué estás haciendo? ¿Robando bancos?”

“No, sólo proveyendo para la comunidad.” Sonrió él.

“¿Aun la vendes?”

“¿Dónde más podrías hacer este tipo de dinero a los diecisiete?”

Ella lo miró y no dijo ni una palabra. Él sabía que ella estaba pensando. Ésta no era la forma en la que ninguno había planeado sus vidas.

“¿Aún estas con la banda?”

“Yo siempre estaré con mi bandita.”

Una mirada de terror se encendió en sus ojos. “¿Qué hora es? Es mejor que regrese.”

“Toma.” Él tenía un fajo de efectivo, “Quédate conmigo esta noche.”

Ella le arrojó el dinero de vuelta y salió.

“No, tú no tienes que hacer nada,” Dio le explicó, “No es lo que quiero decir. Yo sólo, es decir ya no tienes que hacer más esa mierda, yo cuidaré de ti.”

“No necesito de un hombre que cuide de mí, Dio. Sobreviví hasta ahora sin nadie. Estaré bien.”

Ella siempre ha sido cabeza dura. Él sabía eso. Pero ella era una chica de clase. Odiaba verla así.

“Por favor, solamente esta noche.”

Mientras ella se volteaba, su cabello coqueteaba con su corazón. Ella pudo haber sido una modelo si así lo hubiese querido.

“Te extrañé, sabes,” dijo ella.

“Yo también”

Buscaba en su pantalón un trozo de papel para escribir su número. Al no encontrarlo usó un billete de $50 dlls.

Ella suspiro.

“Éste es mi celular.”

Ella se le quedó viendo feo. “Te dije que no iba a aceptar tu dinero.”

“Tómalo”

Lo metió en su sostén y siguió caminado. “Sólo porque tiene tu número en él.”

“Al menos déjame ir a dejarte,” dijo él.

“Tomaré el camión de regreso.”

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

“¿Ven?” Dijo Grossaint “él no quiere hablar de eso, porque es verdad. Todas las mujeres mexicanas son rameras o aspirantes a rameras.”

“Calla tu asquerosa boca,” Gritó Dio.

Coffee empezó a ladrarle.

“Cállate, maldito perro,” Dijo Dio. No podía entender como a alguien pudiese agradarle a Grossaint, aunque fuese ese maldito perro. Desde que el hermano de Grossaint vino a visitarlo, parecía que estaba en camino a la venganza. Parecía que odiaba hasta el suelo en que se paraba Dio más que nunca. Había mucho más odio en sus ojos. Dio no entendía cómo alguien podía tener tanto odio en su corazón.

“A mí también me molestaría si mi novia fuera una ramera.” Se burlaban los compinches de Grossaint.

Dio no pudo llegar hasta él suficientemente rápido. Su puño iba a golpearlo muy fuerte. . .

“Oficial a la vista.”

Dio estaba en posición de firme junto con todos los demás cuando se acercaba Jackson.

¿Vio él lo que justo acaba de pasar? Se preguntaba Dio.

Pasó saliva, sosteniendo su respiración. Su atención estaba puesta entre Grossaint y Jackson el cual estaba revisando la fila. Él solamente miró a todos, limpió su garganta y se detuvo frente a Grossaint.

“Grossaint, Radigez. Vifquain, vengan conmigo.”

Todos se miraron entre ellos igual de preocupados.

“¡Muévanse!” les ordenaba Jackson. Obedecieron cuando él los dirigía hacía la puerta y entonces se detuvo.

“¿Bueno. . .?” Dijo él.

Se miraron con confusión el uno al otro.

“Traigan las cajas,” Ladró Jackson.

Dio miró detrás de él. Había alrededor de 20 cajas apiladas en frente de su carpa. Trajo un par de ellas y los muchachos hicieron lo mismo.

“¡Todos, vamos!” Jackson les dijo al resto del escuadrón. Él los llevó hasta un gran remolque de madera. Era como una cabaña.

Estaba completamente oscuro en el interior, pero Jackson encendió la luz y Dio pudo verlo, estaba lleno de literas. Una sonrisa se formó en la cara de Dio cuando comprendió lo que estaba pasando.

“Asegúrense de traer todas sus cosas hasta aquí,” Dijo Jackson.

Dio y los chicos no podían abrir las cajas suficientemente rápido. Cada uno de ellos sacó su nuevo uniforme de rayas, el segundo nivel. Parecía una jaula de pájaros, pero a Dio no le importaba. El sabía que era un paso más cercano a la graduación y un paso más cercano a salir de ese infierno y regresar a Jennifer.

Si Jackson hubiese llegado más tarde, probablemente hubiese estado sobre la garganta de Grossaint y ninguno de ellos hubiese ascendido de nivel. A veces Dio se preguntaba si tal vez había un Dios, o un ángel cuidándolo.

Dio cargó el resto de sus cosas y las enjaretó en su baúl personal. Todos tenían uno. Se volvió a sentar sobre su cama y se volvió a persignar, dijo una pequeña oración, y termino de leer el resto de la carta que le faltaba.

 

“Me asignaron a este trabajador social. Él ha sido realmente dulce conmigo, me trajo té verde como una broma en el día de San Patricio. Todos han sido muy dulces, incluso los amigos que no había visto en años, han venido a verme. Parece gracioso. Si hubiese sabido que todo esto iba a pasar me hubiese dejado disparar desde hace mucho tiempo. Es broma.”

Se bueno, ok? Aunque te cueste. Lo lograras.

Con amor

Jennifer.

 

Ella siempre era muy positiva con él. Estaba feliz de saber que Jennifer estaba mejor. Empezaba a sonar como la Jennifer que conocía, lo cual le daba esperanzas. Se metió a la cama, fantaseando que estaba de regreso pasando tiempo con ella. La extrañaba demasiado.

 

CAPÍTULO 4

 

“Por supuesto que ella te respondió. Te dije que sabía de lo que estaba hablando,” dijo Louise.

Dio prácticamente saltaba de abajo y hacia arriba con gran emoción.

“Mira, una mujer sabe,” ella agregó.

“Yo empecé a escribirle. ¿Quiere oírlo?”

“Adelante. Pero date prisa, tienes trabajo que hacer.”

“Si señora.”

Ella trató de ocultar su interés, agitando la olla de sopa mientras escuchaba con atención su carta.

Dio despejó su garganta.

 

“Querida Jennifer,

 

“Hoy tuve que ayudar al esquadron—”

 

“Espera—espera—espera. ¿Es eso lo que vas a decir?”

Los ojos de Dio buscaban una buena respuesta, pero no encontrando ninguna, dijo, “Si ¿por qué no?”

“Hmm,” dijo ella, añadiendo más sal.

Ella sólo seguía cocinando. Finalmente, Dio no pudo soportarlo más.

“¿Qué tiene de malo?”

Ella bajó la cuchara de madera, con muchas ganas de decirle.

“Bueno, todo de lo que estás hablando es de ti mismo. Y ¿Qué pasa con ella?

¿Qué hay de cómo se siente? Ella quiere saber que te importe.”

Dio pensó por un momento, entonces empezó a escribir. Después de algunos minutos le leyó algo.

 

“Hola nena, gracias por los halagos. Estoy contento de que te sientas mejor. Suenas mucho mejor.”

“Oye tal vez las cosas puedan mejorarse entre tú y tus padres, uno nunca sabe. Me gustaría decir lo mismo de mi mamá. Eres afortunada. Pero no dejes que te metan ninguna idea de mí en tu cabeza que no sea verdad ya que tú sabes quién soy. Ellos no.

“Yo también creo en tus sueños mija. Yo lo sé. Lo sé con todo mi ser, bebé. Vas a ser grande, grande y yo voy a comprar todas tus rolas.

“Estoy orgulloso de ti por hacerte valer a ti misma frente a Wiggie. Si alguna vez toca un sólo pelo de tú cabeza ¡le doy en la madre! Pinché puerco. Pero ya no tenemos que preocuparnos más por él porque—”

“Espera un minuto, espera un minuto. Ahora, ¿Quién es Wiggie? Me perdí,” dijo Louise.

Dio se quedó mirando el suelo. “su. . . padrote.”

“¿Su qué? Parece que estas pasando por alto este pequeño hecho. ¿Jennifer todavía se prostituye?”

“Ni madres, no más. Ya se salió de eso. No  la juzgues.”

“No lo hago. Solamente me pregunto.”

“Ella no es sólo una estúpida puta callejera. Ella tuvo una vida difícil. Eso era lo único que pudo hacer para sobrevivir. Yo la conozco.”

“Yo sé que sí. No la estaba juzgando. Solía ser voluntaria en las casas de citas. Yo sé por lo que pasan esas mujeres. La mayoría de ellas son mujeres brillantes, sólo que han pasado por muchas cosas.”

Dio se perdió en sus pensamientos. El  tuvo que admitir que fue difícil al principio pensar salir con alguien que llevaba una vida de prostituta, pero eso era lo que hacía especial a Jennifer y a él. Ellos podían ver más allá de lo que las otras personas podían ver. Ellos veían el alma. Veían a la verdadera persona.

 

::::::::::::::::::::::::::::::

 

Dio recordó la noche en la que él y Jennifer se sentaron sobre el pasa manos, justo como lo hacían cuando estaban en la secundaria. La luna brillaba a través de los árboles, no había nadie más alrededor, sólo ellos. Dio recordó la primera vez que se tomaron de las manos.  Se sentía tan bien.

Ella sonrío. “Yo voy a ser una estrella algún día, sabes.” Dijo ella.

“¿sí?”

“De verdad, lo seré. Solo hace falta reunir lo suficiente para el demo.”

“Te creo,” dijo él.

No la había escuchado cantar en años, pero no tenía que hacerlo. Algunas veces uno simplemente sabe las cosas; ni siquiera tienes que verlas. Simplemente lo sabes.

“¿Todavía no has cortado tu cabello?”

“Nel,”

“Justo como Sansón,” dijeron los dos al mismo tiempo y se rieron.

“Aunque, me gusta.” dijo ella.

“Me gusta el tuyo también.”

Estiró su mano hasta su suave cabello y su dedo deslizaba contra su cuello, tan suave. Con su pulgar le acaricio los hombros, miró profundamente sus oscuros ojos seductores, él sabia, los dos sabían, que estaban enamorados.

“Eres hermosa, sabes.”

Ella sonrío. “Bueno. . . lo intento.”

“No tienes que hacerlo,” dijo él y la beso. Él saboreó su labio inferior, sus lenguas jugaban ligeramente, su apasionada y caliente respiración la conducían a un estado salvaje. Ella tuvo que recobrar la respiración después de esto.

“Wow,” dijo ella, sonriendo.

Una prologada sonrisa se marcó al cara de Dio. “¿Qué?”

“Tú. . . has crecido.”

Ella miro sus hermosos ojos. Tenía unas pestañas muy rizadas para ser hombre.

¿Porque los hombres tienen siempre las mejores pestañas? Ella se pregunto.

“Odio mi vida, sabes. Odio  hacer lo que hago,” dijo ella, alejándose.

“Pero no tienes porque hacerlo.”

“Yo no quiero vivir como esas. . . esas otras chicas. No soy como ellas. No confío en ellas de todos modos— por eso es que no tengo ninguna amiga. Y no voy a vivir en ninguna casa de citas. Las personas te roban tus chingaderas.”

“Puedes vivir conmigo. Estoy seguro que a mi mamá no le molestaría.”

“Que dulce eres, pero voy a lograrlo por mi cuenta. Detesto la manera en la que la gente te mira cuando estás en la calle. Ellos piensan que eso es todo lo que eres, solamente una puta de la calle. Pero no lo soy. No lo soy, Dio. Las personas no saben que tuve que irme de la casa de mis padres. Tuve que hacerlo.”

Dio sabía que ella tenía razón. Si se trataba de algo como cuando eran pequeños, no la culpaba por huir de nuevo. Sus padres decían cosas horribles de ella, cosas que los padres nunca deberían decirle a sus hijos. Ellos nunca le creyeron cuando ella les contó que el tío la había violado. Ellos simplemente la llamaron mentirosa y puta. Se notaba que ella trataba de no llorar. Él la abrazo y acaricio sus hombros.

“He intentado muchas veces de conseguir un trabajo normal, pero sin el consentimiento de los padres, sin un comprobante de domicilio, ropa decente. . .Y Wiggie, mi. . . chulo, el es muy. . . muy cruel, Dio.”

“¿Alguna vez él te ha pegado?”

Ella lo miró. “Peor que eso.”

“Le pateare trasero.”

“No, no, no lo hagas. Eso solamente empeorará las cosas. Lo prometo. Será sólo por unos cuantos meses, luego tendré lo necesario para vivir por mi cuenta para siempre y seré capaz de dejar esto.”

Él le levanto la barbilla con su dedo y miró profundamente sus ojos hermosos.

“Vas a ser una estrella, como bien dijiste. Puedo sentirlo. ¿Podrías cantarme algo?”

Ella sonrío aún con lágrimas. Y desde sus bellos y deliciosos labios rojos salió esta voz tan poderosa y melódica, la voz de un ángel. Ella cerró sus ojos mientras cantaba y sonreía. Ella era buena. Muy buena.

“La música es medicina, sabes,” dijo ella.

“¿Alguna vez escuchaste a Marvin Gaye?”

“No. ¿Quién es ese?”

“¿Eres cantante y no conoces a Marvin Gaye? Tu sabes, de Motown. Eso realmente es una chingadera bien profunda. Deberíamos de regresar a mi casa. Tengo algo de eso en mi habitación

“Okay” ella sonrío.

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::

 

“¿Vas a terminar de leer la carta que escribiste o qué?” Louise preguntó.   Dio regresó bruscamente a la realidad y continuó.

 

“. . . lo primero que voy a hacer cuando salga es conseguirnos un lugar donde podamos estar juntos y no va a ser en ningún agujero de mierda. Va a ser un lugar bonito como en Summerlin o incluso Lakes. Lo estoy planeándolo todo en mi cabeza. Eso es lo que hago para mantener mi mente despejada de todo lo que ocurre aquí. Ellos nos tienen limpiando todas esas calles afuera en medio de la nada. Hay lugares donde difícilmente encuentras carros, así que no veo como se ensucia. Me hace pensar dos veces el tirar basura por la ventana, te lo aseguro.

“Ellos nos hacen ir a la escuela también. Dicen que puedo ser capaz de obtener mi G.E.D. al momento de que me gradúe del campo de entrenamiento. ¿No es eso un cagado? Y pensar que los maestros en la escuela solían decir que nunca me iba a graduar.

Con amor,

Papito

 

Louise parecía perdida en las palabras de Dio.

“¿Creían ellos que eras estúpido o algo así?”

“Algo así.”

“Me hicieron lo mismo cuando yo estaba creciendo.”

“¿Sí?”

“SI. Tal vez tenías algún problema de aprendizaje o algo así.”

“¿Qué es eso?”

“Es cuando eres realmente inteligente, pero piensas diferente. O cuando no puedes leer muy bien, al igual cuando te cuesta concentrarse. Hay muchos tipos de problemas. Mis dos hijas lo tenían también. Ellas también tienen cabezas duras. Debes de tener un profesor o alguien que te realice una prueba para eso.”

Dio se encogió de hombros. Tal vez ella tenía razón. Tal vez por eso tuvo todos esos problemas de concentración durante tanto años en la escuela.

“Bueno, cualquier idiota puede ver lo brillante que eres. ¿Que estaban pensando?”

Dio sonrío. “¿Tú crees?”

“Por supuesto que lo creo.”

“Jennifer era la única en ese entonces que me daba aliento. Yo tenía trece años e iba a suicidarme. Y estoy hablando en serio.”

“¿Qué? ¿A los trece años? ¿Sólo por la forma en que los profesores lo trataban?”

Dio agachó con la cabeza. “Y mi madre, solamente me hacía sentir mal todo el tiempo.”

“¿Tú mama también?”

“Si. Ella no sabía qué hacer conmigo, eso es todo.”

“¿Ella te golpeaba?”

Dio se rió. “Supongo que algo así.”

“¿Ella abusaba de ti?”

Dio tenía una rara sonrisa. “No importa. Fue hace tiempo ya.”

“¿Te enviaron ellos con servicios sociales?”

¿Orfanatos? Carajo. Ojalá. Nadie me creía de todos modos. Mi madre tenía una manera de herirme sin hacer moretones. Ellos sólo pensaban que siempre me estaba peleando y chingaderas así, y lo estaba. Intenté contárselo una vez a un profesor, pero. . . luego mi madre se enteró.”

Dio se rió entre dientes.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Dio recordó ese día con claridad. El tenía sólo 13 años.

“Tú estúpido, estúpido, estúpido  tonto niño,” dijo su madre, en una borrachera. Él desvío la mirada, pero ella lo tenía acorralado contra la pared. El podía oler el tequila en su aliento.

“Tú estás tratando de separar esta familia, ¿No es así?”

“No.” Dio dijo.

Ella lo cacheteó fuerte. “Mentiroso”

Él se mordió el labio, para no darle el placer de verlo llorar.

“¿Qué fue lo que le dijiste a ese profesor? ¡Dime!” gritándole con toda la fuerza de sus pulmones.

“Nada.”

Ella lo sostenía de la barbilla y empujó su cara de nuevo contra la pared. Su cabeza le dolía por eso.

“No dejo que pequeños mentirosos entren a mi casa, Dio. ¿Quieres pasarla en la calle de nuevo esta noche? ¿ah? Que los vagos con los que tú sales cuiden de ti. Ve a ver si te quieren. Porque yo de seguro no.”

Dio tenía la nariz roja de ira. “Bien, porque yo no te quiero tampoco. Tú eres una madre horrible.”

Su mano le dio tan rápido a su rostro, que no se dio cuenta que lo había golpeado.

Ella no se detuvo, una y otra y otra vez hasta que el estaba en el suelo en posición fetal.

Ella se detuvo de repente, su mano temblando.

“Que descanse en paz, ¿Qué pensaría tu padre?”

Él odiaba cuando ella decía eso. Ella sabía que eso lo afectaba.

Incluso a la edad de trece años, no podía evitar pensar que de alguna manera le había fallado a su padre.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

“¿Por qué te ríes de eso?” pregunto Louise.

Dio la miró. Sus ojos se llenaron de lágrimas. Se los secó lo más rápido que pudo con su manga.

“Todavía tienes mucha ira dentro de ti, Dio. Tendrás que conseguir un modo constructivo de superarlo.”

“Vamos a hablar de otra cosa. ¿Está bien?”

“Tú sabes que nada de eso fue tu culpa, ¿Verdad?”

Se encogió de hombros. “Si, lo sé.”

“¿Puedo preguntarte algo acerca de eso, Dio?”

“¿Qué?”

“¿Dónde está tu madre ahora?”

“¿A quién le importa? Probablemente en rehabilitación de nuevo.”

“¿Usa drogas?”

“No bebiendo. Sólo espero que mi pequeño hermano esté bien.”

“¿Tienes un hermano menor, también?”

“Si.” Sonrío Dio. “ese es mi pequeño hijo de puta también. Somos muy unidos, también.”

Ella sonrío. “Es maravilloso. Desearía que mis hijas se llevaran bien de vez en cuando.”

“Yo soy como su gladiador, no dejo que nadie se meta con él. Va a ser un pequeño hombre rudo también, cuando crezca.”

“Tal vez Jennifer pueda hacerse cargo de él una vez que este en casa.”

“Tal vez”. Eso era lo que usualmente hacia Jen cuando yo estaba más chavo.

Acostumbrábamos ir a su casa y quedarnos ahí cada vez que mi madre se pasaba de la raya. Me cansaba de los gritos y regaños  de mi madre. Ella siempre me dejaba entrar aunque a sus padres no les gustaba. Ninguno de los dos la tenía fácil, nada fácil.”

“¿Ella fue abusada también?”

“No con golpes y cosas así, pero… las cosas que sus padres solían decirle. . . le bajaban la autoestima y chingaderas de esas, la llamaban puta. No me extraña que se haya escapado. Éramos los mejores amigos desde pequeños. Siempre nos teníamos uno al otro, siempre nos tendremos. Al menos eso espero.”

Él simplemente miró a Louise por un momento hasta que regresó a la realidad, y se dio cuenta que ella se le había quedado mirando fijamente.

“Hm, bueno mi vida no ha sido exactamente una cama de rosas tampoco, pero una cosa he aprendido a lo largo de la vida, todo lo que pasa nos ayuda para bien.”

“¿Qué significa eso?”

“Quiero decir, que aunque las cosas se vean realmente feas ahora, siempre saldrá algo bueno de eso”. Ya lo veras. Si ustedes dos no hubiesen sido maltratados tanto de niños, tal vez ustedes no tendrían tanto en común. Escucha si ustedes dos son almas gemelas, siempre estarás con ella, Dio. Tienes suerte de tenerla, mantenla junto a ti, nunca la dejes ir, “porque nunca encontraras otra igual.”

Ella comenzó a mover la olla de nuevo.

“Yo nunca querría a otra.”

“Bueno, solamente no te conformes. Confía en mí,” murmuró ella.

Dio la miró por un segundo, mientras ella se perdía en sus pensamientos de nuevo, moviéndole a la olla.

“¿Eso fue lo que tú hiciste? ¿Conformarte?” preguntó Dio.

Ella dejó de cocinar por un momento.

“Bueno, esa sí que es una pregunta asquerosamente indiscreta y chismosa, si alguna vez escuche alguna. ¿Porqué siempre tienes que ser tan entrometido todo el maldito tiempo?”

“Bueno usted me preguntó todas esas preguntas indiscretas y ¿Yo no puedo?”

Su forma de batir se hizo más fuerte. Ella murmuró algo así misma, luego se detuvo y lo amenazó con la cuchara de madera.

“Voy a decir esto,” dijo ella. “Cualquier hombre que no aprecia lo que tiene lo perderá algún día.  Es por eso que te decía que debes demostrarle que te preocupas por ella. Trata a esa mujer bien. Muéstrale que está segura en tus brazos. Si haces eso ella no tendrá ninguna razón para huir de ti. Ahora vuelve a trabajar.”

Dio obedeció. Él se pregunto cómo era la vida de ella. Seguro el esposo la trataba muy mal o ella no habría hecho esos comentarios.

Estaba contento de tener a alguien con quien hablar, que le diera consejos desde el punto de vista de una mujer. El deseaba que su madre hubiese sido ese tipo de  persona, pero nunca lo fue. Bueno, tal vez no es que nunca lo fuese. Las cosas eran diferentes antes de que asesinaran a su padre. Pero eso fue antes, después de eso ella fue una persona diferente.

Dio espero hasta que ella saliera de la habitación, luego agregó más cosas a su carta. Le daba mucha pena leérsela a Louise. Pero no podía evitar hablarle a Jennifer un poco de ella.

Ellos me tienen trabajando en la cocina, lavando platos y otras cosas y tú sabes cuánto odio eso pero, conocí a esta agradable mujer llamada Louise. Es bien suave, al principio pensé que era basura blanca, pero empecé a conocerla mejor y ella siempre me está dando buenos consejos. Ella es como una tía, o madre o algo así para mí. Ella no tiene dientes frontales y sus cabellos son todos fibrosos, pero es curioso ya que después que la conoces, ella no es como se muestra por fuera. Ella es como esta hermosa persona. Suave por dentro, pero dura por fuera. Creo que como yo algunas veces.

Ella ha pasado por un montón de chingaderas, lo puedo notar. Ella no habla mucho acerca de su vida. Ella actúa muy tranquila con respecto a eso, pero puedo notar que algunas veces se ve muy triste. Tiene problemas con sus hijas o algo así.

Parece que todos aquí tienen algún drama. Incluso Simón, tú sabes ese tirano del que te había hablado, El mulato. Descubrí que su familia tiene un buen de feria, pero él tiene los mismos problemas que yo tengo. Sus padres no lo quieren tampoco.

Te extraño beba. Te necesito. No puedo esperar tenerte otra vez y olerte. Es lo que más extraño de ti. Suena tonto pero es verdad. Extraño el olor de tu cabello y besar tus labios suaves. Eso es lo que me imagino todas las noches antes de acostarme. Pienso en ti. En nosotros.

Oh, antes de que se me olvide. Tengo buenas noticias. ¿Adivina qué? Todo nuestro escuadrón consiguió el ascenso al siguiente  nivel. Sólo uno más para irnos, el escuadrón oscuro y saldremos de aquí.

Por cierto, ¿Hay alguna forma de tener a alguien que pase algo de tiempo con Daniel? Él no tiene a nadie con quien jugar en nuestro barrio. No quiero que salga con personas malas ni que lo envuelvan en grupillos malos, ¿Tú sabes? Yo se que tus padres viven en un área mucho más tranquila, tal vez si él pudiera ver que hay mejores cosas allá afuera,  que la vida no tiene que ser en el barrio, tal vez resulte un buen chico.

Estoy preocupado por él. Y mi madre no es exactamente el mejor modelo a seguir. ¿Sabes? Espero y puedas ayudarme.

 

Con amor

Papito.

 

“¡Vamos!” exclamó Jackson.

Dio miró a su lado, donde Grossaint casi lo alcanzaba. Ellos estaban a punto de enfrentarse con la última pared de obstáculos, y Dio incluso llevaba la delantera. Él escaló la pared casi perdiendo el equilibrio. Aterrizó de golpe, sus talones doliéndole por el piso duro del desierto, y se dirigió hacia los obstáculos uno tras otro. Dio nunca corrió tan rápido en toda su  vida. Él estaba perdido en sí mismo, solamente él y el mundo, con Grossaint en un distante recuerdo cuando subía la cuerda— con una mano sobre la otra finalmente el tocó la cima y se deslizó justamente cuando Grossaint estaba a la mitad del camino.

Dio le hizo un guiño y corrió  hasta la meta. Jackson detuvo el cronómetro. “9:03”

Él parecía asombrado por el tiempo que Dio había logrado. El escuadrón lo animaba con una gran ovación. Jackson aclaró su garganta.

“Está bien, bien. No se entusiasmen mucho. No está mal, Radigez. No está mal.

Grossaint corrió hacia Jackson el cronómetro marco  “9:47”

“Señor, el recluta  Grossaint  pide permiso para hablar,” dijo Grossaint.

“Adelante”

“Señor el recluta Radigez no tocó todo el tope de la cuerda realmente. El tenía que hacerlo—”

“¿Quien es el Oficial aquí Grossaint?”

“Señor, usted, señor. Pero—”

“Pero nada.”

“Señor—”

“¡Pero nada!”Jackson gritó. “Deja de ser tan petulante.”

“¿Qué es petulante Grossaint?”

Grossaint lo miró estupefacto. “Señor, yo. . .”

“¡No, no y no! No, señor yo no! ¿Qué es, Grossaint?

¿No has estado estudiando?”

“señor, sí, señor, pero –”

“Señor, recluta Rodríguez pide permiso para hablar, señor.”

“Adelante.”

“Señor, petulante es un adjetivo que significa de mal humor y quejumbroso.”

“Eso es correcto recluta. Usted tiene que seguir el ejemplo del recluta Rodríguez, Grossaint y seguir con sus estudios. No hay excusas en la vida, Grossaint.”

Dio le sonrió a Grossaint.

“Si, no hay excusas en la vida, Grossaint.”

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::.

 

“Eso es tan gay. Uups, perdón, Simón,” dijo Grossaint, sentado en su litera.

Todo mundo se rió. Dio miró a Simón contraerse en su concha, le dio un codazo.

“Di algo.”

Pero Simón se limitó a mirar al piso.

“¿Por qué lo dejas que te tire así?

Simón encogió de hombros.

“No puedes dejar que te manipulen. Tienes defenderte por ti mismo.”

Grossaint pavoneándose por el pasillo meneaba las caderas exageradamente con su mano doblada.

“Heeeey! Soy Simón.”

Todos se echaron a reír.

Dio enojado. “Cállate la boca, Grossaint, al menos que te guste caminar así.”

Grossaint se puso rojo. “Miren, el pequeño cuida culos de Simón vino al rescate. ¿Qué pasa con ustedes? ¿Son maricones o algo así?”

“¿Por qué? ¿Por qué doy la cara por mis amigos en lugar de hablar a sus espaldas como tú?”

“Como sea, mano.”

“Tú solamente estás enojado porque pateé tu trasero en el campo de nuevo,” dijo Dio.

Todo mundo rió y Grossaint parecía enojado.

“Si, Estás enojado sólo porque él te gano,” agregó Simón.

“Cállate, maricón.”

“Soy espejo y me reflejo.” Simón se burlaba.

Todos quedaron paralizados. ¿Será que escucharon, lo que ellos pensaron que habían escuchado?

Oh, Dios mío. Que nerd, pensó Dio.

Dio se hundió en su litera. Sacudió su cabeza, sintiéndose avergonzado por Simón. “No oigo, no oigo, soy de palo tengo orejas de pescado, carnal.” agregó Simón. “Orejas de pescado.”

Dio llamó a Simón entre dientes. “Amigo siéntate y cállate.”

Simón obedeció.

“¿Qué?” Preguntó inocentemente.

“sien. . . tate.”

“¿Por qué? ¿Qué dije?”

Dio negó con su cabeza.

Grossaint reía. “Puto perdedor.”

Todos se reían a carcajadas y Simón se escondió de nuevo en su cascaron.

 

:::::::::::::::::::::::::::::

 

“Has estado horriblemente callado el día de hoy,” comento Louise.

Dio lavaba alrededor de las mesas con un cepillo pequeño, concentrándose en Hip-Hop de la radio.

Su mente estaba en el horrible sueño que tenía una y otra vez acerca de Acne y Dirty Blonde. Ellos siempre estaban riéndose de él. “No quieres joder conmigo, spic.” Y el siempre veía a Jennifer recibir un disparo, una y otra vez, su cuerpo flotando por el aire, y su cabeza golpeando fuerte sobre el pavimento.

Él ni se dio cuenta de que Louise estaba ahí hasta que apagó la radio.

“¿Que te está pasando?”

“¿Ahh?”, dijo Dio, despertando de su aturdimiento. “Oh. Nada; sólo estoy, estoy pensando.”

“Sobre  qué.”

“Nada.”

“¿Nada? ¿No sabes nada de Jennifer todavía?”

“La verdad no.”

De hecho, la única carta que había recibido era de su madre y él ni siquiera se molestó en abrirla. ¿Qué tenía que decirle? ¿Llamarlo estúpido o irresponsable o cientos de cosas horribles que a ella le gustaba decirle?

“¿Cuánto tiempo ha pasado?” Preguntó Louise.

“Como tres semanas. Odio cuando ella hace esto.”

“Bueno, tal vez ande ocupada.”

“¿Demasiado ocupada para mí? No lo creo.”

“Hay que darle el beneficio de la duda.”

“Supongo”.

“Usualmente me metía en los asuntos de mis hijas todo el tiempo. No entendía porque ellas siempre regresaban tan tarde a casa, o no llegaban del todo. Solía pensar que no eran más que un par de adolescentes rebeldes. Luego aprendí a darles el beneficio de la duda, después de algunas terapias familiares y cosas así, yo me di cuenta. . . Que ellas no querían estar cerca de mí.”

“¿Cómo es posible?”

“Realmente no sé. Siempre traté de ser la mejor madre que pude. No fue fácil con todo lo que estaba pasando en la casa. Creo que ellas estaban enojadas conmigo porque no entendían el porqué no había dejado a mi esposo antes.”

“¿Por qué no lo hiciste?”

Ella encogió los hombros. “Algunas veces uno se acostumbra, se acostumbra al drama. Además, él está cambiando. De hecho, tengo que reunirme con él esta noche.”

“¿Tienes que?. . . eso me suena a “amor”.”

“Aguanta un hombre como él durante veintidós años y “tienes que” hacer muchas cosas.”

“¿A dónde vas?”

“A su casa.”

“¿Su casa?”

“Si. Estamos separados por un tiempo. El se cansó de que lo enviara a dormir al sofá.”

“¿Ustedes ya no se revuelcan?”

“¿Perdón?”

“Usted sabe, jugar un rato, hacer el amor.”

“Eso no es asunto tuyo.”

“Entonces,  ¿Cuándo se van a divorciar?”

“Yo no me voy a divorciar. No escuchas con atención ¿verdad? dije que estamos pasando algún tiempo separados.”

“Eso es sólo una manera bonita de decirlo, para eventualmente divorciarse. . .El divorcio es un pecado, sabes, lo dice en la Biblia.”

Ella hizo un gruñido. “Bueno saberlo.”

Louise estuvo por un rato en silencio.

“¿Todavía lo amas?” preguntó Dio.

“Claro que sí.”

“¿Es el amor de tu vida?”

“Hemos estado casados durante veinte dos años ¿No es así?

“Si, pero estar con alguien durante veintidós años, sólo por la costumbre no indica que realmente sea su verdadero amor.

“Olvídate de mí. Preocúpate por tus propios asuntos. Eso me recuerda, casi lo olvido.”

Ella corrió de regreso hacia la cocina y le trajo un libro.

“¿Qué es esto?”

“Maya Angelou.”

“¿Qué es eso?”

“Es un autor. Y debes leerlo si quiere aprender algo más sobre romance.”

“Yo no necesito aprender de romance.”

Louise sonrió. “¿Es así? Mira ella es  poeta  y nada llega más al corazón de una mujer que la poesía. Bueno, eso y el chocolate.”

Dio se río. “Poesía. Yo no leo esa mierda”

“Cuida tu lenguaje. ¿Y por qué no?”

“Porque no. Ya tenemos suficiente para leer en clases.”

“Tú no lees porque tienes que. Lees porque quieres.

“¿Y para qué quiero?”

“Ya te dije. Sólo léelo. Te apuesto algo. Lee veinte paginas de ese libro y si no le encuentras el sentido en lo que has leído, no tendrás que limpiar la grasa de las parrillas por un día.”

Una sonrisa se reflejo en su rostro.

“No pongas esa cara, Dio. Mejor te pones a leer.”

“Está bien, está bien.”

“¿Me das tu palabra?” Preguntó ella.

“Si. Claro. ¿Y a todo esto, cómo sabes todas estas cosas?” Preguntó Dio.

“Universidad.”

“¿Fuiste a la universidad?”

“¿Qué quieres decir, con que “fuiste a la universidad”? Por supuesto que fui.

Casi me graduó también, sólo me faltó un semestre.”

“¿Por qué no terminaste?”

A Louise parecía costarle encontrar una respuesta.

“Algunas cosas surgieron, más importantes que la universidad, de todos modos, ¿Por qué pensaste que no había ido a la universidad?”

Dio no sabía cómo decirlo, pero la verdad era que, si mirabas a Louise la imaginarias como la última persona que podría haber asistido a una universidad. Hablaba como si venía de un rancho lejano.

¿No se supone que la gente educada de una universidad debe lucir refinada y profesional?

“No sé,” mintió Dio. “Sólo me preguntaba.”

“Quiero que sepas que era la mejor de mi clase. En la Universidad de Kansas West. No muy lejos de donde el Oficial Jackson creció, en realidad. Iba a ser una psicóloga y todo.”

“¿Una psicoloca? Habrías sido buena en eso.”

“¿Sí?”

“Si, porque siempre andas haciendo preguntas a todo el mundo y eres muy buena para escuchar, también.”

Ella sonrió. “Bueno, gracias. Tú podrías ir a la universidad si quisieras. Eres lo suficientemente inteligente. Si te concentras en los estudios y mantienes tu nariz fuera de problemas, puedes llegar muy lejos.”

“¿Yo? No. Tengo una familia que alimentar una vez que salga de aquí,” dijo Dio.

“Puedes hacer las dos cosas, sabes. Yo lo hice por un tiempo.”

“No lo sé.”

“¿Qué te gustaría estudiar, si fueras?”

Dio se perdió en sus pensamientos, y luego sonrió. “No lo sé.”

“Vamos, dime.”

“No lo sé. Me gusta el arte. Jennifer siempre pensó que era bueno en eso y en algunas ocasiones cuando éramos niños nos metíamos a escondidas al museo del centro. Tú sabes, el que está por la biblioteca.”

“Leed o Lied o ¿Cómo se llame?”

“Si.”

“Bueno, parte de ser un artista es la lectura. Poemas, literatura, esos son sólo otras formas de expresarse uno mismo.”

Dio entrecerró su ojo y luego sonrió. De repente el dijo, “tu estás enamorada de alguien además de tu esposo ¿No es cierto?”

“¿Qué?” preguntó Louise. “¿Qué te hace pensar eso?”

“Lo puedo notar. Alguien más robó tu corazón. Tal vez alguien de hace mucho tiempo.”

“Todos hemos tenido flechazos en el pasado.”

“Pero, este es diferente. Puedo notarlo. Tú lo amabas y él te amo. ¿Alguna vez lo buscaste?”

“No puedo buscarlo—  sabes, tú eres un pequeño cabrón chismoso.”

“¿Por qué no? si te vas divorciar”

“Yo no voy a—”

“Bueno, vas a estar soltera muy pronto. ¿Por qué no lo buscas?”

“Es suficiente chisme por hoy. Vuelve a trabajar.”

Y ella se dirigió de regreso directamente a la cocina.

Dio sentía curiosidad del porque ella siempre se alejaba cada vez que le hacía preguntas personales. ¿Qué podía ser tan privado, que no podía hablar de ello? Claro, tal vez era contra la política del campamento, pero ellos cruzaron esas barreras hace mucho tiempo. Ellos eran más que jefe y empleada; eran amigos. Él lo sabía. Él confiaba en ella y en cierta parte ella confiaba en él también. Desde hace mucho tiempo no había confiado en nadie más que Jennifer y ahora conoció a dos más en quien confiar, Simón y Louise.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Dio dibujó otro retrato de Jennifer. Ellos no le dieron mucho con que trabajar, sin colores, sólo un simple y viejo lápiz,  pero en su mente ella estaba llena de colores y vida.

Él suspiro; sabía que tenía que leer el maldito libro de poesía. Se lo había prometido a Louise y una promesa es una promesa. Ya era lo suficientemente malo tener que ir a clases todos los días en el campamento o tener que leer el diccionario en las noches.

Al principio era como una pesadilla. El no entendía la mayor parte del libro, pero luego, cuanto más leía, más interés le tomaba. Cuanto más se concentraba en el libro, más lo disfrutaba. Y cuanto más lo disfrutaba, más entendía lo que el autor trataba de expresar. Esa noche leyó la mitad del libro. El no podía dejar de leerlo.

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

“¿Que te dijo ella?” Preguntaron los reclutas.

Dio suspiró. Otra noche y él sabía que no lo iban a dejar en paz al menos que les leyera la carta de Jen. Y así lo hizo.

 

“Querido Dio,

 

“No me he estado sintiendo muy bien últimamente. Es bastante difícil para mí levantarme de la cama e ir a la cocina, mucho más salir de la casa. No tengo coche y de ninguna maldita manera le pediré a mis padres por un raite. Parece que mi madre empezó a comportarse de la manera que lo hacía antes, lo cual no es bueno. Ella vino a mi habitación hoy e insistió en que debería tener alguna foto de Jesús sobre la pared y no solo eso, la quería en un lugar específico. Le dije, “como sea” y reaccionó como toda  una perra. Yo sólo le pido a Dios, que no sea una señal de que las cosas no sean como eran antes.”

“Se siente tan raro aquí, como toda nuestra historia, todas las cosas que hemos pasado las veo en la pared. Están en mi cama. Están sobre el techo y no puedo escapar de ellas. Lo único que mantiene mi mente despejada es ver televisión, me siento en la cama la mayor parte del tiempo y veo novelas, luego vienen las estúpidas caricaturas, las cuales me están empezando a gustar, y luego programas de entrevistas y las aburridas noticias. La mayoría del tiempo sólo duermo. Se vuelve tan aburrido.”

“Oh, sólo quiero que sepas que hice que un trabajador social que recogiera a Daniel y lo trajera conmigo. Él se acordó de mí. Trato de darle cosas que hacer y ahora él y Desiré empezaron a jugar juntos. La mayor parte del tiempo se la pasan peleando, y mi madre solamente les grita para callarlos. Pienso que es divertido en realidad. Al principio mi madre no quería a Daniel cerca de Desiré. Es como si sintiera que de alguna manera tus antiguos malos hábitos le afectarían de alguna forma, pero creo que ahora más bien le gusta. Eso le da un sentido a las cosas para ella o algo así. Se siente como una madre de nuevo. Eso creo.”

“Eso me recordó, Daniel me dijo que tu mamá realmente está yendo a alcohólicos anónimos.”

“¿No es genial? Es un buen comienzo ¿Cierto? Parece que no eres el único que está haciendo cambios en su vida. ¿No sería muy bueno si ella volviera a ser la persona que era cuando  estabas chavalillo?”

“Bueno, ya me voy a ir. He estado pasando más tiempo en el baño que en cualquier otra cosa últimamente. Y me ha salido este brote y siempre me siento con calentura, debe ser el medicamento. Te hablo luego ok. Que estés bien.”

 

Con amor

Jennifer

 

“Suena que ha estado pasando mucho tiempo con ese trabajador social amigo de ella.” dijo Franklin, riéndose.

“Si, suena como si podrías tener algo de competencia,” dijo Grossaint.

El escuadrón se echó a reír. Dio estaba enfadado. No mucho por lo que habían dicho, sino porque lo hicieron en frente de todos.

“Oye, si no se lo estás dando a ella, alguien más lo hará.”

Dijo Grossaint, riéndose. . .“Eso es lo que una zorra hace.”

Dio sacó un dibujo de ella. “¿Acaso se parece a una zorra? No lo creo”

“Eso es falso,” dijo Grossaint. “No puedes conseguir una mujer así de buena.”

“Púdrete, hijo de puta,” respondió Dio. “Me gustaría ver la chica sin dientes que tienes.”

Todo el mundo río, pero  todavía no había sanado la herida que Grossaint había hecho en él.

Que idiota, pensó Dio.

Pero se preguntaba, ¿Qué tal si ellos tienen razón?

El tomó la carta y continuó leyéndola al día siguiente una y otra vez, tratando de conseguir de ella algunas respuestas. Pero no fue así. Dio guardó la carta en el bolsillo trasero mientras le ayudaba a Simón a deshierbar el jardín. Jackson los hizo empezar a plantar flores, hierbas, vegetales y otras cosas desde hace una semana. Dijo que les iba ayudar aprender algo como a tener paciencia, lo que sea que eso signifique, pero Dio tuvo que admitirlo, que había algo acerca de la jardinería que le gustaba.  Era como conectarse con la naturaleza o tal vez a él le gustaba la idea de crear algo de la nada y verlo crecer. Fuera lo que sea, le llenaba de paz.

Dio miró a Simón. Extraño, él no había hecho ninguna pregunta durante la lectura de la carta. De hecho, parecía que ni siquiera estaba escuchando.

“¿Qué pasa, compañero?”

“¿Ah?”

“¿Pasa?,” dijo Dio.

“Oh, nada. Sólo estoy pensando.”

“¿Acerca de?”

“De la vida.”

Dio miro a Simón. Parecía que realmente no estaba allí del todo. Podría ser por el calor o algo así.

“¿Estás bien, hombre?”

Simón mostró una risa tonta. “Estoy bien,” contestó.

“Tal vez deberías de protegerte del sol por un rato. Creo que te está afectando.”

“¿Por qué Grossaint me odia?”

Dio se encogió de hombros. “Él es un culero. Eso es todo.”

“No, es más que eso. A él le gusta estarme fregando. Me hace daño cuando no estás cerca.”

“¿Qué?”

A Simón le fue difícil desahogarse. Sus labios empezaron a temblar. “Lo hace. Y he tratado de detenerlo. He tratado. Honestamente, lo hago, pero nada de lo que hago. . .”

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Simón recordó la primera vez que interactuó con Grossaint. Fue más o menos el primer día de campamento. El miró a Grossaint y a sus amigos desde la esquina del edificio principal.  Estaban lijando la vieja madera de una cerca.  Daban la impresión de que estaban riéndose, en voz baja claro, para que Jackson no se diera cuenta. Si ellos no hubieran estado con el uniforme de prisioneros puesto, uno podría jurar que era un grupo de adolescentes jugando en el trabajo.

“No, hablo en serio. Voy a hacerlo también,” les dijo Grossaint a los otros. “En cuanto salga de aquí, voy a conseguir trabajo con mi primo en Pahrump. Entraré a la unión y podre ganar entre treinta a cuarenta dólares por hora haciendo gabinetes y chingaderas para casinos.

“¿Tánto?” preguntó Franklin.

“Si. Eso era lo que mi padre hacia antes. . . antes de que lo despidieran. Pero ahora hay más trabajos que en ese entonces. Ustedes dos pueden venir conmigo, también. Tienen que hacer algunas pruebas de mierda para ingresar a la unión, pero incluso ustedes cabezas de chorlito pueden manejarlo.” Ellos rieron.

“Lo mejor de todo, es que casi no hay problemas allí tampoco.  Sólo buenos americanos que trabajan duro, familias tratando de ganarse la buena vida.

“¿Si?”

“Si. Solamente hay como unas cincuenta mil familias de todos modos allá fuera. ¿Cuántos problemas podrían haber?  Ellos tienen trabajos esperando a todos los trabajadores sindicalizados también. Además, ahí  encuentran muchas mujeres buenas y de mejor calidad más que las zorras de Las Vegas.” Se rieron de nuevo.

“Hombre, las mujeres de allá fuera hacen que me dé comezón,” bromeó Grossaint.

Ellos rieron a carcajadas. Simón no pudo evitar reírse también. Parecían unos chicos agradables, con buenos fundamentos. Daban la impresión de tener problemas con las mujeres  tal como él, o al menos como se imaginaba. No había conocido realmente a nadie en ese entonces, por lo que se imaginó que podría acercarse a ellos.

Él despejó su garganta.

“Oye,” dijo, con la voz más chillona que nunca.

Ellos lo miraron, luego se miraron uno a otro. Algo planeaban en sus mentes y Simón no sabía que era.

“Soy Simón, Danny Simón.”

“¿A quién carajo le importa quién eres, pinche negro?” dijo Grossaint.

Los otros rieron entre dientes.

Fue como si alguien hubiese clavado un puñal en su corazón. Se sintió inmediatamente shockeado.  No parecía que fueran los mismos muchachos que vio hablando graciosamente.

Se retiró.

“¿Qué pitos es lo que quieres? Fuera de aquí.” Dijo Grossaint.

Simón se retiró. Era como estar en la secundaria. Los chicos populares separados de los nerds; lo único era que no había nadie más con quien  estar.

“Intenta hablar con nosotros de nuevo, y serás colgado de algún árbol,” dijo Grossaint.

“O arrastrado detrás de algún camión,” agregó Franklin, riéndose.

 

::::::::::::::::::::::::::

 

“Chale, carnal. No permitas que él te pisotee de esa manera,” dijo Dio, soltando sus herramientas para el jardín. “Tienes que pelear.”

“No sé cómo.”

Dio miró si alguien estaba observando, luego llevo a Simón al lado de los edificios de lavandería. El comenzó a lanzar golpes al aire. Simón cerró los ojos e hizo una mueca de dolor.

“Hombre, no retrocedas así. Tienes que pelear. Levanta los puños.”

Simón obedeció, pero daba la impresión de que le temía hasta sus propios puños. Dio le mostró como sostener los brazos, como golpear, como esquivar, pero él lo estaba haciendo mal. Dio finalmente suspiró.

“Tienes que hacer un jab,” Dijo Dio, mientras lanzaba un golpe a la pared. “Tienes que—” pero el puño de Dio rompió el yeso de la pared. Simón quedo sin aliento.

“Mi error,” dijo Dio con una sonrisa.

Él se asomó por el agujero y pudo ver desde adentro, hasta el otro lado del edificio de lavandería.

“El Oficial Jackson quiere que salgamos.”

Simón y Dio se dieron vuelta. Grossaint estaba detrás de ellos, con una sonrisa maligna en su cara. Él los miró, como si estuviera tramando algo.

“Le va a decir. Le va a decir.” Susurró Simón.

“Calma, yo me hago cargo.”

Pero él no le dijo. Dos días habían pasado y no había dicho nada aún. Dio se preguntaba que se estaba tramando.

 

Querida Jennifer,

 

Muchas gracias por cuidar de mi hermano pequeño. Sé que ahora está en buenas manos y ya no estoy tan preocupado por él. Búrlate de él de mi parte por tener una novia. Siempre ha sido volado. Recuerdo cuando tenía esa edad. El va a hacer un mujeriego igual que su hermano mayor. Yo no necesito ser lo más, te tengo a ti.

En cuanto a mi madre, no me importa un no me importa. Ella trató de enviarme una carta, pero la tiré al basurero sin ni siquiera haberla abierto. ¿Qué más puede decir ella que no haya dicho ya? Es un montón de mierda de todos modos.

Ella siempre habla de dejar de tomar. Esta vez no va a ser diferente. Creo que es una pendejada que ella realmente piense que lo va a superar. Si fuera por mí, diría que ella nunca sería apta para ser una buena madre. Sólo pensaba en ella. Estará de fiesta hasta el día en que muera. Prefería estar más con sus amigos que criándonos a nosotros. Siempre ha sido así. Y siempre lo será.

Oye le he estado hablando a los chicos de aquí sobre ti. Ellos creen que soy un tapado. Les mostré los retratos que dibuje de ti y creen que te estoy inventando. Dicen eso porque hablo de ti como si fueras un ángel o algo así y yo les digo que tú eres mi ángel.

Aguanta ahí con tu madre. Sé que no es fácil para ti, pero solamente piensa en tus sueños, piensa lo genial que va a hacer cuando salga de aquí, me consiga un trabajo de verdad y nos asentemos en un lugar donde ninguno de los dos tenga que soportar ninguna mierda más.

Espero que te mejores pronto, porque el día de visitas es dentro de una semana y ojalá puedas venir. Tal vez ese trabajador social del que hablabas te pueda llevar. ¿Y puedes traer a Daniel, también? Me gustaría verlo. Me encantaría verlos a los dos.

 

Con amor,

Dio alias“Papito”

 

Patter- patter- boom. Patter-patter- boom. Se dibujó una sonrisa en el rostro de Dio mientras escuchaba el compás rítmico de una persona tocando un tambor en la bodega. Quien quiera que sea, es bueno, muy bueno. Dio quedó boquiabierto cuando dio vuelta a la esquina de la alacena y vio a Simón dando unos verdaderos y buenos golpes rítmicos a las cajas. Él se paralizó al ver a Dio.

“¡Maldita sea!” dijo Dio, sonriendo, “No sabía que eras baterista.”

Simón sonrió tímidamente. “Sólo lo hago cuando estoy aburrido.”

Dio arrebató la zanahoria de sus manos. “¿Hace cuanto tocas percusión?”

“Estuve en una banda cuando estaba en sexto grado. Era lo único que hacía bien.  La primera vez que conocí personas con las me gustaba estar.”

“Deberías de vivir de eso.”

Simón sonrió. “He pensado en eso. He soñado con eso, en realidad.”

“¿Por qué no lo haces?” lo digo en serio. En cuanto salgamos de aquí, te presentare a mi chica. Ella va a necesitar un baterista en su banda, estoy seguro.”

“¿De verdad?”

“En serio, hombre. Tú tienes habilidad.”

“¿Tú crees?”

“¿Hombre, crees que te lo diría si no fuera cierto?”

Luego una tristeza invadió los ojos de Simón. “Mis padres nunca lo permitirán.”

“¿A quién le importa lo que ellos piensen? ¿Cuándo es tu cumpleaños?

“En diciembre.”

“Vas a tener dieciocho el próximo mes de diciembre. Serás un adulto.

Entonces no podrán decirte que hacer.”

Simón sonrió. “Me gusta la manera en que piensas, Dio. Eres afortunado, sabes. Tienes tanto en tu vida.”

“Tú eres el que tiene dinero.”

“No hablo de eso. Estoy hablando de. . . es decir, mírate. Tienes la chica. Tienes confianza. Tienes huevos. Puedes hablar con cualquiera. Yo siempre he sido muy negro para los latinos y también muy latino para los negros. Nunca encajo.”

“Tú tienes lo tuyo, ese. Algo que aprendí fue que Dios nos hizo de la manera que se supone debemos de ser. Él no comete errores. Él te hizo mitad Mexicano, mitad negro por alguna razón. Tú tienes ese talento del tambor del lado negro, ¿Cierto?” Obtuviste el pelo ondulado por el lado latino. Tan pronto se te quiten los barros, tendrás a todas las mujeres detrás de ti”

Simón estaba de acuerdo y afirmó con la cabeza. Luego escapó del miedo que tenía y sus ojos se le iluminaron. “Tengo una idea, una manera de vengarnos de Grossaint.”

“¿Otra vez? ¿Qué?”

“Esto es lo que haremos, cuando él esté en la ducha y nadie más esté cerca, lo encerramos y untamos de jabón las agarraderas y el piso para que se resbale y caiga sobre su culo.”

Dio se reía hasta darse cuenta de que Simón estaba hablando en serio.

“¿Hombre ¿Porque siempre me necesitas para llevar a cabo tus planes? ¿Acaso tú no eras el que pensó en eso de la mierda de perro en el zapato.? ¿Por qué no lo haces alguna vez?”

Simón miró el piso, “Porque… tu eres mi carnal, ¿No es así? Además no soy muy bueno en llevar acabo cosas, tú sí.”

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Grossaint fue ganando terreno sobre él. Ellos iban cuello a cuello subiendo la cuerda. Dio ni siquiera podía oír todos los gritos y alborotos del escuadrón. Estaba tan concentrado, como en su propio mundo. Trató de  observar a Grossaint mientras él tocaba la parte superior de la cuerda, pero Grossaint ya estaba bajando de ella.

Las manos de Dio quemaban mientras se deslizaba por la cuerda y aterrizó fuertemente. El miró a Grossaint, quien estaba a unos pasos delante de él, y de ninguna maldita manera iba a permitir que lo venciera. Dio metió la segunda velocidad.

Estaban nuevamente a la par, sólo a cien metros de la meta, cuando Dio metió una tercera velocidad y venció a Grossaint por una nariz. Levantó las manos hacia el cielo y brincaba de arriba abajo.

Jackson no pudo evitar sonreír. “Tuvo problemas con ese obstáculo allá atrás ¿No es así. Radigez?”

“Señor, sí, señor,” Dio respondió, sin aliento.

“Bueno, a levantar esa pierna, como te lo he estado diciendo.”

“Señor, sí, señor, lo sé, señor.”

Grossaint miró como Jackson frotó a Dio en la cabeza.

“Buen trabajo,” agregó.

Dio miró a Grossaint. Parecía perdido y sólo.

Casi nadie le estaba prestando atención a él. Y por primera vez durante el tiempo que había estado en el campamento sintió pena por él. Dio se dirigió hacia él y le extendió la mano.

“Buen trabajo, Grossaint,” él dijo.

Pero Grossaint sólo lo miró y se alejó.

“Bueno, no me culpen,” dijo Grossaint, mientras se dirigía hacia la cabaña con Franklin y los chicos. Si le hubieran echado ganas hasta el final, no habríamos perdido. Mi padre siempre decía. “Tienes que ser el mejor. Este mundo no es para perdedores.”

“Amigo, yo si le eché ganas con el grupo. Tú fuiste el que dejó ganar al maldito espalda mojada de nuevo,” dijo Franklin.

“Sí, bueno, el hizo trampa de nuevo,” respondió Grossaint.

“Maricón,” dijo Franklin en voz baja.

Grossaint lo empujó contra la pared,  lo inmovilizó en el suelo y alzó su puño al aire.

“No soy un maldito maricón.”

Franklin tenía una cara de terror. “Amigo, solamente estaba bromeando, lo siento.”

Los muchachos tuvieron que quitarle a Grossaint de encima. Grossaint se veía aturdido al darse cuenta de lo que había hecho. Su puño temblaba. Lo bajó y soltó a Franklin. “Yo. . . yo no quise hacerlo.”

Pero  Franklin estaba muy ocupado secando la sangre de la nariz.

“¿Hermanos?” dijo Grossaint.

Franklin no podía mirarlo.

“Vamos, hombre. ¿Somos todavía hermanos, no es cierto?

“Eso no estuvo bien.”

“Amigo, vamos. Somos todavía hermanos. Di que aún somos hermanos. Vamos. . . yo sólo algunas, algunas, algunas veces me pasa y yo solamente. . .  algunas veces mi mente me dice que haga cosas y tengo que pelear, pelear muy duro para no hacerlas. ¿Sabes de lo que hablo?”

Franklin lo miró extrañamente cuando los ojos de Grossaint empezaron a tener un tick. Luego Grossaint empezó a pegarse en la cabeza muy duro. “Basta, basta, basta. Yo lo intento hombre. Hago mi mejor esfuerzo.” Sus ojos empezaron a ponérsele llorosos. “Pero, se pone muy intenso a veces, en mi cabeza, las cosas que me dice que haga. Algunas veces pienso que me voy a volver loco. ¿Entiendes lo que quiero decir? Tienes que entender. Somos hermanos todavía. ¿Cierto? ¿Cierto?”

“si. . . si,” dijo Franklin, aún mirado extrañamente a Grossaint.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

“¿Podemos mantener silencio aquí?” Preguntó Jackson a la multitud de visitantes.

Dio se mantuvo en la línea sólo. Todo el mundo tenía visitas excepto él; inclusive Simón tenía visita.

La madre de Simón se había presentado. Ella era una hermosa mujer latina, una de esas de la clase alta. Ella miró a los demás como diciendo que era demasiado buena para estar en la misma habitación respirando el mismo aire. Estaba vistiendo un traje lujoso de Chanel o Gucci, una de esas marcas fashion y su pelo daba la impresión de acabar de salir de uno de los salones de belleza más caros de la ciudad.

Ella probablemente era la persona más seria de toda la habitación. Dio no podía entender lo que estaba diciéndole a Simón, pero podía notar que a él no le gustaba. Cada vez que intentaba decir algo su madre lo interrumpía. Juró oír a Simón decir “¡No es justo!” pero no estaba muy seguro.

Grossaint se vio abrumado con todos sus hermanastros y hermanastras. Es lo que Louise hubiera llamado irónico. Dio pensó, porque ninguno era blanco. Los hermanastros y hermanastras de Grossaint eran negros y asiáticos y algunos inclusive con retraso mental. Hasta sus padrastros eras citadinos, no el tipo de padres que Dio imaginaba para Grossaint. Tuvo que reírse un poco mientras Grossaint intentaba alejar a esos chamaquitos lejos de él.

Pero, más que nada, Dio estaba triste porque Jennifer no había llegado tal como él se lo había pedido. Él sabía que ella no se sentía muy bien, pero él quería verla y ver a su pequeño hermano. Él esperaba que ella hubiera encontrado a alguien quien los trajera. No era posible que la carta le llegara tarde o algo así, o que se le enredaran las fechas de nuevo, no dos veces seguidas. Ella simplemente decidió no venir- eso tiene que haber sido. Louise siempre decía que hay que dar el beneficio de la duda. Bueno, Dio se estaba cansando de hacerlo, cansando de ser paciente con las personas. ¿Qué hay de él? ¿Qué hay de sus sentimientos?

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

“No entiendo a las mujeres,” dijo Dio a Louise. “En un momento están bien y al siguiente no lo están. Tú les dices que su vestido luce chido, y ellas se preguntan por qué no hiciste ningún comentario acerca de los zapatos.”

Louise se rió. “touché”, dijo, “Pero los hombres no son más fáciles de entender. Créeme.”

Pudo ver que Dio no estaba riendo, por lo que puso su mano sobre su hombro. “Tú tienes que entender de lo que está hecha la mujer. Ellas necesitan que las entiendan. Necesitan saber que están seguras. Esa es nuestra manera de ser. No se puede hacer nada. Nada nos hace sentir tan bien que el saber que nuestro hombre va a estar allí para nosotras no importa lo que pase, aún cuando no tenga ningún sentido.”

“¿Sí?”

“Si. Trata de ver el punto de vista de Jennifer. Ella acaba de salir del hospital. Está lidiando con su madre y todos los problemas que surgen en una relación de madre e hija. Ella recibió un tiro, y si eres honesto contigo mismo, tienes que asumir cierta responsabilidad.”

“Lo sé.” Admitió Dio.

“Así que ella probablemente este reevaluando su vida. Creo que la conexión es real, la que me dijiste tener con ella. Y estoy segura que ella la siente, también, pero ella va a cumplir dieciocho muy pronto y va a tener que tomar muchas decisiones a partir de ese momento en adelante.”

“Si, lo sé.”

Odiaba admitir que ella tenía razón, pero era cierto.

Él la quería demasiado y deseaba que ella sintiera las mismas cosas que él. Cuando ella no se presentaba o respondía una carta de inmediato, lo hacía cuestionarse si ella lo quería de la misma manera que él. Odiaba la idea de perderla. A él no le gustaba la idea de verla irse después de todo lo que han pasado en todos estos años.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Dio se acordó de aquella noche cuando hizo esa estúpida decisión que hizo girar todo. Estaba durmiendo pacíficamente en su habitación cuando escucho ese ¡TAK! ¡TAK! ¡TAK! Dio despertó del profundo sueño miró hacia la ventana y vio a Jennifer, tocando la ventana. Se levantó de un salto y la abrió.

“¿Qué pasa?” él preguntó.

Él tomó su mano y la ayudó a meterse. Se le había corrido el maquillaje y ella estaba llorando. No pudo hablar por lo menos durante diez minutos, él la brazo, sollozando. Pudo ver que ella tenía un ojo morado.

“¿Wiggie te hizo eso?”

“Le dije que ya había acabado. Que no podía hacerlo más. Que acababa de contactar a mis padres y estaba tratando le limpiar mi vida, y el. . . simplemente no le gusto lo que tenía que decir.”

Jennifer se había acercado a sus padres después de que Dio había insistido que ella tratara de darles otra oportunidad. La familia era importante y tal vez después de tantos años habían cambiado. Él tenía razón. Ellos le dieron la bienvenida a su casa con los brazos abiertos y lágrimas de felicidad. Fue bonito ver a Jennifer feliz de nuevo. Había logrado el primer paso para cambiar su vida. El sabía que no iban a permitir que ella regresara a vivir con ellos a menos de que se convirtiera en una fanática religiosa como ellos, pero por lo menos la dejaron entrar a la casa.

La rabia invadió a Dio. Estaba a punto de romper la puerta e ir tras de Wiggie cuando Jennifer le suplicó.

“No, por favor no. Quédate conmigo esta noche. Sólo abrázame.”

Eso sorprendió a Dio. Jennifer nunca fue una mujer del estilo necesitada. El amaba estar con ella y abrazarla, pero ella siempre era muy fría, al estilo de “No necesito a ningún hombre”. Así que supo que si ella pedía que la abrazara, tenía que ser algo muy serio. Tomó mucho tiempo calmarla. Él la abrazo toda la noche, pero su mente estaba en Wiggie y lo que iba a hacerle cuando lo encontrara.

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

“¡Hola! Hola, tierra llamando a Dio,” exclamo Louise, saludando a Dio en frente de su cara. “Dije que si, ¿Leíste algunos de los libros que te di?”

Los ojos de Dio se iluminaron. “Si, no son tan malos.”

“¿Viste? Te lo dije. ¿Cuál fue tu favorito?”

“Casi todos me gustaron. Yo escuché a Maya Angelous hablar en televisión una vez, y sentí como que si podía oírla hablar mientras yo estaba leyendo.”

Mientras Dio estaba limpiando la grasa de las parrillas, notó una sonrisa permanente en la cara de Louise.

“¿Por qué sonríes?” preguntó Dio.

Ella siguió trabajando. “No estoy sonriendo.”

“Si, lo estás. Estás sonriendo de oreja a oreja.”

“No lo estaba,” ella respondió, tratando de esconder su enorme sonrisa. Ella regresó a trabajar, pero no pudo evitarlo, tenía que decir algo. “Lo busqué ayer.”

“¿A quién?” Luego se le prendió el foco a Dio. “Aquel hombre. Aquel hombre que amabas.”

“Bueno, yo tenía curiosidad. Tú sabes, preguntándome cómo ha estado después de tantos años.”

“¿Cómo lo encontraste?”

“Digamos que sirve tener amigos que trabajan en la delegación.”

“¿Qué dijo?” ¿Qué dijo?”

Ella sonreía con tanta fuerza que parecía que se parecía que iba a explotar.

“El se comportó muy lindo. Como en los viejos tiempos. Hablamos, hablamos y hablamos. Duramos como dos horas en el teléfono.”

“¿Dos horas? Simón, ¿Ves? Ese es el hombre con el que tienes que estar, no con un pendejo.”

“Cuida tu lenguaje. No es ningún pendejo. Sólo… una persona muy difícil de tratar. Además Sam y yo solamente somos amigos. . .” dijo ella,  mirándolo a la distancia como soñando despierta. “Creo que es verdad, Dio. Algunas veces pareciera como si por primera vez en tu vida encontrarás a tu media naranja.”

Ella se río.

“Él quiere llevarme a un antro, La Suolsah o algo parecido.”

“¿La salsa? se donde queda. ¿Él va a llevarte a un club latino? ”

“Dice que se baila y cosas así. Yo sólo observaré. Suena emocionante. Él está divorciado, también. Digo yo no estoy divorciada. Pero tú sabes, él lo está. . . los dos estamos disponibles en este momento.”

Louise se perdió en sus pensamientos, se veía nerviosa. “Debería de cancelar. Es muy pronto. Y ni siquiera estoy oficialmente separada todavía.”

“¿Pero tú quieres ir, cierto?”

“No estoy lista. Y mi cabello. . . no tengo nada que ponerme. . . y mis dientes. Él nunca me había visto así de horrible. “¿Quién me querría?”

“No hables de esa manera. Pienso que eres hermosa.”

“No es cierto. Basta”

“Lo eres. Puedes arreglar tu cabello. Conozco una mujer en el centro que lo hace. Ella podría arreglarte muy bien. Sólo dile que eres mi amiga. No cobra caro tampoco. Y puedes adquirir un buen conjunto en Target o Savers o una tienda así. Probablemente te cueste como veinte dólares.”

Ella lo miró cariñosamente, luego colocando la mano en su boca comenzó a llorar. “¡Pero mis dientes!” exclamó.

Ella lloraba, y Dio no sabía qué hacer. Se acercó a ella y la dejó colocar la cabeza en su hombro. Él hizo que lo mirara.

“Tú eres hermosa, Louise. Si él no ve eso, entonces no vale la pena perder tu tiempo con él.”

Ella se rio a través de sus lágrimas, luego las seco. “yo no puedo hacer ninguno de esos bailes latinos.”

Dio encendió la radio en una estación de música en español.

“Te enseñaré. Sube tu brazo derecho y pon tu mano en mi hombro. Esto es merengue.”

Ella chocó y tropezó en los primeros pasos, pero luego empezó a agarrar el asunto.

“Mi madre no servía para muchas cosas, pero si me enseñó a bailar. Cuando era pequeño me enseñó todos los bailes tradicionales de México y los latinos.”

Louise sonrió. “Me gusta esto, es divertido. Han pasado años desde que bailé con un hombre.” Ella se rio nerviosamente. “Tú eres probablemente la primera persona con la que he compartido tiempo y no me ha preguntado como perdí los dientes.”

“Pensé que era mejor respetar. Eso es todo.”

“Bueno, fue muy dulce de tu parte.”

Ella hizo una pausa durante un momento, no estaba segura de como decir lo que necesitaba expresarle. “Desafortunadamente, no todos los hombres que han estado a mi alrededor han sido dulces conmigo. Mi falta de juicio ha sido terrible. Mi madre solía fregarme, por elegir todos esos perdedores y cosas así. Hombres usualmente hacían cosas horribles conmigo, cosas horribles,” dijo ella.

Dio supo lo que trababa de decirle, sin tener que hacerlo.

“¿Tu esposo hizo eso contigo?”

Ella trato de esconderlo con una risa. “Tú crees que una mujer con estudios universitarios tendría más sentido. Hazme un favor. Promete algo.”

“Claro, ¿Qué cosa?”

“Siempre trata a tu chica bien. ¿Me escuchaste?”

“Si, señora.”

“Y. . . dale otra oportunidad a tu madre.”

“¿Qué?”

“Todos cometemos errores, créeme Dio. Y algunas veces, bueno, los padres hacen lo mejor que ellos pueden. Algunas veces cometen errores; el Señor sabe que los he cometido. Sólo dale una última oportunidad. Ve lo que ella quiere. Si ella lo hace mal otra vez entonces tendrás todo el derecho de estar enfadado. ¿Harías eso por mí? ¿Lo harías?”

Dio no quería mirarla.

“¿Por favor?”

 

Capitulo 5

 

Querido Dio

 

No tengo una foto reciente, aquí hay una que es como de hace un año cuando tu y yo estábamos juntos. Yo creo que en este momento no me quieres ver. No me veo como antes. Estoy subiendo tanto de peso últimamente que tampoco me siento a como era. Estoy tratando de mantenerme de verdad que lo estoy intentando, pero a veces es demasiada la lucha. Lo que quiero decir es que siempre he sido una persona que siempre animaba el espíritu de todas las demás personas y ahora tengo que levantar el mío, no quiero que las personas me vean así.  Lo odio. Y  estoy enferma y cansada de mirar cara de lástima que me da la gente. Tratan de fingirlo, como si me viera normal, como si las cosas fueran como antes, y no lo son. Trato de que ellos no me vean lo triste que he estado. No quiero que ellos me vean así y me quita tanta energía el estar fingiendo, el forzar una sonrisa. Estoy cansada de los visitantes y también estoy cansada de que mi mamá traiga gente de la iglesia a la casa. Todo lo que hacen es decirme las mismas escrituras una y otra vez, acerca de los ´´tiempos finales´´ y de cómo las cosas serán mejor en ´´el reino de Dios´´.

Le dije a mi mama que yo quería estar solita, pero ella parece no estar escuchándome y yo no quiero ser grosera con ellos. Me siento que estoy atrapada en esta cama Dio. Me siento como en la pinta. Siento que a pesar de que físicamente podría levantarme e irme y yo sé que no podría, ya que emocionalmente estoy atrapada y quiero salir.

Quiero ser yo misma. Quiero cantar otra vez. He dejado de ver Entertainment Tonight Dio y tú sabes que es mi programa favorito ¿Y sabes por qué? Porque cada vez que lo miro y veo a una estrella allí y lo bien que lo están haciendo y tienen el cabello perfecto y la sonrisa perfecta y ellos están en la alfombra roja y que tienen algún álbum nuevo o nueva película que sale que no puedo dejar de pensar, ´´que esa pude haber sido yo´´. Y de verdad lo anhelo Dio. Yo quiero estar ahí y sé que puedo, pero me siento atrapada y ahora no sé cómo llegar ahí.

A veces me pregunto si me llegaré a sentirme mejor, si alguna vez volveré a donde estaba, Esa meta parece estar tan lejana. El trabajador social viene, su nombre es Ángel.  Él siempre me hace reír. Odio que tan pronto como se ha ido, una hora más tarde mi mamá hace algo que realmente me molesta o simplemente me da esta inmensa ola de dudas que me golpea como una espesa nube y yo estoy de vuelta a donde estaba.  Odio ser levantada y luego entonces que me dejen caer y se necesita tanto esfuerzo para estarme levantado de nuevo y ¿Para que? ¿Para qué me vuelvan dejar caer?. Así es como me siento.

Sabías que hoy el día del aniversario de la muerte de Marvin Gayes, el día de los inocentes. ¿Sabías eso? Lo vi en las noticias. Estoy tan agradecida de que me lo presentaras.  Últimamente he estado leyendo acerca de  él. Dejó una gran marca y se sentía triste todo el tiempo. Me pregunto si él sabía que era una leyenda o si sabía del gran impacto que había causado. Es curioso a veces que las personas no te aprecien hasta que uno no está. Me pregunto si ellos me seguirán apreciando cuando yo no esté.

Yo sólo sé que no quiero irme de esta tierra sin haber dejado una marca. Tengo tanto que contar Dio. Tengo tanto para  decir. Quiero gritarlo, pero a veces es tan difícil y sientes que nunca vas a llegar ahí.

Perdóname. No quiero deprimirte. Pero es que sólo a ti te puedo contar este tipo de cosas. Sólo contigo puedo ser yo todo el tiempo. No tengo que ser perfecta contigo, no tengo que estar de ánimo contigo, puedo ser real, puedo ser yo.

Gracias

Con amor, Jennifer

 

El odiaba escuchar que Jennifer estaba deprimida. Ella estaba en lo cierto, no era como ella. Debían ser los medicamentos que afectaban su humor. Él quería estar allí, en ese momento sólo para abrazarla y decirle que todo iba a estar bien. Quería contarle todas las cosas  emocionantes que le estaban ocurriendo, todos los cambios que le estaban pasando en el campamento. Estaba a tan sólo unos cuantos meses de graduarse y que el Oficial Jackson incluso le había dado la responsabilidad de la lavandería, cualquier otra persona fuera del campamento podría considerarlo como una tarea, pero todo el mundo en el campamento sabía que yo era el privilegiado. Él eligió a Dio entre toda la plantilla porque decía que ´´necesitaba alguien responsable.´´ A Dio nunca le habían encargado nada antes y ahora estaba en la nube de control supervisando a todos en la lavandería.

Algo se le ocurrió a Dio. . .Grossaint. Algo le preocupaba sobre Grossaint y no sabía exactamente que era. Es cierto,  tenía que supervisarlo y él no parecía estar contento últimamente. Parecía estar muy tranquilo y evitando el contacto visual con Dio, pero siempre molestando a Simón cuando tenía oportunidad.

Dio no podía estar siempre ahí para proteger a Simón, eso lo sabía a ciencia cierta. Y Simón comenzaba a tener cojones. Sin embargo Simón siempre seguía a Dio por donde fuera. Era como una versión pequeña de Dio, en realidad. Imitaba todo lo que Dio hacia, las cosas que decía hasta la forma de caminar. Era como aquel pequeño perro, que ladraba a todos los perros grandes, pero sólo si su dueño estaba cerca, de otra manera Simón era inofensivo.

A Dio no le importaba dar la cara por Simón, pero él sabía que Simón debía de aprender cosas por sí mismo. Tan sólo en unos meses ellos se iban a graduar y ellos tal vez no se iban a volver a ver de nuevo, ¿Entonces que iba a hacer Simón?

Dio se quedó viendo fijamente durante horas. a la foto que ella le había enviado Frotó su pulgar sobre la foto, la beso, se imaginó en un millón de escenarios. Ellos hacían una muy linda pareja, todo el mundo siempre se los decía. Ellos eran como dos chicharos en una vaina; siempre inseparables,  y se le rompía el corazón al estar lejos de ella durante tanto tiempo.

 

Querida Jennifer.

 

Nena no dejes que el mundo te deprima, ¿Está bien? Tú necesitas saber quién eres adentro. Yo sé. Yo sé. Sé que vas a ser la cantante más grande que haya existido. Yo se que vas a ser enorme. Yo se que tienes más talento en tu dedo meñique que la mayoría de esas estrellas tienen en su cuerpo entero.

Todo eso, de todas formas no es real. Eso es solamente humo y espejos. Eso es sólo maquillaje y la iluminación, pistas sobre producidas, sintetizadores y mierda. Eso es lo que es. Sin sus ritmos profesionales ni producción suenan como mierda. Y tú eres real. Es por eso que tú vas a hacer grande. Tú tienes corazón y las personas lo van a sentir. Ellos lo sentirán de la forma en que yo lo siento. Como yo siempre lo he sentido.

Nunca hables a cerca de morirte. Si algo llegara a pasarte no sé lo que haría. Haría algo de Romeo & Julieta que se. No podría soportar pensar en lo que sería estar sin ti alrededor. Nosotros estamos destinados a estar juntos nena. Mejor que Romeo & Julieta. Mejor que cualquiera de esos chicos. Te amo. Y tan pronto salga de aquí voy a comprar el ramos de flores más grande y te llevo dulces y también te llevaré de compras y toda esa mierda. No sé cómo, aunque tenga que trabajar en el maldito McMierda noche y día, estoy transformando nuestras dos vidas. No dejes que nadie te haga sentir mal, porque tú eres mi inspiración. Tú eres mi amor.

Tú me levantas sin ni siquiera intentar. Yo sólo pienso en tu sonrisa y por Dios chica que solamente eso me ilumina. Nadie hace eso que tú haces por mí. Nadie.

Tu vas a dejar tu marca al igual que hizo Marvin Gaye. Tú vas hacer mucho más grande que él. Yo lo sé.

Sólo tienes que aguantar Nena. Estaré de vuelta mucho antes de que te des cuenta. Y sigue escribiendo tanto como puedas porque tú me animas. Todo el tiempo que llega una carta de ti, eso mejora mi día. Los compañeros saben cuando me escribes porque tengo una sonrisa permanente en mi cara durante todo el día. Carajos no puedo esperar más para verte.

Yo te amo nena. Te extraño.

 

Con amor

Dio

 

Simón y Dio pasaban la mayoría de su tiempo libre hablando acerca de música, del sueño de Simón acerca de convertirse en baterista de alguna estrella de Rock, como el ha soñado estar en un video de MTV sólo para que sus padres lo puedan ver. Simón  sacaba un ritmo chingón mientras Dio rapeaba al estilo freestyle, usualmente algo divertido para carcajearse los dos.

“Mis hermanastros se pondrían tan celosos si yo saliera a MTV”, Simón decía, con sus ojos mirando hacia al techo. “Hombre, puedo ver sus caras te lo juro. Marca mis palabras, Dio, yo seré famoso algún día. Un día yo seré tan grande, que nadie podrá olvidarme. Seré tan grande, que mis padres no se volverán a meterse conmigo´´.

“Discúlpe”, Dijo Dio, imitando una voz nasal. “Discúlpe, Me gustaría hablar con el señor Danny Simón,  por favor.”

“Lo siento” Simón dijo, fingiendo que era una secretaria “El señor Simón no está disponible en este momento. ¿Podría tomar su mensaje?

´´Habla su padre´´.

“El Señor Simón dice que le encantaría poder hablar con usted, pero en este momento el se encuentra muy  ocupado en la fiesta con Oprah y Donald Trump  y las rameras del video de P. Diddy.”

Ellos se carcajearon.

“¿Eso es lo que quieres? Estar ocupado para tus padres?”

“Así aprenderán, ¿No lo crees?

Dio encogió sus hombros. “Yo supongo que sí. Pero algún día tu vas a heredar todo ese dinero, hombre.”

“A quien le importa ese maldito dinero, hombre?” Dijo Simón

“Yo prefiero estar en las calles que aceptar eso, si eso me hace la clase de personas que son mis padres: denigrando a la gente, nunca regresar a casa de noche, siempre en la oficina. Yo no quiero nada que tenga que ver con eso. Al menos tu mamá te quiere. La única vez que alguien fue bueno conmigo, fue porque creyeron que yo tenía dinero.”

“No, hombre. Yo no soy así. Me importa una chingada lo de tu dinero.”

Dio pensó un momento. Tal vez Simón no lo tenía fácil después de todo, siempre teniendo gente como el sólo por lo que el tenía.

Dio sabía lo que era tener cosas buenas. El dinero de las drogas le había dado cosas buenas a él y a su familia, pero él no podía dejar de olvidar todos los pedinches que se le acercaba a cada rato cuando tenía dinero. Nunca se sintió real. La únicas personas que siempre lo trataban igual eran Jennifer, su hermano menor y por  supuesto que Spooky, quien tenía más dinero que él.

No tenía sentido, nada. ¿Porque había alguien como Simón en el campamento? ¿Qué fue lo que él pudo haber hecho?

“¡Hey, hombre mira!” Grossaint dijo, mostrandole a Franklin y a sus compinches una carta. Coffee estaba acurrucado justo a su lado.

Dio les echó una mirada como si no les importara. Él se preguntaba ¿del porque estaban tan entusiasmados?

“¡Michael encontró a mis hermanas, Joy y Raquel! Todavía no ha encontrado a Terry aún, pero. . .” Grossaint decía, probablemente el día en que Dio lo había visto de lo más feliz.

“¿De verdad?” Le dijo Franklin

“Si, hombre. Tan pronto me vaya de aquí, todos nos vamos a reunir”

“Amigo, eso es genial´´ Franklin le dijo triste.´´ Eres afortunado, estoy muy feliz por ti”

De repente él empezó a llorar, llorando de verdad. Dio se preguntaba por qué. Él nunca se había tomado el tiempo de conocer a Franklin.

¿Por qué lo haría? Franklin no quería saber nada de él. Lo único que pudo reconstruir a partir pequeños pedazos de conversación que había oído, fue que de alguna manera, el único hermano de Franklin había sido asesinado a golpes brutales por su padre en un ataque de rabia mientras había estado drogado.

“No es correcto lo que los padres le hacen a los niños” dijo Grossaint.

“Y el gobierno no hizo nada al respecto. Ellos separan buenas familias sólo porque los padres toman un poquito, o sólo porque estos podrían ser un poco pobres. Pero nunca lo van hacer con una familia de dinero.”

Eso era un lado de Grossaint que Dio nunca había visto antes, sentimientos y compasión. Él de verdad que se interesaba por la gente. Dio a menudo se preguntaba qué hubiera pasado si fueran blancos o si Grossaint fuera Mexicano, tal vez hubiesen sido amigos.

Franklin empezaba a llorar como loco.

“Está bien amigo. Vas a estar bien, hombre” Dijo Grossaint, calmando a su amigo. “Oye, tú me puedes buscar en cualquier momento cuando salgamos de aquí, ¿me escuchas? En cualquier momento. Yo quiero que conozcas a todo el mundo.”

Grossaint notó que Dio lo estaba observando por lo que le echó una mirada.

 

:::::::::::::::::::::::::::::::

 

“¿Terminaste todo el trabajo?” Jackson le pregunta a Dio.

“Señor sí, señor. Acabo de terminar la ultima bolsa de ropa.”

´´Bien, bien. ¿Cómo le está yendo a tu chica?

“Señor, ella está bien, señor.” Le respondió Dio. “Un poquito deprimida por los medicamentos y esas cosas.”

“Si, eso pasa.”

Dio sintió que algo le estaba molestando a Jackson y el no parecía saber como decirlo.

“¿Qué vas hacer cuando salgas de aquí? Le pregunta Jackson.”

“Señor, buscar trabajo, supongo, señor. Proveer para mi amor.”

“Eso es bueno. ¿En qué tipo de trabajo estas pensando?”

”Señor, la verdad es que no estoy seguro, señor. Cualquier cosa para iniciar. He estado hablando con Louise acerca de hacer algo relacionado con arte.”

“¿Arte? ¿Tú crees que puedes sobrevivir haciendo arte?´´

“Señor, no lo sé, señor. Es sólo una idea, señor.”

´´Bueno, si quieres convertirte en un artista´´

Aquí viene el sermón.

Dio quería echarle una mirada al oficial.  Jackson siempre le aconsejaba, lo que pasa es que él no era muy bueno dando consejos.

“Tienes que estar seguro de poder proveer de algo tangible para tu chica y para ti. Tienes que asegurarte de pasar suficiente tiempo con ella. Las mujeres necesitan de estas cosas. Sólo asegúrate de abrazarla y decirle que la amas todos los días.  Ellas empiezan a circunscritar hacer de estas cosas. ¿Qué es circunscristar, aprendiz?

“Señor, como, alejarse, extraviarse o quitarse o algo por el estilo, señor.”

“Es correcto.”

“Señor. ¿Es lo que le ocurrió, señor? ¿Su esposa. . .?”

“¿Mi esposa? ¿Cuál de todas?” Se rió. “Ahora, esto no tiene nada que ver conmigo. Yo simplemente te estoy contando de. . . Yo he visto que estas cosas pasan. ¿Escuchaste?”

“Señor, sí, señor”

Dios, deseaba poder salir de ahí.

Éste sermón duraba para siempre.

“Ahora bien, si ese es tu sueño de ir y ser en un artista, deberías de hacerlo. Eso es tu sueño; ve a buscarlo y no permitas que nadie te detenga. Solo asegúrate de tener una educación que te respalde. Es todo lo que te digo. Yo traté de decirle eso a mi hijo.”

“Señor, ¿su hijo?, señor”

“Sip”

“Señor, ¿y el no escucho?, señor”

“Bueno, el empezó a hacerlo, pero a veces las cosas no funcionan exactamente como nosotros quisiéramos.”

“Señor, sí, señor”

“Él siempre fue un chico cabeza dura. Siempre tuvo su mente en las nubes. Supongo que eso lo hace feliz, no hay nada de malo con eso. Pero sólo se tiene una oportunidad en esta vida; porqué no vivir la vida que queremos.”

“Señor, sí, señor. ¿Qué hace él ahora, señor?”

“Él no hace nada. Él está muerto”

Dio sintió como si lo hubieran golpeado un camión. Él no tenía ni idea.

“¿Señor, porque él. . .? ¿Cómo fue que murió, señor?”

“Él. . .  eso no es de tu incumbencia. Tú simplemente haz lo que estabas haciendo.”

“Señor, sí, señor”

Dio observó como Jackson salía del cuarto de lavandería. Él siempre lo había visto como un hombre seguro, pero al verlo ahí…. Se veía como un hombre perdido y solo.

Dio se preguntaba lo que el Oficial Jackson hacía por las noches. ¿Llegaba a casa para que lo recibiera quién? ¿Cómo era él fuera del trabajo? ¿Será que el tenía una dama o estaba en su casa solo la mayoría de las noches viendo televisión y comiendo comida china?

Dio odiaba tener pensamientos como esos. Odiaba pensar en que eso le pudiera pasar algún día. Odiaba estar solo, siempre fue así.

Era un poco extraño: unos meses atrás, Dio no soportaba a nadie en el campamento y ahora todo el mundo le parecía familia.  Louise era como su madre o su tía o algo por el estilo. Simón era como un hermano pequeño y el resto de los muchachos del campamento como sus primos. Hasta el Oficial Jackson era como su padre.

Dio pensó acerca de la promesa que le hizo a Louise. De darle una oportunidad a su madre, parecía estúpido. Él amaba a su madre. De eso no había duda alguna, pero ella le había hecho tanto daño y cosas tan horribles cuando era tan solo un niño, que ya no sabía cómo perdonarla más.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Grossaint parecía que tenía ganas de llorar. Todo el mundo tenía ganas en realidad, hasta todo el equipo se paro enfrente a la puerta principal a mirar el cuerpo muerto de la Coffee. De alguna manera ella había salido y había sido atropellada por un coche.

Dio odiaba ese pequeño perro malcriado, pero una parte de él también la quería. Era triste, realmente triste.

“Bueno, nosotros tenemos que quitarla del camino,” dijo Jackson.

“Señor, recluta Grossaint pide permiso para poder hablar, señor”

“Adelante”

“Señor, ¿Cómo fue que ella se salió?, señor. Nosotros ponemos doble seguro al portón todo el tiempo.”

“Bueno, alguien no fue tan precavido, eso es seguro. A veces estas cosas pasan, Grossaint. Cosas pasan. Vamos, ahora; ayúdenme, Simón, Franklin, vamos.”

Todos se pusieron guantes de plástico y la levantaron. Grossaint se veía afectado.

“Lamento lo de Coffee,” dijo Franklin.

“Éste tipo de mierdas pasan,” Dijo Simón. “A veces, mierdas pasan.”

Grossaint lo miró sospechosamente.

“Cierto, Grossaint?” añadió Simón.

 

Querido Dio

 

Muchísimas gracias por tu carta y las flores que me mandaste de Vegas Flores Express. ¿Cómo le hiciste? En realidad me levantó el ánimo. Significa un mundo para mí. Tu siempre sabes que decirme para  animarme. Y hablaste desde tu corazón. De verdad que lo demostraste en tu escritura.

 

Dio olió la carta; radiaba una esencia. Él la mantuvo cerca de él, como si hubiera sido ella a quien estaba sosteniendo, mientras él se ocultaba bajo sus sábana con una linterna.

 

Perdóname por haber tardado tanto en responderte, muchas cosas han sucedido aquí. Sólo recuerda que yo también creo en ti Dio.

Yo sé que algo bueno nos va a pasar a los dos.

Me siento mucho mejor ahora. Aún sigo subida de peso pero ya he estado fuera. Ángel me llevó al parque y lo necesitaba demasiado. Me sentí tan libre. Él incluso habló con mi madre, quien ha estado totalmente preocupada y le dijo lo muy importante que es para mí el poder salir e iniciar mi vida normal de nuevo. Alguien necesitaba hablar con ella. Gracias a Dios él lo hizo.

Bueno, fui al parque y simplemente me quede sentada junto a la laguna y no me preocupe por todos los mosquitos ni cosas de esas. Yo simplemente respire el aire y sentí los rayos del sol y sentí como si fuera algo mágico. Me sentí viva de nuevo. Ángel incluso me convenció de tocar un poco la guitarra.

Música, necesito música, es como aire para mí. Es como un alivio para mi alma cuando canto. Es como un regalo de Dios para mí. Es así como sigo pensando, y eso dice Ángel, “un regalo de Dios y yo tengo que regresarlo al mundo.”

La próxima semana voy a empezar a ir a la escuela de nuevo. Va a ser tan extraño. Yo se que las personas van a hablar detrás de mis espaldas pero ya no me importa. Sólo me voy a enfocar en los trabajos de la escuela y de volver bien a casa y no me voy a dejar cautivar con todo esa mierda de la popularidad. Ya lo superé.

Ah y quería dejarte saber que a Daniel le está yendo muy bien. Viene a nuestra casa todos los días justo después de las clases y mi madre lo hace sentarse para que haga su tarea. En realidad está obteniendo sólo 10’s Dio. De hecho un montón. Tú estarías tan orgulloso de él y además es muy orgullo, lo puedo notar. De hecho actúa todo mamón cuando Desiree no lo hace bien, él le dice,  “No tontita, tú deberías hacerlo de este modo o así” cuando se equivoca. Tú sabes que ellos se ven muy bonitos juntos. Ellos son en realidad muy buenos amigos. Como tú y yo cuando estábamos en la secundaria. Fue como un deja vu.

Y yo se que a ti no te gusta que te hable acerca de tu madre, pero sin embargo déjame decirte que Daniel dice que ella ha estado muy bien. Ella no ha estado tomando  del todo, vino a la casa el otro día. Ella estaba un poco tímida y avergonzada. Fue la primera vez que ella y mi madre hablan desde lo ocurrido. Y ella se veía tan bien Dio. Ella realmente está saliendo adelante sola.

No voy a darte lata. Lo único que no entiendo es porque no la has podido perdonar. Perdónala. Ella está tratando de cambiar. Lo puedo ver en sus ojos Dio. Ella te extraña y se siente herida cuando tú no quieres saber nada con ella. Me lastima el corazón de escuchar que tú de verdad tiraste la carta que ella escribió para ti. Tú deberías de darle una segunda oportunidad. Ella de verdad que te ama. Sólo piénsalo, ¿Te parece?

Bueno  de todas formas, cuéntame del campamento. ¿Qué haces en todo el día?

 

Love,

Jennifer

 

Querida Jennifer

 

Demonios Chica. Te tomó mucho tiempo volver a escribirme. Hey antes de que lo olvide, Feliz Cumpleaños, yo se que tu cumpleaños está cerca. No puedo exactamente salir y comprarte algo mientras estoy aquí, pero yo se que estaré contigo en espíritu. Y no te preocupes acerca de animarte, para eso estoy yo, ¿cierto?

¿Daniel está sacando 10´s? ¿Me estás bromeando? Lo único que quiero es que el crezca y sea alguien mucho mejor de lo que yo fui. Él es verdaderamente listo. Yo creo que es mucho más listo que yo y el no tiene que preocuparse sobre ninguna discapacidad de aprendizaje ni nada. Eso es lo que decían que yo tenía, A.D.D. Pero Daniel puede ser un doctor o un abogado o algo grande como eso.

Tal vez un executivo de una corporación, ¿Quién sabe? El cielo es el límite para ese gue.

Me alegro de saber que volviste a la escuela de nuevo. ¿Es tú ultimo año cierto?

De forma que posiblemente te gradúes cuando yo también lo esté haciendo de recluta del campamento.

Desearía que dejaras todo ese asunto acerca de mi madre. Estoy cansado de hablar de eso y yo por mi cuenta ya tome una decisión. Ella debió haber pensado en esa mierda antes de haberlo hecho. ¿Qué clase de madre te dice cuando en ese tiempo era un chavalillo que tu eres un perdedor y que sólo serás un pordiosero en la calle cuando tú solamente tienes 13 años? Qué clase de madre te golpea y te echa en cara las cosas que tú sabes que no puedes hacer nada al respecto. Te diré, si ella fuera un hombre yo le hubiera pateado el trasero desde hace mucho tiempo.

Dice Louise, que yo tengo mucha rabia dentro de mí. Obvio, no mames. Tengo razones. Pero cada vez que me encabrono sobre algo, aprendo también a como trabajar en ello. Tú sabes. Yo dejo salir el vapor cada vez que nos hacen burpis y ejercicios así. ¿Sabes que Jennifer? Yo puedo hacer cien lagartijas sin parar. No son lagartijas de niña. Cuando yo llegué aquí apenas podía hacer dos. Pero el Oficial Jackson nos motivaba a todos nosotros, cada vez que yo pensaba que no podía hacer una más él siempre decía, es 90% mental y 10% físico. Yo creo que es verdad.  Pienso que hay un montón de cosas que la gente cree que no  puede hacer y que ellos no solamente piensan que no pueden si no que no lo hacen.

Estoy aprendiendo mucho aquí. Tú estarías muy orgullosa de mí. Estoy trabajando duro y no quiero sonar como que amo este lugar o nada por el estilo. Voy hacer el primer hijo de perra que salga corriendo por la puerta cuando me gradué, créeme. Aunque sólo estoy diciendo que algunas personas de aquí no son tan malas como yo pensé así como cuando recién llegue.

La única persona que no ha cambiado es Grossaint. Él es un nazi hijo de perra. Está loco. Lo que quiero decir es que yo creo que él de verdad podría estar loco.

Louise dice que todo ocurre para un bien. ¿Crees que sea cierto? Mirando atrás, posiblemente sea verdad. Me gusta en quien me he convertido Jennifer. Me caigo bien y ahora veo que hay muchas y oportunidades diferentes allá afuera para mi, si trabajo duro.

Veremos cómo nos va. Todo el mundo comienza vistiendo de negro, ves? Ellos acaban de ponernos rayas y el último nivel es blanco. Lo que significa que estamos casi listos para graduarnos.

Hasta Simón está cambiando. Tendrías que verlo ahora. Él esta engruesando. No son músculos grandes como los míos, pero al menos obtuvo un poco más de carne en sus huesos. Él es como un pequeño yo. No deja que ni la mierda lo moleste. Yo le dije a él desde el inicio “si ellos te joden, hay que joderlos más de regreso.” Es cierto y él lo tomó en serio.

Te extraño nena.

 

Con amor,

Dio

 

P.D: Quien es este tal Ángel, del cual me sigues hablando? Estos tontos me siguen molestando, diciéndome que él es tu nuevo sancho. ¿Pero verdad que él es homosexual? ¿Por qué con un nombre como Ángel? Yo le dije a estos babosos que son unos estúpidos. Además yo se que tu no me harías algo así. Tú sabes que nosotros estaremos juntos para siempre. Como tú dices, “los amores de verdad duran para siempre,” ¿cierto?

 

Las cosas ese día estaban yendo demasiado bien para él. De hecho la gran parte de la semana estuvo bien. A él se le acreditaba más y más responsabilidad y hasta le estaba yendo bien en la escuela. Dio figuraba, que en un par de meses estarían en el ultimo nivel de reclutas del campamento y ya no podía esperar más. Todos los días se acercaba más y más y comenzaba a mirar su vida para bien.  Él estaba pensando en algunas de las decisiones que en el pasado tuvo que tomar. Las cosas que él fue aprendiendo le hacían eco en su mente una y otra vez.

Jackson nunca le gustaban las excusas, ni las de él, ni las de nadie. Dio sabía que no podía hacer más excusas para tomar sus decisiones. Sabía que aunque había crecido en un barrio bajo de la cuidad, con una mierda de madre y un terrible sistema escolar, no era excusa para poder levantarse el mismo por su propio esfuerzo y hacer lo mejor.

Jackson estaba muy orgulloso de él; eso era obvio. Y por supuesto que él trato de esconderlo. No es el tipo de persona que halagaba a otras personas ni mostraba algún tipo de afecto, pero Dio no podía dejar de ver a través de todo eso.

Él podía ver el brillo en el ojo de Jackson, cuando Dio hacía bien el campo de obstáculos o cuando lideró el equipo en las asignaciones. Podía ver una pequeña sonrisa que trataba de esconder, cada vez que escuchaba a Dio repetir algo que él le había enseñado. Dio sabía que no podía estar más orgulloso.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Jackson paseaba por la base ese día como lo hacia todos los días a la misma hora de siempre para vigilar a los escuadrones. El último nivel de equipo o lo que quedaban de ellos, lo estaban haciendo bien y sólo esperaba que continuaran así una vez que salieran de ahí. Una de las cosas que el odiaba era el pensar haber hecho todo este trabajo de convertir a éstos jóvenes en algo especial, para que todo lo desperdiciaran. Él pasó por las chozas, miró el equipo de Dio en el cuarto de la lavandería, luego caminó dobló la esquina y lo encontró. . . Grossaint.

En primera instancia no pensó que hubiese nada extraño. Grossaint estaba justo al lado de la basura con un par de sus amigos y parecía que sólo estaban tirando basura. Pero entonces escuchó un sonido distintivo, ese sonido Jackson lo conocía sólo en su memoria, ese sonido de cuando un niño no quiere que se den cuenta de que ha estado llorando. Jackson cerró sus ojos y se concentro en su objetivo. Marcho hacia Grossaint, quien inmediatamente estaba atento.

“Señor, con su permiso, señor.”

“No, no te muevas”

Jackson lo examino; sus ojos estaban todavía hinchados y su nariz todavía escurriéndose.

“Que es lo que pasa contigo, Grossaint?”

“Señor, nada, Señor”

“Cuéntame”

“Señor, no es gran cosa. Es que. . . el recluta Grossaint no quiere decir, señor. Él no quiere que se meta en un problema, señor” Grossaint dijo, esperando que la cebolla que sostenía en su mano no se notara. “Es amigo del recluta Grossaint.”

Jackson se movió hacia la cara de Grossaint y le gritó.

“¿No te quieres meter en problemas? Entonces dime, Grossaint.”

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Dio sonrió cuando vio que Jackson se acercó. Él sabía que él debía de estar orgulloso de todo el trabajo que aquel día habían hecho y seguramente los iban hasta dejar salir temprano.

El cuerpo de Dio estaba adolorido. Había estado levantando bolsas y bolsas de ropa para lavar todo el día con Simón y el resto del equipo e incluso era bienvenido un descanso. Pero la sonrisa de Dio se le desvaneció.

Jackson se estaba moviendo como una locomotora y el tenía agarrado a Grossaint por el cuello, llevándolo hacia Dio. Ellos eran seguidos por dos oficiales. Algo estaba mal, muy mal.

Se detuvieron enfrente de Dio.

“Señor, practicante Rodríguez requiere de permiso para—”

“Cállate, Radigez”, mandó. “Muéstrame donde está, Grossaint.”

El soltó a Grossaint y se fue directamente detrás de Dio, a donde estaba una de las lavadoras grandes. Él empezó a empujar la lavadora hacia atrás.

¿Qué es lo que está pasando? Se preguntaba Dio.

Y luego el vio, ahí estaba, claro como el día, un hoyo gigante en la pared directamente detrás de la lavadora. No era el hueco pequeño que él había hecho accidentalmente cuando le enseñaba a pelear a Simón, sino un agujero lo suficientemente grande para arrastrarse afuera de las rejas de dónde los tenían limitados. Se quedó boquiabierto. Él sabía exactamente como se veía.

“Señor, yo—“

“¿Hiciste esto Radigez? ¿Lo hiciste?”

´´Señor, el recluta Rodríguez. . . si, pero no, no—”

Simón trato de ponerse en frente de Dio. “Señor, no es su—”

“Cállate, Simón. Radigez, usted hizo esto o no?”

´´Señor, no, señor. Así no señor´´

Jackson se paró en frente de Dio, nariz con nariz y le dijo en voz baja, “Ahora, te voy a preguntar de nuevo, ¿tú hiciste eso?´´

“Señor, yo… yo… señor, no, señor.”  Dio tartamudeo.

“Señor, si el lo hizo, señor” Grossaint respondió. “Yo lo vi.”

“Señor, y también el practicante Franklin, señor.” Franklin añadió. Uno por uno todos dijeron, “Señor, yo también, señor.”

Dio sintió que su mundo se derrumbaba sobre él.

“Cual es la decima regla general, Radigez?”

“Señor, yo no tengo nada que ver con. . .”

“Cállate, Radigez. Yo no hablo con mentirosos. Llévenselo.”

Los oficiales agarraron a Dio y de un tirón se lo llevaron.

“¡Señor, no fui yo! ¡No fui yo, señor!”

Jackson simplemente sacudió su cabeza con incredulidad. “Les das la mano. . .” fue todo lo que dijo.

Los ojos de Dio vieron los de Simón. Se veía como un cachorro perdido, mientras que Grossaint y sus amigos lo circulaban como zopilotes, listos para devorar a su presa.

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Como si una semana en el agujero no fuera suficientemente malo, lo que lo hizo todavía muchísimo peor, fue cuando Dio salió, pues lo despojaron de su atuendo de rayas y le pusieron de nuevo la ropa oscura, en el primer nivel.

Le quitaron la mayoría de sus objetos personales y lo movieron a una tienda con los del equipo de principiantes. Todo el mundo lo miraba. Ellos sabían lo que había sucedido.

Y él había estado tan cerca de graduarse. . .

Dio no sabía cómo iba ser capaz de hacer todo otra vez. No era más el líder de un grupo. Se sentía como lodo, como el de los cerdos. No se sentía como si lo admiraban de nuevo. Se sentía como si apenas estuviera vivo. Sus ojos le quemaban con sólo pensar de que no sería posible ver a Jennifer en ningún momento cercano del futuro.

Era un día muy caliente de verano, quemaba afuera, pero Dio se estremeció. El se sentía frio por dentro, frio y solo, el mismo se mecía en su litera y lloraba. Al principio el lloraba tan callado como podía, pero luego no pudo ayudarse a sí mismo; las lagrimas salían por si solas de forma incontrolada y también lo hicieron sus sollozos.

El trató de ignorar todos los comentarios de ´´cállate´´ de los nuevos reclutas.

El se sentía sin fuerza. No lo pudo evitar, él deseaba que Jennifer estuviera ahí; ahora él quería que ella lo sostuviera. El deseaba oír de nuevo su voz, de volver a verla, para que ella lo alentara y que le dijera que todo iba a estar bien y que él podía superar todo esto.

El sabía que no había hecho nada malo, pero no podía evitar sentirse como un fracaso total. Lo que mantenía inquieta su mente de alguna manera es que no estaba siendo un buen ejemplo para su hermano pequeño, incluso su hermano se avergonzaría de él. Tenía tantos planes, tantas cosas que el quería hacer tan pronto el saliera de ahí y ahora. . .

Dio estaba preocupado por Simón. Se preguntaba como Simón le iba hacer para poder estar sin él alrededor y sabía que Grossaint tomaría ventaja de esto.

Dio no iba a estar ahí para protegerlo. Ellos no dudarían en molestarlo, hacerlo pedazos hasta que estuviese completamente indefenso y se alegrarían de cada momento.

Podría sentir la inseguridad que se venía sobre él, como una niebla densa, negra y  venenosa, como el humo de una camioneta y vieja.  Tal vez ellos tenían razón. Tal vez el siempre sería un perdedor.

Tal vez sus grandes sueños y planes nunca se van a realizarían. Tal vez no tenía nada.

Encima de todo eso, habían pasado semanas desde que había escuchado de Jennifer. Se preguntaba que era tan importante que duraba tanto en responderle. ¿Acaso ella no sabía de que el la necesitaba? Se resistía de escribirle de nuevo. Él no quería verse tan desesperado, pero desesperado era exactamente como se sentía. Una carta de ella era bienvenida y era lo que necesitaba.

¿Acaso ella no se acuerda todo lo que el había hecho por ella?

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Después que Jennifer fue con él y traía un ojo morado, no se pudo controlar. Se quedo con ella esa noche, pero el día siguiente, después de que Spooky escuchó lo que había pasado, hizo que Dio se irritara más y antes de que se diera cuenta, toda su pandilla estaba buscando a Wiggie.

¡Wham! Dio aventó a Wiggie contra el ventanal del restaurante y empezó a golpearlo. Era una delgada basura blanca; un hombre blanco como cuarentón, de cabello café y ahora con la nariz y su boca sangrando.

Sus títeres— Quienes Dio les llamaba Acné a un chico en sus veintes, quien tenía marcada su cara con las cicatrices de acné y el Güero Sucio, quien parecía una bola de manteca sucia de rancho—tenían sus manos ocupadas peleando con Spooky y los carnales de Dio.

Dio coloco su cohete en contra de la cara de Wiggie. “Nunca más te atrevas a ponerle otra mano encima a ella o si no te mato, ¿Me escuchaste?”

Le empujó la pistola sobre su cabeza de nuevo. “y le dijo ¿Me escuchaste, maldito puto?”

“Si” el respondió, con un odio en sus ojos. “Quien es tu chica?”

“Jennifer estúpido.”

“Te refieres a ese solecito,  ¿ese culo latino?”

Dio se fue en contra de él de nuevo. “¿Que putas fue lo que dijiste?”

Spooky vio patrullas de policías que se aproximaban. “Dio, vámonos.”

Pero era muy tarde; Spooky y sus amigos ya se habían ido, pero los policías capturaron a  Dio. Hasta Acné, Wiggie y el Güero Sucio se pudieron escapar. Si no Dio hubiera acabado con ellos. Él sabía que su madre se iba a molestar; ella ya le había advertido a él que si volvía a meterse en problemas, ella lo iba a echar de la casa. Aunque ella hubiera hecho lo mismo, si hubiese sido ella en la misma situación. ¿Verdad? Él sabía que no fue la decisión más sabia, pero nadie iba a lastimar a su chica, nadie.

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Ellos ni siquiera dejaron que Dio trabajara en la cocina. Esperaba que alguien le dijera a Louise lo que había pasado, así ella no pensaría que él simplemente no se presentó. Se preguntaba qué era lo que ella pensaría y que si ella le creería cuando él le dijera que él no tenía nada que ver con el hueco en la pared.  Sabía que el era afortunado, de un modo, porque nadie lo acuso de tratar de escapar, el pudo fácilmente haber sido sentenciado a servir el resto de sus términos en una cárcel de verdad. Pero el simple hecho de empezar todo de nuevo. Dio lo odiaba.

Tres días pasaron antes que Dio pudiera ver a Louise. De todos modos, ella había tomado sus días libres y aún se veía que estaba sufriendo por un resfriado, en el momento que la vio sirviendo los alimentos. Ella le hizo un gesto para que fuera a la parte de trasera de la cocina y Dio se escabullo, sabiendo que el solamente tenía cinco minutos, al menos antes de que alguien se diera cuenta de que no estaba.

“¿Qué pasó?” Ella le preguntó con urgencia. “¿Lo hiciste? Yo te dije que te mantuvieras fuera de problemas.”

“Yo no hice nada,” Dijo Dio. “Tienes que creerme.”

“Yo lo sé” dijo suavemente.

“El me tendió la trampa, yo lo sé.”

“¿Quién?”

“Grossaint.”

“¿Cómo lo sabes?”

“¿Quién más pudo haber hecho esto? Lo juro por Dios, que yo lo voy a agarrar. Lo voy a golpear hasta que–”

“Escúchame,” ella le dijo, fijándose si alguien estaba escuchando. “Por ese tipo de actitud es que estas aquí y por esa actitud podrían mandarte a prisión si sigues así.”

“¿Qué es lo que quieres que haga?”

“Olvídalo.”

“¿Estás loca? Es que tú no sabes como es. He estado cerca de estos pinches gente blanca toda mi vida. Ellos siempre te apuñalan en la espalda.”

“No toda la gente blanca es así Dio.”´

“¿Si? ¿Si? ¿Sabes lo que es, que cada vez que vas caminando por la calle con cada carro que se acerca la gente le ponga seguro a sus puertas? ¿Sabes lo que es que la gente te pregunte si hablas inglés sólo porque tú piel es de color café? Sabes lo que es ser llevado a la casa de un hombre extraño con tus amigos y. . .”

Dio luchaba contra sus lágrimas.

“¿Y que, Dio?”

“Nosotros sólo estábamos afuera usando el teléfono público, yo y mis carnales Araña, Bala y Trix. Crecimos juntos, nos conocemos desde que tenemos cinco años. Solamente estábamos afuera del apartamento de la novia de Spooky, sin molestar a nadie. Y algún maldito viejo grande y blanco, nos agarró a todos por el cuello y nos forzó dentro de su apartamento. No sabíamos que hacer.  Nosotros teníamos solamente trece años y estamos asustados hasta la muerte. Nos dimos cuenta que él era el administrador del apartamento y que alguien lo llamó diciendo que cuatro mexicanos estaban mirando las puertas de los apartamentos para saber si estaban abiertas. Él asumió que éramos nosotros; llamó a la policía y todo. Nos golpearon, nos llamaron pinches spics, usaron sus putas macanas y todo contra nosotros porque decían que nosotros les contestábamos mal. Pero nosotros no hicimos nada Louise, nada. Nosotros solo estabamos usando el teléfono, nosotros no le dijimos nada de nadie. Pero quién nos iba a creer, cuatro mexicanos vestidos como matones. Esa clase de mierda me pasaba todos los días.”

“Supéralo, Dio. Tú tienes que demostrarle a Grossaint, tienes que demostrarles a todos ellos, que nada te va a detener. Tienes que alejarte de todo eso y convertirte en alguien cuando te gradúes. Escúchame, el éxito es la venganza más grande.

Dio sintió sus ojos y su nariz goteando. No iba a llorar, no ahora, pero se estaba quemando por dentro. Sentía la necesidad de golpear algo, cualquier cosa. Le dio un puñetazo al marco de la puerta.

“Yo juro por Dios, Louise, Que me voy a volver loco aquí.”

´´Tú tienes que lograrlo Dio. Yo lo sé. Sé que es duro. Pero debes de hacerlo. Piensa en Jennifer. Sólo piensa en volver a estar con ella. Tu quieres estar con ella ¿no es cierto?´´

Dio suspiro.

“Bueno, ¿no es cierto?”

“Por supuesto. Pero ella ya ni me escribe.”

“Ella lo hará, Dio. Lo hará. Yo se que lo hará. Ahora enfócate en eso”. Los ojos de ella apuntaban que alguien venia en la distancia.

“Vuelve antes de que se den cuenta.”

Dio se regresó. Entonces le ocurrió, “¿Qué pasó con tu cita? ¿Con tu alma gemela?”

Sus ojos miraron el piso. “Te contare de eso luego. Ahora vete.”

No podría ser bueno, Dio lo sabía, no con una reacción de esas. Parecía que todos tenían que compartir sus problemas. Esperaba un milagro, cualquier cosa que lo ayudara lidiar con esto.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Si Dio pensaba que a él le iba mal, no era nada comparado con lo que a Simón estaba pasando. Simón se sentía igual de solo, para empezar. Él miró como que toda la gente que estaba de su lado antes, cuando Dio estaba ahí, se dispersaron tan pronto como él se había ido.

Simón no había sido el mismo desde que todo esto pasó. El desaparecía por horas y regresa en las nubes. Hasta Jackson empezó a darse cuenta y tuvo que mandarlo a la enfermería, pero ellos no pudieron encontrar nada malo con él. Los otros reclutas pensaron que él debía estar perdiendo su cabeza. Simón sólo decía que el estaba bien.

Pero algo en el no estaba bien. Algo definitivamente estaba mal. Algo lo estaba comiendo por dentro, y perdiendo su mente era la única forma para escaparde ello. Se sentía como un esqueleto sin carne. Observó los ojos de depredador de Grossaint sobre él, como un perro listo para devorar su hueso. Y Grossaint no perdió el tiempo, tampoco.

“¡Hey, oscurito!” Dijo Grossaint, chocando contra Simón quien llevaba una cubeta de agua sucia con cloro en el edificio principal. Se derramó todo en el piso.

“Negro Sucio” le dijo, y dejando que todos se rieran de él. “¿Por qué no vas a recogerlo, Simón?  ¿Ah? Recógelo y se un buen niño por nosotros.”

La rabia empezaba a crecer dentro de Simón. Corrió hacia Grossaint, sólo para caer de culo cuando se resbalo con la espuma. Rugió con risa. Grossaint se paró sobre él.

“¿Quién  putas te crees que eres tú, esclavo? Tú maldito mojado no está aquí para ayudarte. Estas mierdas pasan, Simón. A veces las mierdas pasan. ¿Ahora que es lo que vas hacer? ¿Ah? ¿Ah?” Él  le gritaba a Simón en la cara y mientras lo pateaba de lado.

Cada uno de sus compinches le daba una patada en el costado mientras Simón jadeaba para tomar aire, mirando a todos los reclutas observando paralizados, pero no hacían nada.

“Ayúda,” el murmuró.

Quiso llamar más duro, pero no tenía la suficiente fuerza. Al mismo tiempo, el tampoco se atrevió a decir nada más porque sólo Dios sabía de lo que era capaz Grossaint o peor.

 

Querido Dio,

 

Si, muchas gracias. Tuve un cumpleaños genial. Lamento haber tardado tanto en escribirte. Las cosas en la escuela están bastante duras. Tengo tanto con que ponerme al día, pero los profesores han sido muy buenos. Y Ángel y mis amistades me han estado ayudando con las tareas y cosas. Y antes de que empieces a pensar mal, Ángel es sólo un amigo. Es solamente mi trabajador social, sólo eso. El ha sido muy bueno conmigo y realmente ha trabajado duro para que las cosas avancen en mi vida. Es parte de su trabajo. No es nada de que debas de preocuparte.

De todas formas, estoy muy contenta de que te dieron tus rayas y eso significa que estas progresando. ¿No falta mucho tiempo para que salgas de ahí, cierto? Te apuesto que no puedes esperar más. Estoy muy contenta que estés haciendo muchos amigos.

Mándales saludos y a Simón también de mi parte.

Y hablando de amigos. Conocí unas chicas en la escuela y estoy saliendo con ellas de nuevo. Mi madre está actuando tan odiosa. Me hace volver a casa a las ocho en punto como si estuviera en sexto grado o algo así. Llegue quince minutos tarde la otra noche y ya mero se cagaba en sus pantalones.

Pero bueno. ¿Adivina qué? Empecé a tomar clases de jazz otra vez. Me pude quitar el yeso la semana pasada y me la estoy llevando muy muy tranquila pero todo el mundo pensó que podría ser una buena idea. Excepto mi madre por supuesto. Ella es tan dramática. Lo único que hace es chipiliar me; y eso me está volviendo loca pero estoy tratando de sólo pensar positivo. Y como dice Ángel, debo de pensar en porque ella lo hace. Ella se preocupa por mí.  Espero que ella se preocupe un poquito menos por mí, a veces.

He estado buscando en la revista Callback para las audiciones. Tal vez empiece a ir a ellas, no de inmediato pero definitivamente me motiva. Pienso que realmente podría pasar algo Dio, realmente lo creo.

Ya casi vuelvo a ser quien era. A veces me siento un poquito mareada y es que me da mucha gripe últimamente. Digo, sólo vomitando y todo, pero no pueden ser los medicamentos porque ya terminé con eso. Entonces Ángel me va a llevar al consultorio del doctor mañana en la mañana para ver qué es lo que pasa. Espero no me den más medicamentos, no los soporto.

Uy me olvidé de contarte acerca de la “saga romántica” entre Daniel y Desiree. Bueno ellos están súper enamorados uno del otro y todo. Agarrados de las manos, tú sabes cómo son los de cuarto grado. Y mi madre los ha inscrito en una pequeña liga de beis. La cual inicia en primavera y hasta todo el otoño. Bueno, de todas formas, ellos jugaban a batear muy bien. Y no sé que es lo que haya pasado exactamente porque yo estaba hablando con Ángel de algo, pero todo lo que sé es que Desiree se estaba riendo de Daniel por que lo habían sacado del juego y luego Desiree estaba en el piso llorando y que Daniel decía “No fue mi culpa, No fue mi culpa. Lo siento. Lo siento´´.

De alguna manera, el dice, que tiro el bate detrás de él, cuando salía caminando del campo y la golpeo en la cara. Nosotros tuvimos que llevarla al hospital y ahí le pusieron unos puntos en la frente.  Ella ha estado molesta con él desde que él ha tratado de compensárselo. Ella no se le olvida lo que paso. A Desiree se le pasará. Yo la conozco.

Mi madre prácticamente ha adoptado a Daniel a la familia. Y yo se que tu madre y mi madre han estado tomando café y cosas así en la casa. Es como raro. Yo creo que en realidad se están haciendo amigas. Te imaginas eso.

Gracias por ser tan buen amigo Dio. Tú siempre has estado para mí y siempre te estaré agradecida por eso.

De todas formas, me siento agradecida por que las cosas vayan muy bien para ti. Te lo mereces. ¿Qué es lo que haces todo el día?

 

Tú mejor amiga,

Jennifer

 

¿Qué es lo que él hace todo el día? Dio quería decir “Nada más que pensar en ti”, porque él no quería que supiera acerca del drama que había pasado. Ella sonaba tan orgullosa de él, de todos los cambios que estaba haciendo, y ahora no podía soportar decirle.  Él sabía que le podía decir a Jennifer cualquier cosa pero las cosas eran diferentes ahora.

Si ella se daba cuenta que él se había metido en problemas de nuevo, ella iba a pensar que era el mismo matón que inicio en el campamento. . . Pero él era mucho mejor que eso. Además, no quería que se desilusionara. Parecía que las cosas iban mucho mejor para ella ahora.

¿Qué iba hacer él? ¿Decirle que ahora había sido bajado al primer nivel? ¿Decirle qué lo único que el quería era morirse? Se preguntaba, ¿Cómo iba a superar ésto? Lo horrible que era ver a Grossaint tomar las responsabilidades que él un día disfrutaba de cada momento? ¿Cómo le quería aplastar hasta abrir el cráneo de Grossaint?

No podría decirle nada de estas cosas, no ahora.

No cuando él estaba tan cerca de ganársela otra vez. Pero ahora ¿Cómo explicaría la tardanza? Ella esperaba que lo dejaran en libertad dentro de unos pocos meses. Dio no sabía qué hacer, pero él no podía decirle todo. Eso lo sabía por supuesto.

Pero Jennifer tenía lo que Dio llamaba “intuición de mujer”; ella sabía cosas. Él no sabía como ella sabia cosas, pero ella podía leerlo a él como un libro. Sólo esperaba que no se diera cuenta de nada.

 

Querida Jennifer

 

Me alegro saber que las cosas están bien para ti. Y también me alegro que te mantengas ocupada. Las cosas van realmente chidas bien. Estoy haciendo avances en el equipo y a todo el mundo le caigo bien. Hasta el señor Jackson dijo que estaba realmente orgulloso de mí y que si seguía trabajando duro él piensa que puedo lograr cualquier cosa.

 

Dio odiaba mentirle a ella, pero ¿Qué más se suponía que podía hacer?

 

Espero que Desiree,  este mejor. Dile a Daniel, que digo yo, que tenga cuidado y que controle su temperamento. Son cosas como esas las que te llevan a un lugar como este. Lo extraño Mija. Y te extraño. No puedo esperar para verte y todavía pienso en ti cada noche. Yo sé que estas ocupada, pero no te preocupes tanto por mí. Nosotros estamos conectados, eso es lo que Louise me dice. Ella dice que tú y yo somos almas gemelas y yo también lo sé. Siempre estaremos conectados.

Pienso acerca de cómo va a ser la vida y todos los planes que tengo para nosotros. Nosotros vamos a viajar por el país. Decho De hecho, vamos a viajar alrededor del mundo Jennifer. Vamos a ver lugares que tú sólo has soñado y ¿Sabes qué? Hasta voy a ir a la Universidad.  De verdad.  Yo sé que es extraño escucharme decir esto. ¿No es cierto nena?

Pero realmente he estado muy bien y el Oficial Jackson me sigue diciendo que persiga mis sueños y que los consolide. La verdad es que siempre he pensado en la universidad. Yo solamente no pensé, que yo pudiera ir. Pero como ellos dicen que hay grandes deudas y cosas que pagar y debo de mantener mis calificaciones altas.

La vida es buena, pero sería aún mejor contigo a mi lado. Te amo nena. Tú eres mi chica, tú eres mi todo. Recuerda que el día de visita es la semana siguiente y yo esperaba que pudieras sacar una hora de tu ocupado calendario y verme.

 

Con amor, tu alma gemela,

Dio

 

Dio pensó por un momento. Había algo en la carta de ella que lo había molestado. No era que ella pasara tanto tiempo como ese chico Ángel; de todos modos seguro él era homosexual.

Era que ella simplemente lo llamo su “amigo.” Simplemente no se sentía bien. Se sentía condescendiente, se sentía distante, frio. Hizo sentir a Dio como si él estuviera separado de ella y él no le gusto ni un segundo. Pero el no dijo nada. ¿Para qué arruinar algo bueno?

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Una vez más Dio estaba solo, solamente mirando la sala llena de visitantes, estaba lleno de actividad. Todo el mundo se veía tan feliz, pero él lo odiaba. Él estaba apenado y herido. Jennifer una vez más lo dejo esperando, y comenzaba a sentir como le quemaba la ira en contra de ella y él nunca se había sentido así.

Dejó que su mente comenzara a esfumarse y el miraba como un recluta se veía con su novia. Ellos se veían tan enamorados. Podía notarlo con la manera en la que se estaban tocando. Lo podía sentir. Se besaban y se besaban una y otra vez y en un segundo ya se estaban echando encima. Uno de los oficiales tuvo que separarlos. Dio sonrió.

Extrañaba eso de Jennifer. Extrañaba las cosas tontas que ellos hacían juntos, como estar sentados y no hablar. Ellos no tenían que hablar; ellos podían sólo estar juntos y eso era suficiente.

Se estacionaban en camino lejano al este a Las Vegas, casi al lado de las montañas, colinas realmente. Podían ver toda la cuidad. Era tan tranquilo, tan magnífico durante el día, pero de noche cuando la luna era enorme como un foco gigante, era realmente impresionante.

Ellos se sentaban sobre el cofre de su Chevy, solo él y Jennifer. Amaba esa clase de momentos. Deslizaba su mano por la capota, de manera que su mano se uniera a la de ella, y se besaban. Sus labios siempre sabían a cereza, su sabor preferido.

Podía sólo verla, y los minutos pasaban, mientras que el viento bailaba con su cabello. Ella le sonreía con una adoración y le preguntaba porque la veía y el simplemente le decía “Porque eres tan hermosa.”

Dio sonrió con ese recuerdo.

“Siento llegar tarde.”

Dio se dio vuelta y vio a su madre, entre toda la gente del mundo allí estaba ella, parada frente de él. Era como si estuviera despertando de un sueño, un muy buen sueño, para encontrarse en la mierda de vida que realmente vivía.

Ella se veía como desorden. No un desorden de alcohol, como de costumbre, pero el viento había arruinado su cabello y su maquillaje estaba todo por todas partes. Demasiada sombra azul en sus ojos, eso era la marca de su madre. Ella seguía tratando de acomodar su grandísima bolsa y ella se veía nerviosa como los mil demonios.

“¿Tenemos algo de tiempo?”

“Un poco,” dijo Dio.

“Bien”. Ella sonrió nerviosa. ‘’Me di cuenta por la corte que tú tenías un día para visitas cada mes. ¿Por qué no me dijiste? Vamos a sentarnos.”

Él tragó saliva. No sabía si debería estar agradecido de verla, de ver a cualquiera en realidad o si debería sentir lo que sentía adentro, lo que es difícil de explicar- ira pero con obligación.

Dio había estado tan molesto con ella por tanto tiempo. Pero a la misma vez, extrañaba a su mami. Extrañaba su sonrisa, su risa, extrañaba las cosas como eran antes de que su padre muriera.

Ellos se sentaron en uno de los bancos, tan lejos como pudiera. Parecía que todo el ruido que había en el cuarto de repente desapareció. Era sólo él y ella.

“¿Todavía haces tus oraciones?” le pregunto ella.

“Sip”

“Dios, te ves bien,” dijo ella, buscando su cara.

Pero cuando él volteó la cara, la sonrisa se convirtió en pena y lástima. Ella despejó la garganta.

“¿Te dieron mi carta?”

Afirmó moviendo la cabeza.

“¿La leíste?”

Él suspiro. “No me ha dado tiempo, todavía.”

“¿No te ha dado tiempo? Dio, han pasado meses.” Ella trató de sonreír. “Tu cumpleaños se acerca, ¿Verdad?

“¿Esto va a tardar mucho?” Preguntó Dio

“Ahora, ¿Es ese el modo de hablarle a tu madre? Yo vine hasta porque te quería ver.”

“Ha pasado casi un año. ¿Por qué empezar ahora? ¿Por qué empezar con el quererme ahora?”

“Ahora, eso no es bonito. Tú sabes que yo me preocupo. No digas que no, mijo.”

Ella miró alrededor para asegurarse de que nadie estuviera escuchando, como ella siempre lo hacía. Ella se acercó por un segundo. “Soy A.A. ahora.” Dijo ella tímidamente. “Las cosas son diferentes ahora. He estado sobria por. . .

“¿Otra vez?”

“Esta vez lo voy a lograr, mi—Dio. Lo sé. Han pasado cuatro meses. Tengo un trabajo en una oficina. ¿Puedes creerlo? ¿Yo? ¿En un oficina?” Ella se rió, esperando que él se riera con ella, pero él sólo se le quedo mirando.

“Una”

“¿Qué?”

“Una oficina,” dijo Dio. “Estas trabajando en una oficina.”

Ella se rió nerviosa. “Bueno disculpen el infierno fuera de mí.” “¿Que eres tú, algún experto de deletreo ahora?. . . bueno. . . te está yendo bueno en la escuela, entonces. Me siento orgullosa de ti.”

“Bien. La palabra es “bien”. Me está yendo bien en la escuela”, dijo él, frio como el hielo.

Él sabia, que ella quería reconciliarse con él. Y una parte de él también era lo que quería. Quería compartir esa alegría con su madre, tan orgullosa que ella estaba de él, pero él no la podía dejar de pensar cuanto más realmente duraría. Después de todo, era la primera vez que  se declaraba sobria durante tanto tiempo. Él simplemente no quería desilusionarse otra vez de ella.

Quería poner sus brazos alrededor de ella y abrazarla fuerte. Quería abrazarla y nunca dejar que se fuera. Quería llorar porque él estaba tan feliz por ella. Quería compartir todas las alegrías y sus dolores y los cambios que ambos habían hecho dentro de ellos. Siempre habría querido una mamá a la cual le pudiera decir todo, pero él nunca tuvo una y no podría empezar ahora. No sabía lo que era. ¿Era porque no podía confiar en ella? ¿Era porque él no podía olvidar todo el dolor que en el pasado ella le había causado? El quería estar conectado con ella. Quería decirle todo a ella, pero algo siempre lo detenía.

Ella trato de reírse de sus comentarios, pero podía notar que le molestaban.

“Bueno, me alegro que te este yendo bien en la escuela, entonces. ¿Y te estás comportando?”

Él le dio una mirada fea. “Claro.”

“Bien, Bien. Ah, Daniel le está yendo bien, si bueno está en la escuela ahora, también.”

“Lo sé.”

“Tiene una novia, ahora.”

“Lo sé.”

“¿Qué quieres decir con que lo sabes? ¿Cómo lo sabes?

“Jennifer me lo dijo.”

Ella lo miro como si hubiera visto a un fantasma. “¿j-j-j-jeniifer?

¿Ella? ¿Ustedes todavía? ¿Cómo hablas con ella?”

“Ella me escribe cartas.” ¿Ella no te ha dicho?

“No, no lo ha hecho— Bueno, Me alegra. Me alegra que ustedes sigan siendo amigos.”

“Nosotros somos más que amigos, madre. Nosotros somos pareja.”

Ella miró a sus pies. “¿Seguro? ¿Cómo lo sabes? Digo, ha pasado tanto tiempo.”

“¿Qué quieres decir con “Seguro”? Podrían pasar cincuenta años y me esperaría.”

Ella sólo lo miro por un momento. “Tal vez Jennifer es una linda chica, Dio.”

“Lo sé”

“Y tú eres un chico muy apuesto. Tú lo sabes.”

“¿Qué es lo que estás diciendo?

“Ustedes dos están tan jóvenes. Ella tiene. . . bueno los dos tienen muchas opciones.”

“Nosotros ya tomamos nuestra decisión. Jennifer dijo que ella y yo somos para siempre. Nosotros hicimos una promesa para el uno al otro.”

Ella parecía que quería decirle algo a Dio, pero no podía y él no podría soportar pensar lo que podría ser.

“Tú tienes algo que decir. Así que sólo dilo,” dijo él.

Ella trato de hacer una sonrisa. “Tú te ves tan bien ahora,” fue todo lo que pudo decir.

“Yo no quiero a nadie más madre. . . Tú sólo estás celosa.”

“¿Celosa? Ella se rió.

“Si, celosa porque yo encontré a alguien que me quiere y me quiere para siempre. Yo no voy con cualquiera así como tú lo has hecho con los hombres.”

“Ahora, eso no es justo, eso no es justo, mijo. Tú lo haces sonar como si yo fuera un tipo de. . . mujerzuela,” ella suspiro, una vez más, asegurándose de que nadie la escuchara. “No lo soy, no siempre he tenido el mejor gusto por los hombres, pero no siempre fue así. . . bueno, Yo nunca pude ver todo eso enfrente mí, con todas las borracheras y las fiestas y las —´´

“No hay excusas en el mundo, madre. Tú culpas a todo el mundo menos a ti misma. Tú te hiciste esto. Tú hiciste tu vida de ese modo. Nadie más.”

“Lo sé. Yo lo sé, mijo.”

“Te dije que no me llamaras de esa forma. Yo no soy tu hijo. Tú piensas que lo que tuviste fue difícil.  ¿Cómo crees que yo me sentí al crecer con una borracha? ¿Cómo crees que yo me sentí siendo golpeado todo el tiempo?”

“Lo siento por eso. Tú sabes lo muy arrepentida que estoy por eso. Cuantas veces debo de decirlo lo siento.”

“Tu renunciaste a mí, cuando yo tenía trece años,” Dijo Dio. “Tú me abandonaste. Tú dejaste que fuera de casa en casa, de casa hogar en casa hogar. Daniel hasta se había olvidado de quién era yo cuando regresé. Tú pudiste haberme rescatado antes de que viniera aquí. Tú sabes que yo era inocente, pero tú dejaste que ellos me llevaran lejos.”

“Yo no sabía. Yo no sabía. . . que eras inocente. Y dije que estaba arrepentida. Lo he dicho miles de veces. Tú ya me pateaste mientras estoy decaida. Y ahora qué más quieres que haga? Lo siento, está bien. ¡Lo siento!´´

“Bueno, Yo no te creo,” Dio le respondió.

Ella estaba temblando, Ella se puso de pie para irse, se volvió para decir algo pero no pudo sólo señaló con el dedo.

“Que descanse en paz, ¿Qué pensaría tu padre? Tu. . . Tu. . . a veces desearía nunca haberte tenido.´´

Sus ojos comenzaron a picar. Pero él no iba a llorar, no le iba a dar el placer. Él miró como ella se marchó, desapareciendo de la habitación, un alma herida. Él sabía que la había herido bastante; pero tenía que devolverle todo el dolor que ella le causo, pero de alguna forma no le resolvió nada. No le dio el placer que él pensaba que le iba dar.

Pensando de nuevo, deseó nunca haber dicho esas cosas. Lo único que quería era hacerle saber lo que realmente sentía, pero no salió del modo que él quería. Él se quitó las lagrimas antes de que alguien lo viera.

 

Capitulo 6

 

Había pasado todo un mes. Su cumpleaños vino y se fue, pero aun no había ni una palabra de Jennifer. Cada día había sido un infierno viviente para Dio.  Estaba haciendo todos sus deberes y todas las cosas que el escuadrón de principiantes tenía que hacer. Aún estaba yendo a la escuela, era el único momento en el que podía ver a su viejo escuadrón. Pero Jackson nunca le permitía hablar con ellos. Dio se sentía horrible. Sabía que era inocente. Nunca sería tan estúpido como para tratar de escapar, pero de alguna manera el aún sentía que había decepcionado a Jackson. Extrañaba como solían ser las cosas. Él y Jackson habían empezado a unirse. Incluso, le empezaba agradar Jackson, asombrosamente, pero ahora sentía que cada vez que estaba cerca, no quería saber nada de él y mantenía su distancia. Era frío, sin sentimientos en su voz. Actuaba como si Dio sólo fuese el prisionero número 28310 y eso era todo.

 

Pero la mente de Dio estaba acelerada. No tenía nada más que hacer que el pensar en Jennifer, no habían más amigos con los cuales hablar, entonces su mundo completo giraba alrededor del pensar en ella. Su imaginación lo arrojaba y lo llevaba a ideas acerca de ella y de Ángel juntos. Él sentía su distancia y algo le decía que ella no le estaba diciendo todo lo que pasaba. No entendía como ella podía ser tan fría, como alguien con la que compartía esa conexión tan especial no podía tan sólo contactarlo. Estaba cansado de escuchar a Louise diciendo que le diera el beneficio de la duda, porque el ya había hecho eso, una y otra vez. Algo estaba ocurriendo, algo del cual ella no quería que él se diera cuenta, algo que ella no le estaba diciendo.

 

Querida Jennifer,

 

¿Por qué te está llevando tanto tiempo contestarme? Y ¿Qué quisiste decir en tú última carta llamándome “Amigo”? suena como si ya no somos nada o algo así. No me gusta la idea de que pases tanto tiempo con ese joto de Ángel. Y tú no contestaste mi pregunta. Él es un joto. ¿No es así? Simplemente no me gusta. ¿Acaso no tienes alguna de tus amigas para pasarla con ellas?

No deberías tardar tanto en escribirme. Cuanto tiempo toma escribir una carta. No más de una hora. Eso es todo. Eso es lo que me toma escribir una carta incluyendo meterla en el sobre y yendo a dejarla a la oficina postal y sé que inclusive es más fácil para ti que para mí.

Carajo nena, tienes que dejar de pensar en ti misma. Te dije que tan importantes son tus cartas para mí. No ves lo duro que es aquí. Sabes que te amo. Te necesito nena y te necesito a mi lado.

Lo siento si sueno como enojado, pero es que todos mis carnales piensan que estas con ese tal Ángel y eso no me hace lucir bien. Les dije todas esas cosas grandiosas acerca de ti, pero estoy empezando a crearme algunas dudas.

Sé que tienes muchas cosas que hacer, pero no creo que estés tan ocupada. No conoces el significado de la palabra ocupado Jennifer. Nos levantamos a las cinco en punto cada mañana y corremos una milla, flexiones, pesas, sentadillos, saltos y luego desayunamos. Después vamos a trabajar y limpiar, y luego hacemos más lagartijas, pesas y todo. Después de que hacemos todo ese tipo de mierda hasta que son las 8 en punto, hora a la que tenemos que ir a la escuela, pero incluso con todas esas cosas hago tiempo para escribirte. Así que sé que no estás tan ocupada.

De todos modos nena, el día de visita se acerca en unas pocas semanas, por favor hazlo esta vez. Desearía poder estar ahí para ti el Cinco De Mayo como el año pasado. Pero sólo quiero que sepas que allí estaría, si así lo pudiera. Necesito verte o me voy a volver loco. ¿Sí?

 

Con amor.

Dio.

 

“Tenemos solo quince minutos,” Dio dijo a Louise.

Ella lo llevó a la bodega donde podían hablar en privado.

Su sub-oficial le había pedido llevar algunas cosas a la cocina y sabía que tenía algunos minutos de calma con Louise antes de que el oficial empezara a preguntar por él.

“¿Cómo te está yendo?” Preguntó ella.

“No te preocupes por mí. ¿Qué ha pasado con tú alma gemela?”

Ella empezó a ordenar algunas cosas en los estantes como siempre lo suele hacer cuando está nerviosa.

“¿Y bien?” Insistió él.

“Los recuerdos son cosas curiosas, Dio. A veces nuestra imaginación llena los vacios. Las cosas no son siempre tan buenas como eran antes. Pero de todos modos, mi esposo llamó de nuevo. Quiere salir a una cita,” dijo ella, mirando otro lado y tratando de esconder su sonrisa.

“¿Vas a regresar con ese puto? ¿Estás segura?”

“Está cambiando. Tratando de cambiar. Vale la pena intentarlo. Incluso me dijiste que a Dios no le gusta el divorcio. Vamos a ver qué pasa.”

“Si te hiere de nuevo, solamente déjame saber,” dijo Dio seriamente.

Ella se rió.

“Yo sé, yo sé. ¿Has escuchado algo de Jennifer últimamente?”

“Ella aún está jugando sus juegos.”

“Siento mucho escuchar eso, pero tal vez—-”

“Tal vez nada. Sólo toma unos pocos minutos escribir una carta. Ella simplemente no quiere.”

“¿Realmente piensas eso?”

“Si”

Ella se sentó en el mostrador e hizo un lugar para Dio también.

“¿Cómo te estás sintiendo?”

“¿Cómo crees que me estoy sintiendo?”

“¿Tan mal?”

Él agachó la cabeza, ella deseaba decirle algo que lo animara, pero, no siendo capaz de pensar en algo, solamente se sentó con él.

“Las cosas van a cambiar,” ella finalmente dijo.

“¿Cómo lo sabes?”

“Porque. . . porque si hay una cosa que sé Dio, que todo esto pasará. Mi madre una vez me dijo que si atrapas un pájaro y después lo dejas libre, se irá; pero si desea volver a ti, él lo hará.”

“Uy gracias, eso sí que tiene mucho pinche sentido,” dijo Dio sarcásticamente.

“Solamente piensa un poco.”

Pero Dio no quería ni siquiera pensar. Dejarla ir, ni siquiera pensarlo. No podía ni siquiera tener la idea de vivir su vida sin ella. Jennifer era su todo.

“¿Cómo van tus calificaciones?”

“Todo bien.”

“No tan bien, ahh.”

“No en realidad.”

“¿Sabes lo que tienes que hacer Dio? Tienes que deshacerte de todo ese odio que tienes adentro. Tan pronto como regreses a la cabaña, quiero que le escribas una carta a Jennifer, escribe una carta a tú mamá, escribe una carta a todos y pon tu corazón y tu alma en ella. O sea, quiero que digas lo que siempre has querido decir, déjalo salir todo. Eso es lo que yo hago, funciona, te lo aseguro. Incluso ponlo en un sobre y séllalo. No lo mandes o algo así, pero te vas a sorprender de la cantidad de tensión que vas a liberar.”

Dio suspiró; estaba cansado de todas estas tips de psicolocas. Sólo quería que Jennifer regresara. ¿Acaso no podía ella entender eso?

“Dio concéntrate en tus estudio en este momento. Sé que es difícil, pero inténtalo. Jennifer estará ahí de alguna manera u otra. Vas a ver. Tú tienes que ser el hombre que ella está buscando para cuando salgas de aquí.”

Afirmó moviendo la cabeza. Su consejo le entró por un oído y le salió por otro. Su mente estaba a la deriva, pensando en Jennifer. Él no quería saber de trabajo escolar. No quería escuchar de un “después”. No quería pensar ni siquiera en un tal ve. Él solo quería escuchar la voz suave de Jennifer. Quería experimentar que grandioso se sentía escucharla susurrar en su oído o deleitarse con la esencia de su cuello mientras se perdía en él. Solamente quería sostenerla y amarla, pero la frustración de no saber nada de ella en semanas ya lo estaba alterado y no podía entender la falta de respeto que ella le estaba mostrando.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Tan pronto como Dio regresó a la cabaña. Agarró papel y una pluma. ¿Qué tanto daño podía ser el seguir el consejo de Louise? ¿Por qué no sólo escribir y que todo salga? Jennifer jamás lo va a ver de todos modos. Una vez que empezó no pudo detenerse. Él incluso llevaba la carta a su trabajo para añadirle detalles.

 

Querida Jennifer,

 

¿Por qué estás ignorando mis cartas? No entiendo. Es como si todas estas cosas que salen de mi corazón valieran una mierda para ti. ¿Qué te pasa? ¿Por qué cambiaste? Ya no eres la dulce chica que conocía.

Pero tal vez no sabía que eras una puta, como pensaba. Eres una perra, siempre has sido una perra y sé que estás ahí afuera puteando.

Ni siquiera tienes paciencia, a lo mejor tenías un sancho mientras salíamos. Probablemente estabas puteando con Wiggie de nuevo. Eso debe ser lo que te mantiene ocupada.

No quiero tu maldita concha más de todos modos. Está toda apestosa y probablemente tienes alguna enfermedad. Y no quiero que mi verga esté en ella. Es como un baño público o algo parecido. Eso es lo que parece.

Sólo eres fría. No me tratas en la forma en la que debería ser tratado. Actúas como si todas las veces que estuvimos juntos no significaran absolutamente nada.

Siento haberte conocido. Siento haber puesto mi corazón y mi alma. Lamento haber desperdiciado todo este tiempo en el que podíamos haber llegado a ser más que amigos con derechos. Y ni si quiera éramos eso.

Puedo conseguir la perra quién yo quiera. No sabes lo que tienes. Puedo recoger cualquier puta de la calle. Te tuve a ti ¿no es así? Harías cualquier cosa por veinte billetes. Eso es lo que hiciste. Jugaste conmigo. Jugaste con mis sentimientos.

¿Cómo pudiste atreverte a tratarme así? ¿Cómo pudiste hacerme eso? Eres tan fría como una serpiente. Y vas a recibir lo que te mereces cuando salga de aquí. Vas a lamentar el haber jugado conmigo como lo hiciste.

¡Te voy a dar en tu pinché madre! Eres una perra. Una fácilota. Una puta. Espero que te mueras ahí en las calles.  Espero que tu mamá y papá te pateen el culo otra vez.

Nadie quiere una hija puta y eso es lo que tú eres. Tú también lo sabes. Hablaste acerca de esos estúpidos sueños. Ellos nunca van a ocurrir por ningún motivo, al menos de que te cojas a todos. Y eso es probablemente lo que estás tratando de hacer.

Pero cuando se den cuenta de que eres una maldita perra de la calle te dejaran caer como yo voy a dejar caer tu trasero.

Jodete Jennifer. Jodete.

 

Dio Papito

 

Dio no podía escribir suficiente mente rápido. Estaba agachado en una esquina del edificio principal. Robándose unos pocos minutos para escribir. Nadie estaba alrededor e incluso si lo estuvieran no lo hubiese notado.

Estaba tan clavado en de sus sentimientos, que sentía la necesidad de sacarlo todo. Selló la carta, escribió la dirección de Jennifer, incluso le pegó una estampilla. Tal vez hasta debía haberla enviado, haciéndole saber todo lo que sentía, pero no podía hacerlo. No podía dejarla caer en el buzón de correo. Algo lo detenía más que cualquier cosa, él tenía miedo. Tenía miedo de perder a Jennifer. Sabía que si enviaba la carta sería todo. Nunca la vería de nuevo y sus años juntos, años de empeño y de amor entre el uno y el otro, se irían y nunca sería capaz de hacerlos regresar. Sabía que si la enviaba, se iba a arrepentir.

Peor aún, sin Simón, sin Jennifer, él no tenía a nadie. Estaría solo. De seguro sus amigos estarían en Las Vegas, pero ni así las cosas serían las mismas, nada era como perder a su chica.

“¿Qué estás haciendo?”

Dio saltó. Su corazón salto con él mientras se ponía en posición de firme, Jackson estaba frente a él.

“Ssss-señor. Yo. . . yo estaba. . .”

“Mmm-hmm. Si claro. ¿Terminaste todo tu trabajo?”

“¡Señor, sí, señor!”

“¿No te estás metiendo problemas?.”

“¡Señor, no, señor!”

“¿Y tus calificaciones?”

“Señor, mejorando, señor”

“Bien, porque no dejamos graduar a ningún zoquete. ¿Sabes lo que es un zoquete, Recluta?”

“Señor, un estúpido, señor.”

Jackson Sonrió. “Muy bien. . . muy bien.”

Los ojos de Dio seguían a Jackson cuando caminaba alrededor de él, examinándolo.

“¿Cómo te está yendo?”

“Señor, todo en orden, señor. El recluta Rodríguez se las está arreglando.”

“¿Y tú chica?”

Dio pensó en lo que le respondería por un momento. No podía mentirle a Jackson, el cual siempre podía notar si no era honesto.

“Mmmm..Maso-.”

“¿Tan mal?”

“Señor, sí, señor.”

“¿Cuál es el problema?”

“Señor, el recluta Rodríguez realmente no quiere hablar acerca de eso.”

Jackson lo miró directo a los ojos y le dio una de esas miradas que pueden congelar un elefante. “¿Qué dijiste?”

“Señor, Ella está. . . Supongo que ocupada.”

“¿No te ha escrito últimamente?”

“Señor, no señor.”

“¿Cuál piensas es la razón de eso?”

Dio encogió los hombros, pero entonces observo esa mirada en Jackson, la que siempre le hacía cuando estaba a punto de maldecir a alguien. “Señor, no sé, señor. A lo mejor ella sólo no quiere. . .” Su voz se quebraba. Se recuperó y siguió. “No importa, el recluta Rodríguez no la quiere tampoco.”

“Mentiras.” Respondió Jackson. “No hagas nada de lo que te puedas arrepentir después.”

“¿Señor?”

“A veces no obtienes otra oportunidad. Créeme.”

El radio de comunicación de Jackson se encendió. Lo contestó y entonces echó un último vistazo a Dio. “No te metas en problemas.”

“Señor, no, señor.”

Dio miró la carta que tenía apretada en sus manos. Sabía que Jackson tenía razón. Fue hasta el  repleto canasto de la basura y colocó la carta encima, de todos modos alguien la tiraría. Debía empezar una nueva carta, honesta pero no tan agresiva.

 

Querida Jennifer,

 

¿Por qué diablos no me has contestado? He estado esperando por semanas. Casi un mes de hecho. No puede ser que estés tan ocupada. No hay peros que valgan, me has tenido muy preocupado. No sé si estás viva o muerta. Es como si incluso no te importara. Y no me das una buena razón por la cual no te presentaste el día de visitas tampoco. Incluso mi mamá asistió.

¿Qué pasa contigo? Estoy tratando de ser gentil. No sabes cómo este tipo de mierdas me enfurecen. Es irrespetuoso. Se supone que deberíamos estar juntos. No sabes lo que me hace el estar lejos de ti.

Esto no es lo que supuestamente debería de estar escribiendo. Louise dice que debería darte “el beneficio de la duda” pero estoy siendo realista contigo. ¿Está bien?

Pienso que tú no estás considerando mis sentimientos. Tú no sabes cómo me desgarras y me haces pensar todas esas porquerías locas en mi cabeza, como si estas saliendo con algún otro más o si algo te ha ocurrido.

He pensado mucho acerca de nuestro futuro y todo lo demás. ¿Cómo podemos sacar esto adelante si tú no muestras ninguna consideración?  ¿Me entiendes?

No está bien. ¿Sabes? Simplemente no está bien. Estoy haciendo todas estas mejorías y todo eso. Estoy portándome bien y todo esto es por ti. ¿No lo ves? Tengo todos estos planes y toda la cosa. Y se los he contado a Louise y a incluso a mi Oficial y ellos creen que puedo hacerlos porque estoy haciéndolo muy bien aquí. Pero me tienes pensándolo dos veces.

Me tienes preguntándome si debería estar con ese alguien quien me trata de esta manera.

¿No te preocupas por mí, mija? Eso me desgarra en pedazos. Tienes que decirme que está pasando. Lo único en lo que pienso durante el día es en ti. Y actúas así, es como un tipo de juego. Bueno, pero yo también tengo sentimientos chiquita. No eres la única. Y te amo. Sabes eso.

Si sigues tratándome así las cosas se pueden voltear y puede que no sea capaz de cambiar eso. Si me doy cuenta que estas saliendo con ese puto de Ángel o alguien más, voy a hacerte desear que nunca los hubieses conocido. ¿Me entiendes?

No me hagas esto. Te necesito, te amo. ¿Eh?

 

Te ama por siempre

Dio

 

Dio depósito la carta en el buzón de correo e inmediatamente deseo no haberlo hecho. Cierto, esa carta era mejor que la última carta, pero aún le quedaba un sentimiento enfermizo en la boca del estomago. ¿Pero qué otra cosa se suponía que debía hacer? ¿De qué otra forma se suponía que debía hacerla entender? Pero no podía dejar de preguntarse si podía haberlo manejado de otra manera.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Simón caminaba por los pasillos del edificio principal, recogiendo la basura como siempre lo hacía. Una de las piernas del pantalón estaba recogida hasta la rodilla, justo como Dio solía hacerlo. Saludó a los miembros de su escuadrón como Dio lo hacía e incluso dijo, “¿Quiobo?” justo como Dio.

Los ojos de Simón se movían de un lado para el otro mientas se dirigía al baño. Por primera vez en su vida se sentía como alguien. Se sentía como si la gente le mostraba algún tipo de respeto. Podía no ser mucho, pero a él le importaba.

Tomó un bote repleto de basura que se regaba y estaba listo para vaciarlo cuando el notó la carta de Dio.

“¿Qué está haciendo esto en la basura?” se preguntó a sí mismo. Puso la carta en su bolsillo para depositarla en el buzón de correo más cercano cuando ¡Pumm! Grossaint le hizo una zancadilla.

Aterrizó muy fuerte en su cara. Su nariz goteaba con sangre, Grossaint y sus chicos se reían de Simón cuando se levantaba lento y adolorido. Limpió su nariz con su mano. Simón, con su mirada, quemó un hoyo justo a través de Grossaint. La sonrisa de Grossaint desapareció.

“¿Qué pitos me estas mirando?”

“No mucho,” respondió Simón.

Sus chicos se rieron hasta que Grossaint les disparo una mirada.

“Te crees la gran cosa ahora, ¿No es así?” dándole un codazo a Simón “¿No es así?” y lo codeó fuerte de nuevo.

Simón se veía como si él estaba a punto de lloriquear, pero algo lo hizo contenerse.

“No eres nada más que una puta. Eso es lo que eres. ¿No es así? ¿No es así?”

Grossaint susurró algo en el oído de Simón que lo hizo desvanecerse. Su firme postura se transformó en un suave puré. El miedo corría a través de sus ojos.

“¿Cómo te gustaría eso?” Dijo Grossaint.

Simón empezó a decir algo, pero un oficial apareció cerca y Grossaint y sus chicos se dispersaron.

 

Querido Dio,

 

Estaba tan encabronada contigo por tu última carta. Actúas como si estuviese obligada a escribirte. No tengo que hacer ni madres. Hago esto por ti, no por mí. No actúes como se supone que debo de hacer algo cuando no es así.

Y no me amenaces tampoco. ¿Quieres terminarlo? Haz lo que tengas que hacer. Me gustaría que encontraras alguna otra chica que soportara todas tus pendejadas. Te he estado esperando ya casi un año. ¿Crees que es fácil para mí? No es fácil para mí estar sola tampoco Dio. Es duro. ¿Piensas que es fácil decirle a la gente que mi novio está en prisión? Es vergonzoso. Así que la mayoría del tiempo actuó como una soltera no interesada.

Y no pienses que no he estado tentada. Mis primas siempre están tratando de ligarme con alguien. Hay muchos hombres bien parecidos aquí afuera Dio, y ellos son buenos hombres también y no están metidos en toda esa mierda en la que tú estabas metido antes. Ellos han obtenido trabajos verdaderos y algunos incluso van a la universidad, algunos están obteniendo sus diplomas y esas cosas. Así que no me jodas o a lo mejor tome algunas de sus ofertas.

He pasado por muchas cosas últimamente he estado ocupada con mi estudio, con clases de baile y con mi familia, además de eso cuidando a tu hermanito. Demasiadas cosas.

No seas tan necesitado todo el tiempo. Me estas cansando. Sólo estoy siendo honesta. Odio cuando la gente actúa como si me necesitara todo el tiempo. No puedo estar ahí para todo el mundo. Necesito algún tiempo sola. ¿Ya sabes?

Lo siento si me está tomando algún tiempo escribirte pero si tuvieras alguna pista de que está ocurriendo por acá ni siquiera lo preguntarías. Sólo dame algo de tiempo para pensar bien las cosas ¿Está bien? No estoy tratando de ser odiosa. Sólo que tú a veces no me entiendes lo difícil que esto es para mí también.

Y no aprecio que me llames egoísta porque no soy nada de eso. En serio no me gusta eso.

No necesitas buscar mi felicidad. Solamente piensa en lo que haces y te darás cuenta de que estás poniendo demasiado peso sobre mis hombros. No puedo contestar cada una de tus malditas cartas en el mismo instante. ¿Quién dice que tengo que hacerlo? Yo no necesito más ese tipo de drama en mi vida. Ángel Mis amigos me dicen, “Que yo no necesito ese tipo de cosas en mi vida.”

No pienses que no me importas Dio, porque si me importas. Solamente que me encontraste en un mal día, un mal mes realmente, solamente dame un poco de tiempo para pensar bien cosas y yo te responderé cuando pueda. Ok.

 

Hablamos luego.

Jennifer

 

Dio sabia que realmente la había molestado. De hecho no la había escuchado tan molesta nunca en su vida. Se sentía bien de haber recibido su carta, pero por supuesto esa no era la carta que él estaba esperando recibir. De pronto se sintió enfermo de su estomago. Sintió como si la estaba perdiendo y no podía soportar pensarlo. Tenía que pensar rápido y tenía que actuar inteligentemente.

 

Querida Jennifer,

 

Nena lo siento por decir toda esa mierda y siento que estés pasando por toda esa mierda. Sabes que puedes hablar conmigo acerca de esas cosas. Sé que es difícil para ti contestar mis cartas. Y sabes que estaría allá en un segundo si pudiese salir de aquí. Tengo tantas ganas de estar contigo. Por favor no hables conmigo acerca de otros vatos. Odio esas mamadas. Sabes que soy sólo para ti.

Pase lo que pase, siempre ¿Recuerdas? Vas a ver qué saldré de aquí más rápido de lo que canta un gallo. Sólo me quedan unos meses más. Sé que puedes pensar que es un chingo de tiempo, pero va a pasar pronto. Vas a ver.

No sabes las ganas que tengo de acostarme junto a ti, abrazándote fuertemente. Te quiero en mis brazos y tengo muchos deseos de besarte. Te extraño nena.

Estoy aguantando muchas cosas tanto como puedo. Sé que no es fácil para ti pero por favor, haz lo que puedas para venir a nuestra próximo Día de Visitas.

Hey, ¿Finalmente que hiciste el Cinco de Mayo? Ya que aquí soy el único mexicano, excepto por Simón que no es ni siquiera es completamente mexicano. Solamente imaginaba como sería. Y tomé un trago de agua imaginando que era una Corona, e imagine que tú y yo estábamos en la fiesta o en la casa de Spooky celebrando y que mis brazos estaban rodeándote y que estaba estábamos vacilando en el sofá. Solamente tú y yo. Había mucha gente alrededor, pero nosotros estábamos en nuestro mundo, justo como en los viejos tiempos.

Y dile a tu prima que se vaya a la chingada la próxima vez que trate de ligarte con alguien. Yo valgo la espera, vas a ver. Y las cosas van a ser mucho mejores cuando salga de aquí. Te lo prometo. Sé que es difícil. Es difícil para mí también.

Sé que voy a salir pronto de aquí, y tú y yo vamos a estar juntos de nuevo. No quiero nada más que eso y no voy a hacer nada que arriesgue eso. ¿Sabes lo que estoy diciendo? Eres demasiado importante para mí y espero que nunca cambies. Porque eres perfecta justo en la forma en la que eres. Te extraño y tengo muchas ganas de estar cerca de ti.

Te amo mucho. Me voy a dormir. Estoy exhausto. Te hablo después mija.

 

Con amor,

Dio

 

Era el cuatro de julio y los oficiales habían dejado salir a algunos de los reclutas a mirar los juegos artificiales. Y de las buenas cosas de vivir en La Vegas, era que ellos podían ver los juegos artificiales muy bien. Dio levantó la mirada. Era como un niño de nuevo. Se preguntaba que estaría haciendo Jennifer. Si estaba pasando tiempo con su familia, amigos o alguien más.

El año pasado ellos habían pasado el cuatro de julio juntos. Muchas cosas habían cambiado desde entonces. Si él hubiese sabido que iba a ser el ultimo cuatro de julio junto a Jennifer, lo hubiese atesorado más. ¿Pero cómo podía saberlo?

El imaginaba pasando la noche con ella. Olvidó por un momento el alambre de púas y a los otros reclutas. Se olvidó de los otros gritos de los oficiales recordándoles las reglas. Solamente estaban Dio, Jennifer, el cielo y los juegos artificiales. Y nada era más mágico que eso.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Todos esos destellos de rojo y azul le hicieron recordar aquella noche a Dio, aquella noche horrible que había cambiado todo entre Jennifer y él. Habían estado manejando y alejándose de Las Vegas para siempre. Había estado lloviendo, el cielo estaba derramando su furia sobre aquella solitaria y agujerada calle que llevaba hacia Los Ángeles.

Miró a Jennifer, la cual estaba mirando por la ventana, perdida en sus pensamientos.

“Ellos nunca me volverán a hablar más, sabes. Pensé que era libre de regresar a mi casa, pero cuando estaba saliendo por la puerta ésta noche, mi mamá me dijo que si me iba en ese momento, me iba para siempre.”

“Lo sé,” dijo Dio, tomando su mano. “Esto va a funcionar. Una vez que lleguemos a Los Ángeles nuestros sueños se van a convertir en realidad. Tú  estarás cerca de Hollywood y nadie me conoce ahí, puedo empezar de nuevo. Lo vas a ver. Estamos casi en la línea estatal. Nada nos puede detener ahora.”

¡Pop! ¡Tsss! El carro se derrapó hacia la izquierda y Dio comprendió que se les había ponchado una llanta. “¡Mierda! Se orilló, resbalando y patinando sobre la calle mojada. Golpeó el volante. Justo cuando las cosas iban bien. . .”

Ambos salieron del carro y miraron la llanta.

“Malditos baches.”

La lluvia los empapó como perros mojados. Jennifer lo ayudaba con la llanta. Ella no iba sólo a sentarse en el carro sola, además ella podía reparar un carro más rápido que un hombre y Dio sabía eso.

“Esto está mal,” Dijo Jennifer. “Realmente mal. Wiggie no deja a nadie irse a nadie así porque así.”

“Estaremos bien, te lo prometo. Pase lo que pase, Siempre. ¿Está bien?”

Ella afirmó moviendo la cabeza y levanto la frente de nuevo. “Feliz Día de San Valentín.”

Ella no podía dejar de sonreír. “Feliz Día de San Valentín.”

“Pase lo que pase. Siempre” Dijo él con un brillo en sus ojos.

“Siempre,” Contestó ella. Levantó sus ojos al ver las luces de un carro a lo lejos. “Mira,” dijo ella cuando empezó a hacerles señas.

“No nos van a ayudar.”

“¿Por qué  no?”

“Porque somos mexicanos, por eso”

“No seas negativo. Por supuesto que lo harán.”

Se paró en medio de la calle moviendo sus brazos. Dio sacudió su cabeza y entonces algo lo molestó. Al aproximarse bajaron las luces y el auto empezó a acelerar.

Dio aun recuerda la mirada aterrorizada en los ojos de Jennifer cuando ella se dio cuenta de que eran Acné y el Güero Sucio apuntándoles con armas.

Se lanzó hacia ella para sacarla de la carretera, pero era muy tarde.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Los oficiales llamaron a todos para que entraran ya que habían estado por lo menos media hora mirando los juegos artificiales. Dio iba de camino cuando pasó por aquel bote de basura. Notó algo moviéndose cerca de él y se dirigió a ver. Era un recluta buscando entre la basura. Dio entrecerró sus ojos para mirar mejor.

“Ellos quieren que seamos—”

El recluta se dio vuelta con sus ojos bien abiertos y alerta. Era Simón, el cual parecía como un mapache más que otra cosa. Simón dejó caer una lata de aromatizante y lo miro con ojos vidriosos.

“Hey. . . hey, Dio. Qué bueno. . . bueno verte, Hombre.”

“¿Qué estás haciendo?”

Pero Simón no necesitaba contestar, Dio sabía exactamente que había estado haciendo. Lo sabía porque muchos de sus amigos en casa lo hacían igual. Él mismo se declaraba culpable haberlo intentado un par de veces.

“Tú sabes como esas cosas te joden,” dijo Dio.

“No. . . yo no estaba. . . yo estaba buscando algo.”

“¿Tú piensas que soy estúpido o algo así? No necesitas mentirme, hombre.”

Simón agarró a Dio por el cuello. “No le dirás a nadie ¿Verdad?”

Dio lo empujó. “Por supuesto que no. ¿Qué es lo que te pasa? ¿Cuánto de eso has hecho?”

“Yo. . . yo no sé.”  Simón se reía como si fuese de otro planeta. “No puedo decirte cuanto, lo suficiente creo.” Y se volvió a reír.

“Hombre, si ellos te agarran haciendo esta mierda te van a—”

“Yo sé, pero no le dirás a nadie ¿verdad?”

“Te dije que no lo haría. Pero, hombre, solamente te quedan unos pocos meses para irte. ¿Por qué la estas echando a perder así?”

Simón pensó por un rato. “Te extraño hombre.”

“Yo también,” dijo Dio.

“No es lo mismo sin ti. Es. . .”

Simón empezó a reírse, después a llorar y otra vez a reírse para cubrir que estaba llorando, y no lo pudo sostener más. Estaba completamente gimiendo.

Cubrió su cara con sus brazos se dejó caer en sus rodillas. Dio no sabía que hacer.

“Vamos allá,” Dio le indicó. Para que no los viera nadie. Simón obedeció, quitándose de la vista, Dio puso sus manos sobre los hombros de Simón.

“Todo está bien Hombre. Tú estás bien,” dijo Dio.

Simón trato de limpiarse las lágrimas.

“Eso es fácil decirlo para alguien como tú. Tienes una chica. Tienes un hermano, tienes amigos. Yo no tengo a nadie.”

“Por supuesto que sí. ¿Tienes a tu mamá, no?”

“No, no es así. Ella no me quiere.”

“Bueno, tienes a tu papá—”

“El tampoco me quiere. Le dije a mi madre que quería quedarme con ella cuando saliera de aquí y ella dijo que no. le dije a mi padre y dijo—”

Simón agitaba su cabeza y empezó a gemir de nuevo. Dio agarró el desodorante ambiental y lo lanzó a la basura.

“Tienes que parar de hacer esta chingadera, Simón. Vas a desperdiciar toda tu vida, perro.”

Simón dijo entre sus lamentos. “Esa es la razón por la que estoy aquí, ya sabes. Cocaína, mariguana, lo que fuera que pudiese conseguir. Y mis padres se cansaron de eso. . . y me mandaron aquí.”

Dio se sentó junto a él. “En parte es como algo bueno ¿No es así? Tal vez si pudieras asentar cabeza—después de todo como dice Jackson, ‘No hay excusas en la vida.’ Y pienso que es verdad.”

“Esta es mi segunda vez aquí, Dio. Y mis padres aun renuncian a la idea de estar conmigo. Esa es la razón por la cual lloraba esas primeras noches cuando viniste, porque no quería pasar por esto otra vez.”

¿Qué? Pensó Dio.

“Tú hablas acerca de todo mi dinero como si fuera una broma. Lo cambiaría todo por lo que tú tienes,” agregó Simón. “Al menos tu mamá te quiere. Puede que no sea perfecta, pero al menos. . . Hazme un favor, ¿Si Dio? Cuando salgas, dile a tu chica que yo dije, ‘¿Quiobo?’ ¿Va?”

“¿Qué?”

“A veces. . . uno sólo quiere que todo se acabe.”

“¿De qué estás hablando guey?”

“Fui yo, Dio, fui yo,” dijo Simón.

“¿Fuiste tú qué?”

“No fue Grossaint.”

“¿De qué estás hablando?”

“Fue mi culpa que te regresaran de nivel.”

“Chale carnal, no fue tu culpa. Yo viste que—”

“No, Yo. . .”

Él estaba teniendo algunos problemas para decirlo y Dio se estaba irritando por eso. ¿Por qué no solo escupía lo que tenía que decir?

“Yo. . . mira, quería salir con tantas ganas. No aguanto más estar aquí. Ya no podía, pero ahora realmente no puedo. Necesito. . .”

Dio entendió lo que él estaba tratando de decir.

“¿Hiciste eso? ¿Hiciste todo ese agujero por ti mismo?”

Simón afirmó moviendo la cabeza. Dio se sintió un poco inquieto por dentro. Si hubiese sido hace 6 meses, lo más seguro es que le hubiese pateado del culo a Simón por lo que hizo, pero las cosas habían cambiado desde que entro al campamento. Él pensaba en la cosas antes de hacerlas. Ahora se detenía y pensaba en el punto de vista de la otra persona, y aunque se esté muriendo de ira por dentro, él encontró que ese enojo se le enfrío y lo remplazó por compasión y simpatía hacia Simón.

“¿Alguna vez has estado en un lugar tan encerrado sin saber qué hacer? Te quieres salir pero no puedes. Te vuelves loco, Dio. Te enloqueces.”

Dio pensaba en todos esos años encerrado en la caja de juguetes cuando se portaba “mal.” Él recordaba todos esos sentimientos, llamando a alguien quien lo sacara. Sus lágrimas no eran para nadie más, sino para sí mismo porque no le hacían nada bien.

“Cada vez que podía escaparme por unos minutos, le sacaba más y más hasta que el hoyo era lo suficientemente grande,” Simón continuó. “Yo sólo. . .”

“¿Qué?”

Dio lo golpeó en el brazo. Entre más hablaba Simón, se le desaparecía la sonrisa aún más. El verdadero Simón estaba apareciendo.

“Chale carnal. Tú y yo, cuando salgamos, puedes quedarte en mi casa conmigo y Jennifer. Vamos a conseguir trabajo e ir a la universidad y. . . y cada fin de semana tú, yo y todos mis amigos vamos a tomarnos unas Coronas. . .”

Simón sonrió. “Y pasarla bien con todas las jainas.”

Dio no aguantó la risa. “Simón ese. Y escuchar unas rolas clásicas.”

Dio puso su brazo sobre Simón. “Somos carnales para toda la vida, perro. Carnales de por vida. No dejes que esos malditos. . . solamente. . . Ignóralos. . .”

Simón afirmó moviendo la cabeza. “Si perro. Si me dan, ahora los voy a dar peor, ¿Verdad?”

Dio pensó por un momento. Fue casi una reacción inmediata para decirle que “si,” pero él no pudo hacerlo. Vio a Simón todo entusiasmado. Tenía esta cara de matón de vuelta. Simón finalmente se había convertido en el hombre que Dio había buscado en él, pero no le iba ese semblante, simplemente no le iba, él sabía el tipo de persona que Simón llevaba adentro.

“¿Cierto perro? Simón insistió.”

Dio se dio la vuelta y miró a la distancia.

“Sí, claro.”

 

Querido Dio,

 

Esto es difícil de decir para mí. Pero necesito hacerlo. La razón por la que he estado de mal humor últimamente y por la que no me he sentido bien o por la que no te contestado rápidamente es porque el doctor me dijo algo hace un par de meses. Y no sabía cómo decírtelo porque no quería creer que era verdad y realmente no sabía que hacer.

Pero tomé la decisión y tengo que decirte él porque he estado reaccionando de esa manera es porque bien, estoy embarazada y este bebé es tuyo.

No sé si es niño o niña, es muy pronto para saberlo. Esto es raro porque nunca pensé que algo como esto pudiera pasarme a mí. Siempre he sido muy cuidadosa, siempre he tomado mucha precaución. Simplemente es raro. Yo solamente no quiero ser una madre soltera sin haberme casado. Se suponía que no debería pasar así. Estaba tratando de organizar mi vida y las cosas estaban yendo muy bien. Es decir. Me gradúo este año y justo acaba de recibir una llamada de para un nuevo show. Y hasta tengo amigos y todo. Y nunca pensé que algo como esto ocurriría. No sé qué hacer.

Es bien raro saber que algo está creciendo dentro de mí y tiene un corazón y que está tan vivo. Es maravillo pero da miedo. Me pasé las primeras semanas llorando por eso. Parece como que cada vez que algo grande y maravilloso va a ocurrir, algo viene y lo echa a perder. ¿Sabes? Y me pregunto si es que estoy predestinada para fallar, para ser un tipo de mujer pobre en un apartamento apestoso. Yo solamente no quiero ser esa vieja montándose al bus con todos esos chamaquillos con ella pero sin el padre.

¿Ahora que se supone que voy a hacer? ¿Cómo se supone que voy a triunfar así? Pienso que voy a obtener este trabajo en el cual me llamaron pero ¿Qué va a pasar cuando se den cuenta que estoy embarazada?

He pensado acerca de un aborto. Pero no puedo hacer eso. Es muy serio para mí y mis padres no me lo perdonarían. Además soy católica y todo.

Mi mamá lloró como un bebé cuando se enteró y luego cuando supo que era tuyo ¡se encabronó! Como si me hubieras hecho algo malo a mí. Pero no la dejé hacer eso. Yo sé que yo tengo la responsabilidad también y debí haber sido más inteligente.

Al mismo tiempo, esto me hace estar más determinada a lograrlo, porque tengo que. No puedo ser esa madre en el bus viviendo en un hoyo en alguna pared de la cuidad. No haré eso.

Dicen que el bebé nace entre octubre o noviembre. Siento mucho que aún no hayas  salido para ese tiempo y el nacimiento, pero te voy a enviar fotos y te voy a contar como me está yendo.

Sólo se paciente conmigo en cuanto estas cartas, ¿ok? Yo también te quiero ver. Hay cosas de las que tenemos que hablar y que no puedo escribirla. Y lo haré tan pronto pueda, ¿Ok?

 

Cuidate,

Jennifer.

 

Una ola de emoción recorría a través de Dio, difícilmente se podía contener. Iba ser papá, ¡Un papá de verdad! Él y Jennifer iban a tener un bebé. Iba a ser ¡una familia de verdad con un bebé de verdad! Era como un milagro. Era como un sueño hecho realidad y tenía que decírselo a alguien. ¿Pero a quien? Nadie en su nuevo escuadrón en realidad lo conocía. No había tenido el tiempo de hacer contacto con ellos. Y tampoco conocía tan bien a sus oficiales como para contarles. Sentía como si iba a explotar de emoción.

Nada tan emocionante le había ocurrido a él nunca antes, y sabía que ahora, Jennifer y él estarían para siempre unidos. Tenían un hijo de amor, alguien quien sería el testamento de su amor por siempre.

Dio intentó contenerse cuando le preguntó a su oficial que si podía usar el baño. El oficial lo volvió a ver sospechosamente, y le dio permiso. Dio caminaba tan rápido como podía, entonces corrió a la cocina. Sabía que sólo tenía unos pocos minutos si no sería atrapado. . . pero valía a la pena. Tenía que decírselo a Louise.

Ella lo miró sorprendida cuando trataba de recuperar su aliento, la sonrisa más grande posible se dibujó en su cara.

“¿Qué es lo que te pasa?” Preguntó ella.

“Yo. . . ella. . . Yo no puedo. . . creerlo. Es. . . ella está embarazada.”

“¿Qué?”

“Es mío. Es nuestro,” dijo él con una sonrisa de oreja a oreja.

“Por Dios santo, ¡Eso es maravilloso! ¿Sabe ella que es?”

Dio sacudía su cabeza. “No aún. No creo. Pero espero que sea un niño, una niña, un niño ¿Qué más da? Mientras se nuestro.”

“Ustedes son muy jóvenes.”

“¿A quién le importa eso? Mucha gente tiene bebés cuando ellos son jóvenes y todo sale bien. Además estoy yendo al colegio, ¿Te acuerdas? Voy a mantener a Jennifer, a mí y a mi bebé. Jennifer y yo nos vamos a casar.”

“¿En serio?”

“Pues, por supuesto. Eventualmente”

“Eso es. . . eso es bueno. . . bien, estoy feliz por ti. ¿Ya le contestaste?”

“No pero lo voy a hacer, sabía que esto ocurriría. Sabía que un milagro sucedería. Y voy a ser el mejor papá del mundo. Lo voy a llevar a los juegos de fútbol y a la escuela y a—”

“Espera, espera, no te adelantes a los acontecimientos. Un paso a la vez. Lo primero es salir del campamento. Graduarte y hacer tu propia vida.”

“Lo sé. . . lo sé. . . solamente tenía que contárselo a alguien.”

Ella se sonrió, pero algo parecía molestarla.

“Estoy muy feliz por ti.”

“¿Qué hay de malo?” Preguntó Dio

Ella fingió su sonrisa de nuevo. “No te preocupes por eso. Tú mejor regresa.”

“¿Estás segura?”

“Ve, ahora.”

“Si señora,” Contesto él. Odiaba mirarla así. Especialmente cuando las cosas iban tan bien para él. Pero el regresó a su tienda de todos modos y empezó su carta.

Capítulo 7

Querida Jennifer,

Casi me cago en los pantalones cuando recibí las noticias. Estoy tan emocionado nena.  No tienes idea.  Y no tienes de que preocuparte de nada, porque tan pronto como salga trabajaré en dos o tres trabajos, lo que sea para mantenerte a ti y a nuestro bebé.

Voy a ser el mejor papá que hay. Te lo prometo. Esas noticias son las mejores que haya escuchado en toda mi vida. Eso me motiva.

He estado pensando acerca de algunos nombres. Pensé en Dio Jr., Luis como mi papá o Roberto y si es niña algo como Jennifer, o Lupe o Cristina como la presentadora de  tu programa favorito de televisión.

Yo sabía que estábamos predestinados a ser una familia. ¿Lo ves? Te amo mija. Sabía que era inevitable. ¿Sabes lo que eso significa? Lo aprendí en mi clase. Significa destino, que debe de ocurrir.

¿Cuándo sabes si es niño o niña? Espero que sea un niño. ¿Ya le dijiste a Daniel que va a ser tío? ¿Qué dijo?

Aún no puedo creer todo lo que me dijiste. Wow, voy a ser papá. No pude evitar decirle a Louise. Simón va a volverse loco cuando le diga.

Sé que probablemente no vas a poder venir el próximo día de visitas estando embarazada pero saldré pronto. Lo vas a ver. Tú se cuidadosa, preferiría que te quedaras en casa segura en vez de arriesgarlo todo. Si hay alguna cosa que necesites saber aquí estoy para ti. Puedes recurrir a Spooky si necesitas algún dinero o algo así. Y yo le pago después. Ahí estoy para ti nena.

Estoy asustado pero las cosas van a salir bien. Siento como si estoy flotando en el aire porque está pasando todo lo que esperaba. Vamos a ser una familia nena. Y quiero tener más bebés 2 o tres Dios y Jennifers corriendo por doquier. Si éste un niño entonces quiero una niña para hacer la pareja. ¡Ha-ha-ha! Lo sé, lo sé un paso a la vez.

Y no te preocupes por eso de ser una madre soltera sin casarte porque tan pronto como salga de aquí vamos a planear nuestra boda también. Quiero hacerlo en la Iglesia de Valley View. Ya sabes la que solía visitar cuando era un niño con el Padre Martínez.

Puedes invitar a todos tus familiares (incluso a tu mamá ja-ja-ja) no me importa, quiero que el mundo sepa que nada puede romper nuestro amor. Nada. Estas son las mejores noticias.

Algunas cosas pasaron aquí y podría tomar un poco más en salir de lo que yo esperaba. Te amo nena.

 

Con amor,

Dio.

 

Desde la carta que envió Jennifer, Dio había tenido un avance increíble. Estaba más motivado que nunca. Él ahora no solamente existía para sus oficiales cuando le daban trabajo, estaba enfocado. Le contaba a todo mundo que iba a ser papá. El hizo planes en su cabeza y planes en papel de las cosas que iba a hacer, paso a paso de lo que iba a hacer una vez que saliera del campamento. Empezó a soñar y a soñar en grande. Empezó a hacer una lista de  quien iba a invitar a la boda, que tipo de comida ellos iba a servir en la fiesta, que tipo de juguetes deberían conseguir para el bebé. Lo hizo lista por lista y nombre por nombre. Soñó y fantaseó, los días se volvieron semanas. Todo parecía caminar bien; todo parecía bien para él, todo—pero algo ocurrió aquella noche.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Simón jamás fue un tipo fuerte. Claro, tenía un fuego dentro de él, pero nunca lo dejó salir. Mantenía adentro y se estaba destruyendo a sí mismo.

Él sabía que lo que Dio tenía razón acerca de monearse. Sabía que las drogas lo estaban arruinando, pero no podía detenerse. No importaba cuántas veces había estado en terapia, no importaba cuantas veces había tenido rehabilitación o cuantas veces fuese arrestado, había algo adentro de él que lo obligaba a hacerlo. Tenía que escapar, se estaba ahogando en el mundo de las drogas, pero a él le gustaba eso. Amaba el sentimiento de mareo que ellas le daban. Le encantaba alucinar y lo feliz que eso lo hacía sentir, en ese momento todo estaba bien.

El podía olvidar todos los problemas de la casa, acerca de todas las veces que él había estado decepcionado de sus padres. Podía olvidar que no lo querían y de ser lanzado de casa en casa. Podía olvidar el futuro, porque si fuera como su pasado, el no quería saber de él.

Simón se escabulló esa noche, como lo estaba haciendo por muchas semanas e iba detrás de un edificio donde había ocultado muchas cosas que podía inhalar. Él estaba buscando entre sus bolsillos cuando de repente encontró la vieja carta cargada de odio de Dio.

“¡Mierda!” dijo él, y la deposito en el buzón de correo que estaba afuera.

Era un bochorno inmenso para ser agosto y tranquilo también, muy tranquilo cuando Simón inhalaba el aroma.

“¿Qué pasa negro?”

Simón brincó cuando Grossaint le cacareó en el oído. Se congeló, tratando de controlar su respiración, Grossaint y sus chicos rodearon a Simón y sabía que no había salida.

“Te hice una pregunta. Pinche negro.”

“N-n-n- nada. Estoy bien.”

“No luces bien oscurito,” Decía Grossaint, mientras lo rodeaba.

“N-n-no. . . me llames así. Yo no soy. Yo no soy”

Grossaint se reía en la cara de Simón mientras jalaba su cara hacía atrás.

“¿Cuál es el problema, Simón? ¿Tienes algún p-p-p-problema? ¿Eh? ¿Ehh?”

“No.”

“Me parece sí tienes un p-p-p-problema. Bien, sé de algo que lo puede solucionar.”

“No, por favor, no lo hagas, Ya no quiero hacerlo más.”

Ellos se rieron.

“Vamos, te encanta. Siempre te ha encantado.”

“No me gusta.”

Jaló la cabeza de Simón hacia atrás de nuevo. “Te dije que te encantaba. ¿Quieres que el Oficial Jackson se dé cuenta de los viajecitos que haces cada noche?”

Una lágrima cayó por la mejilla de Simón. “Por favor,” pero ellos se rieron en su cara cuando cada uno de ellos se bajaban las cremalleras de sus pantalones.

“Ahora hazlo en la manera en la que me gusta, rico y despacio.”

Las lágrimas bajaban por las mejillas de Simón cuando se atragantaba y hacía lo que le pedían a cada uno de ellos. Pero eso no era suficiente.

Él escupió lo que pudo y vomitó lo que había en su estomago. Ellos se reían es su cara.

“Vamos mariquita. Sabes que te gusta.”

“Quiero ir a la cama.”

“Quiero ir a la cama.” Lo remedaba Grossaint. “No he terminado contigo aún.”

Grossaint agarró una escoba del almacén y la quebró con su rodilla y sus compinches lo sostuvieron. El pataleaba y gritaba hasta que ellos lo amordazaron con un trapo y cerraron la puerta.

“Si alguna vez le dices a alguien te mato,” Le advirtió Grossaint.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Llegó el día de visitas. Dio, como siempre, estaba parado en la fila mirando a los otros reclutas hablar con sus visitas, iba por la mitad cuando Dio quería que se terminara y así poder regresar a la tienda a soñar con sus planes para él y Jennifer y su bebé. Dejaba su mente vagar a la deriva en el espacio.

Era una chica gorda, no, alguna chica embarazada caminando como pato adentro, su cabello era largo y café y entonces. . . se Dio cuenta que era Jennifer.

No podía respirar, de repente pudo hacerlo pero se sentía hiperventilado. Esto no podía ser real. Tenía que ser una fantasía. Pero no era así. Ella realmente estaba ahí. Era verdad, ella estaba en el mismo cuarto.

Ella se paralizó cuando lo vio. Toda su cara se iluminó al mirarla. Ella podía estar un poco más choncha de lo que él recordaba, pero su cabello era más largo, lo había teñido más claro y una parte de él cubría un lado de su cara.  Ella lucía más hermosa que nunca. Tenía que contenerse de salir corriendo hacia ella.

Ella también se emocionó por un segundo. Parecía asombrada por su apariencia. Se veía más musculoso de lo que ella recordaba y más saludable. Él lucía simplemente bien, muy bien. Pero entonces se detuvo y su rostro se contrajo; ella difícilmente podía mirarlo.

El la tomó por la mano y la llevó a una banca, pero ella soltó su mano. Eso debió haber sido la primera pista de que algo estaba mal, pero Dio estaba demasiado emocionado de que ella estuviera ahí y no pudo notarlo.

Ella miró alrededor y se dio cuenta que todo mundo la estaba mirando, todos los reclutas, todos los oficiales. Volteó su cara. Era tan raro para ella.

Dio solamente la miró por un momento. Era como la obra de arte más grandiosa que nunca había visto.

“Tú cabello,” dijo Jennifer.

Dio sonrió, sintiéndolo. “Yo sé, lo cortaron.”

Él se inclinó para besarla.

“Te ves. . .”

Ella se volteó, y al moverse su cabello hacia atrás, él lo notó, una horrible cicatriz cruzaba su mejilla izquierda. Se veía horrible. El estaba en shock. Ella sólo lo miraba, avergonzada, algo más estaba en sus ojos, ira.

“Es del balazo,” dijo ella fríamente.

Pensamientos de ese día lo inundaron, se sentía más culpable que nunca. Él quería olvidar ese día para siempre y tener un nuevo inicio, pero ahora ella llevaría esa cicatriz como un recuerdo por el resto de sus vidas.

“Recibí tu carta,” Dijo ella.

Por supuesto que recibiste mi carta, la mandé hace semanas, pensó Dio.

Pero parecía que era más que eso. Dio esperaba que su sonrisa borrara lo que fuese que la molestaba; eso usualmente lo hacía.

“Te ves…, No puedo creer que estés aquí. No esperaba que vinieras.”

Ella solamente lo miraba sin comprender. Él miraba su pancita. Ya se estaba haciendo enorme. Él se estiró para poner su mano sobre ella.

“No,” dijo ella bruscamente.

“Nena—”

“No me digas ‘nena.’”

“Jennifer, yo se que fui un verdadero cabrón, pero—”

“Dio.”

“NO, dejame terminar. Por favor. Todo va a mejorar cuando salga de aquí. Te he dicho eso. Te lo prometo. Lo que quieras, lo que sea.”

Ella solamente lo miró. Sus ojos se quemaban de ira, luego con lágrimas. Sus labios temblaban. Odiaba verla así. Se preguntaba si era la situación del embarazo. Cuando su mamá estaba embarazada de Daniel, se acuerda que ella siempre estaba de un humor inestable. Él quería abrazarla. No le importaba la cicatriz la cicatriz en su cara. La amaba y quería hacérselo saber.

“Nena, por favor. Lo siento. Soy diferente ahora, lo soy.”

“El tiempo se acabo,” dijo un oficial.

Dio pudo haberse suicidado justo ahí.

Jennifer recogió sus cosas. Se miraba más preocupada por sus cosas y su bolso que por Dio.

“Hey Jennifer.”

Ella lo miró furiosamente.

“Pase lo que pase — Siempre ¿Ehh?” dijo él.

Ella continuó recogiendo sus cosas.

Dio se estiró hacia ella.

“¿Dame un abrazo aunque sea, no?” dijo el con tono de broma.

Ella lo miró justo a los ojos y le aventó unos papeles en el pecho fuertemente. Entonces se dirigió hacia afuera y salió por la puerta tan rápido como una mujer embarazada podía hacerlo.

“Jennifer!”

Dio miró los papeles. Parecían conocidos. Entonces reconoció su letra y sintió que el color de su cara desapareció. Era la carta de odio que le había escrito. La que pensaba que había tirado a la basura. De alguna manera había llegado a ella; sabía que su mundo nunca sería el mismo de nuevo.

 

Capitulo 8

 

Durante los próximos días caminó por el campamento aun en shock.

Cuando se dio cuenta de que en verdad había ocurrido, lo afectó muy fuerte. Sintió como si lo hubieran golpeado con un martillo. Se dejó caer sobre sus rodillas sintiéndose enfermo, tanto así que vomitó. Lo limpió antes de que alguien lo notara, pero todavía se sentía muy débil.

Fue como si Dios se estuviera burlando de él. Como si Dios le mostrara lo que él podría tener, pero nunca se lo daría. Él sintió ira, vergüenza, dolor. Y a la vez, no sentía nada. Quería rezar, pero ¿Para qué? ¿De qué serviría hacer una oración, si terminaría en esto?

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Simón nunca volvió a hacer el mismo después de esa noche. Parecía peor que estar en otro mundo: se había apartado, como si estuviera en un hoyo negro. No tenía a nadie con quien hablar. Dio no estaba cerca. Nadie en el escuadrón hablaba con él, y aunque lo hiciera, él no respondía nada. Todo el tiempo murmuraba a sí mismo. Ya casi no tenía uñas y tuvo que empezar a comerse la piel alrededor de ellas.

Era como si fuera un fantasma, uno que nadie podía ver y que nadie sabía que existía. Estaba en su propia galaxia, su propio universo. Pero eso no impidió que Grossaint siguiera echándole un ojo encima. Simón tenía un secreto que pedía salir ser gritado, pero él no podía hacerlo. Grossaint lo sabía, así que hizo que sus muchachos hicieran cualquier cosa para mantenerlo de esa manera.

Sabían que tenían poder sobre él. Simón nunca podría decir nada. El estaba cagado del miedo y Grossaint disfrutaba de cada momento. Ellos le escupían cuando nadie más miraba, hacían comentarios de él y solamente los soportaba hasta que finalmente una noche, Grossaint frunció los labios de Simón y le susurro al oído, “Tú vas a ser mi perra esta noche.”

De repente hubo una reacción dentro de Simón, algo que lo llevó a derramar el vaso. Sacó su cepillo de dientes de la caja y comenzó a hacerle punta una y otra vez contra el colchón hasta desarrollarle una punta filosa, como la punta de un cuchillo. El seguía murmurando palabras a sí mismo una y otra vez. Todo el mundo le seguía diciendo que cerrara la boca, durante toda la noche, pero finalmente la última persona del escuadrón quedó dormida. Los ojos de Simón miraban fijamente a Grossaint en su litera.

“Ellos te pegan, tu vas a golpearlos peor. . . ellos te pegaron tu vas a golpear peor. . .” el continuaba repitiendo mientras se acercaba más y más a Grossaint.

Se oían los rechinidos de la madera provocados por sus pasos, su rabia crecía y crecía hasta que finalmente llego al frente de la litera de Grossaint.

“Muere, hijo de puta,” dijo él tirándose sobre Grossaint, cuyos ojos parpadeaban del miedo al sentir el arma incrustada por Simón.

Uno de los muchachos de Grossaint atrapó a Simón en un santiamén, pero para ese entonces y él había recibido varias puñaladas. Grossaint cubrió la sangre que salía de su garganta mientras el resto de los reclutas se despertaban y empezaban a llamar al Oficial Jackson. Jackson y lo demás oficiales llegaron rompiendo la puerta, gritando por los radios, agarrando a Simón, que era como un animal furioso. Los demás se apuraron a poner a  Grossaint en un lugar seguro.

“¿Qué demonios te pasa”? pregunto Jackson con vehemencia

“¿Cuál es la regla general número catorce, recluta?”

Simón miró hacia otro lado.

“Contéstame, demonios,” exclamo Jackson.

Simón miro a Jackson directo a sus ojos, y dijo, “Señor si ellos te pegan, tú los vas a golpear y peor.”

Jackson estaba enfurecido.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

La mitad de los hombres del escuadrón de Dio ya estaban fuera de la tienda en el momento que él despertó debido a todo el alboroto. Él talló sus ojos mientras los entrecerraba y tomaba conciencia de que todos los gritos venían de Simón, quién tuvo que ser calmado por tres oficiales. Él estaba gritando “¡Te matare, te matare, pinche puto!”

Dio estaba en shock. Ni se parecía a Simón; había alguien más dentro. Por un momento a Dio le parecía verse a sí mismo siendo arrastrado, pero el frotó sus ojos de nuevo y se dio cuenta que en efecto era Simón.

La ambulancia se retiró con rapidez, mientras se acercaban las luces rojas y azules y arrastraron a Simón a la patrulla. Simón capto la mirada de Dio y luego él se tranquilizo repentinamente. Dio hizo gestos a Simón que “levantara la barbilla.” Simón lo hizo, sus ojos estaban llorosos.

 

Querida Jennifer

 

Ellos lo retuvieron por el intento de asesinato. 25 años en la cárcel. Ellos no lo dejarán salir hasta que tenga unos cuarenta y tantos años. Si es que lo logra. Spooky siempre me decía que la prisión era para los más salvajes de los salvajes y Simón, incluso con toda su ira, siempre será un gatito. Lo voy a extrañar y sólo deseo que hubieras tenido el chance de conocerlo.

Me alegró mucho verte cuando viniste a visitarme. Lucias bien chipocluda para mí. ¿Sabes lo que significa? Rete bien. Siento que las cosas hayan terminado así. Todo mundo pensó que estabas rete bien también. Por eso tantos no dejaban de mirar. Ellos supieron que mi nena era hermosa tal y como les había contado. Eres como una leyenda aquí. Todo el mundo ya sabe de tí.

Acerca de la carta, no fue mi intención que la leyeras. Pensé que la había tirado. Yo odie ese día, fui un pinche tarugo. Louise me dijo que debía sacar todo sobre el papel, que era mejor para mí escribir mis agresiones en lugar de dirigirlas hacía las personas. Así que eso es lo que he estado haciendo. Escribí cartas así acerca de mi madre también y otras personas. Tuve que hacerlo o iba a explotar por dentro.

Nunca quise que las vieras, en lo absoluto, eso era como un diario, tú sabes. Nena quiero borrar todo lo que dije en esa carta. Olvídalo. No quise decir nada de eso. Estaba sacando todas mis emociones, sacando todo mi enojo. Tienes que creerme.

Parece que cuando las cosas empiezan a resultar bien para nosotros alguna pendejada pasa. Pero sé que podemos superar esto tú me conoces. Algunas veces digo cosas que no tienen sentido. Sólo soy yo hablando por hablar, no te lo digo enserio.

Tú sabes que yo nunca podría herirte, ni siquiera tampoco permitiría que alguien te hiciera daño. Y no te preocupes por esas cicatrices y cosas que tienes en tu cara. Ellas se curaran y si no pasa así, pues está BIEN, no importa porque podemos recurrir a la cirugía plástica. Bueno vamos a juntar dinero y todo quedara como nuevo. E inclusive si eso no funciona, no me importaría. Tú todavía eres hermosa para mí, y lo seguirás siendo.

Tenemos que permanecer juntos porque ya viene un bebé en camino. ¿Ya sabes si va a ser un niño o una niña? ¿No te pregunté?

Nena me muero por hablar contigo. Necesito que respondas mis cartas lo más rápido que puedas ya que me va a volver loco el pensar que tal vez estás enojada conmigo.

Te necesito. Y necesito saber si estás bien. Por favor has eso por mí. ¿Ok?

Voy a salir de aquí dentro de muy poco como ya lo sabes, y vamos a superarlo todo y voy a ser un excelente papa y marido.

Tú sabes que no tengo ninguna feria aquí. Pero hice este anillo de clips para papel. Luce chafa, pero es un símbolo. Lo voy a colocar junto con la carta y quiero que lo uses como recordatorio de lo que tú y yo tenemos.

Cuando salga te voy a conseguir un anillo de verdad, te lo prometo el que quieras. Y voy a ganar nuestros billetes. No estaré vendiendo droga o algo así. No me interesa si tengo que trabajar en un maldito McDonald’s todo el día, lo haré. Me vale. Louise me contó que ellos conseguían créditos y mierdas así en diferentes tiendas. Cualquiera que sea el anillo que desees, lo escoges cuando me gradué y luego salimos a buscarlo. ¿Te parece mija?

Te amo Nena, quiero que lo sepas, quiero que sepas que no fue mi intención lo que escribí en esas cartas. ¿Tienes que conocer mi corazón ok?

Te escribí un poema. Espero que te guste….

 

Te amé

Tú me amabas

Pero creo que quizás supongo

Que no está destinado a ser

Algunas veces me pregunto

Si fue, un sueño,

una fantasía, una broma,

eso es lo que a menudo parece ser.

 

Pero yo sé en mi corazón y en mi mente

Que cuando pasen los días y los meses

vas a extrañarme

 

Tú te detendrás a pensar

Y sabrás que me amas

Y Eso, eso es un hecho.

 

Con amor,

Tu alma gemela

Dio.

 

Louise se secaba sus ojos llorosos mientras Dio le leía el poema.

“Lo siento mucho”

Se encogió de hombros. “Estoy acostumbrado. Cualquiera que alguna vez me amó, también me dejó.”

“Eso no es cierto”

“Claro que sí. Mi padre murió. Mi madre no quiere saber de mi, Simón se ha ido, y ahora Jennifer. . .”

A Dio le estaba dando la moquera, se tragaba sus emociones. Él no era de los que se quebraban, de ninguna manera.

“Bueno, olvídate de todo, Dio. Mira que tan lejos has llegado. Mira el hombre en el que te has convertido.”

Dio levantó su frente, sabía que todo eso era cierto, pero no era todo lo que quería. Quería más que eso. Hizo todo eso por Jennifer, y ahora parecía que lo había hecho por nada. Sus emociones burbujeaban dentro. Él lo podía sentir en su pecho y subiendo hacía su cara y ojos. No pudo controlarlo más, aunque lo intentó, pero su voz se quebró por la emoción.

“Pero. . . yo la quiero.”

El lloraba, lloraba como nunca lo había hecho antes. Louise se le acercó y le frotó la espalda.

“Lo sé, cariño, lo sé.”

El limpiaba sus lágrimas con la manga, su nariz escurriéndose.

“Bueno, voy  a tener que mostrarle que soy mejor que antes. Ella lo verá.

Louise buscaba las palabras indicadas. “Bien.”

Es todo lo que ella pudo decir.

Él se alejó de ella, y dijo, lleno de motivación. “Ella va a ver que soy mucho mejor de lo que nunca he sido, yo voy a ser exitoso, rico, voy a hacerla sentir orgullosa, seré el mejor padre y esposo que jamás haya visto. Eso es lo que seré.

Louise sólo lo miró. Ella tragó saliva y volteó la mirada hacia otro lado. “Bien. Eso es maravilloso.”

“¡Lo soy!” respondió él.

“Estoy orgullosa de ti.”

Pero él no le creyó. “¿Qué?” le preguntó. “Tú me crees, ¿no es cierto?

“No tengo ninguna sola duda de que lo serás. Es solo. . .”

“¿Es solo que?”

“Podemos hablar de eso en otro momento.”

“No piensas que tenga otra oportunidad con ella, ¿no es así?”

“Bueno. . .”

“¿Piensas eso?”

“Dio, algunas veces tienes que amar a alguien lo suficiente como para pensar en su felicidad.”

“¿Qué? Estoy pensando en nuestra felicidad”

“¿Pero qué acerca de la de ella? Tal vez no resultó como pensaste; tal vez es mejor dejarla ir, dejar que vuele.”

“¡Esas son mamadas!”

“¿Qué? ¿Por qué?”

“Tú eras la que decía que yo podía hacerlo, que podría conquistarla de nuevo; sólo tenía que intentarlo. Sólo tenía que mantenerme fuera de problemas, eso fue lo que dijiste.”

“Yo sé eso, Dio. No seas un cobarde. Tienes que seguir enfocado en. . .”

Agarró lo más cercano que tenía y lo arrojó, comenzó a derribar todo lo que pudo conseguir con sus manos.

“Tú me mentiste. Maldita sea me mentiste.”

“Oye, no uses ese tono conmigo.”

“Tú estás llena de mierda. Todo este lugar es una mierda. Odio tus malditas historias falsas. Odio tus consejos de mierda. No valen una mierda para mí.”

El escupió sobre el piso. “Eso es lo que significas para mí. Tú me hablaste acerca de seguir mis sueños y hacer esto y lo otro. ¡Tú ni siquiera terminaste la Universidad! Tú eres la cobarde. Tú eres la mentirosa.”

“Dio, sólo estoy tratando de ayudar.”

“No querías ayudar. Eres sólo una solitaria ama de casa que necesitaba alguien con quien hablar.”

Él se dirigió con violencia hacia la puerta, luego se detuvo, volteó hacía ella, y dijo en voz baja con un nudo en su garganta, “Te enviaré fotos de nosotros en el día de nuestra boda.”

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Ahora sentía que había perdido a todos. Se fue al lugar privado más cercano que pudo encontrar donde podía estar solo y llorar. Él necesitaba sacar todo lo que tenía por dentro, ya lo había necesitado desde hace mucho tiempo, y eso lo hizo sentirse mejor. Sentía bien el tener lástima por sí mismo. Sentía bien el derramar su corazón y aunque estaba débil después de hacerlo, se sintió depurado, también. Él había guardado tantas cosas durante mucho tiempo, y ahora estaban empezando a salir.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

“Radigez, trae tu culo hacía acá y me ayudas con esto,” dijo Jackson, reparando su carro bajo el cofre.

“Señor, sí, señor.” Respondió Dio moviéndose hacía él.

“Creo que es el encendedor.”

Jackson aclaró su garganta como mil millones de veces. Dio sabía que él quería decir algo, pero no estaba muy seguro si sabía cómo decirlo.

“Entonces. . .” él empezó a aclarar su garganta de nuevo, “Escuche que tu chica vino por acá.”

“Señor, sí, señor.”

“Apuesto que fue agradable verla.”

“Señor, sí lo fue, señor.”

“¿Cómo va todo, entre ustedes dos?”

Dio encogió los hombros, “Señor, más o menos, no muy bien, señor.”

“¿No?”

“Señor, no, señor.”

“Bueno, así son las mujeres.”

Dio sonrió. “Señor, sí, señor.”

“He oído que está a punto de reventar.”

“Señor, sí, señor, está bastante grande, señor.”

“¿Sabes lo que va a hacer?”

“Señor, no, señor. Un niño espero. No sé, Señor.”

“¿Ya pensaste como le vas hacer para mantenerlos?”

Dio trato de suspirar sin ser detectado. Él sintió que vendría otro sermón y no estaba de humor para ella.

“Señor, un poco, señor. El recluta Rodríguez piensa que podría trabajar en carros, usted sabe, en una tienda de diseño o algo así.”

“¿Tienes alguna idea?”

“Señor, el recluta Rodríguez. . . el recluta Rodríguez no lo sabe, señor. Señor, ¿quién va a  contratar al recluta Rodríguez con un historial penal de todas maneras, señor?”

“Bueno, esa no es una buena actitud. . . por supuesto. . .” el no sabía exactamente como decirlo. “Cuando yo tenía tu edad, hice varias cosas ilegales también.”

Dio lo miró, ¿Él? ¿El señor no puedse hacer nada mal?

“¿Señor, actos ilegales, señor?”

“Es correcto.”

“Señor, no exactamente lo mismo, señor.”

“Bueno. . . no lo es pero cuando tenía tu edad—“

Dio hecho su cabeza para atrás. “Señor, todo el mundo cree saber cómo es, pero no lo saben. Para el recluta Rodríguez la vida ha sido fácil, señor. Nunca tuve una madre decente que viera por mí. Entraba y salía de detención de jóvenes desde que tenía trece años. No tengo dinero. No tengo carro. Y ni siquiera tengo novia. ¿Cómo cree usted que se supone  voy a conseguir un trabajo decente si yo—?”

Jackson se transformó de vuelta a su papel de instructor. Cerró el cofre del carro a centímetros de los dedos de Dio.

“No, NO, y NO ¡yo hago las preguntas aquí, recluta!”

Él se paró justo en la cara de  Dio, nariz con nariz.

“Tú piensas que fue difícil. Bueno, buuah. Buaah, Radigez. ¿Sabes lo que es levantarse a las tres de la mañana todos los días, sólo para poder recoger unas pinches fresas, fresas de mierda con tu padre alcohólico, para sobrevivir cada día? ¿Con la piel tan quemada por el sol y con ampollas que parecía a un armadillo quemado?

“Señor, no, señor.”

“Bueno, Franklin del escuadrón lo sabe. ¿Sabes lo que se siente ser un bebe producto de una violación? ¿Tu madre usándote como una tabla de aplanchar todos los días, porque odia al mexicano que le hizo eso y te odia a ti porque se lo recuerdas?

“Señor, no, señor.”

“Bueno, Grossaint, lo sabe”

Eso golpeó a Dio como si fuera un camión.

¿Grossaint era mitad mexicano?

“¿Sabes lo que es ir a trabajar todos los días viendo todo el tiempo a la misma pandilla de perdedores que mataron a tu hijo? Jackson continuó. “Teniendo cada día la esperanza de hacer una diferencia en sus patéticas vidas y tal vez algún día, algún día ellos podrían salvar el hijo de alguien más ¿Ah? ¿Ah?

Sus ojos estaban llorosos, sus labios temblorosos, aunque trataba luchaba contra ello.

“Bueno yo. . . yo lo sé,” dijo Jackson tratando de retener las lagrimas. “entonces, buahh, buahh, Radigez. Porque cuando pienses que tuviste una vida dura, alguien más la tuvo peor.”

Sacó un pañuelo y sonó su nariz con fuerza, luego tosió un poco más.

“Pienso en ese día siempre. Pienso en lo pude haber hecho para evitarlo. Tal vez haberlo apartado de las malas compañías, haber estado con él todo el tiempo en lugar de estar en la oficina. Pero en esta vida no hay excusas Radigez.”

Él busco un cigarrillo en sus bolsillos, encontró uno, lo encendió y le dio una jalada.

“Ahora, ve lo que has hecho. Me hiciste fumar de nuevo.”

Se echó a reír. “Siéntate.”

“Señor, sí, señor.”

Dio se sentó sobre una roca mientras Jackson sacaba su enojo caminando de un lado a otro.

“¿Estás asustado, no es así recluta?”

Dio pensó por un momento. “Señor, sí, señor. El recluta Rodríguez no sabe exactamente como ser un buen padre. Él recluta Rodríguez no sabe si puede con eso.”

“Bueno, Radigez, yo estaba asustado, también. Cualquiera que va a ser padre por primera vez lo está. Pero te digo una cosa, ser padre es probablemente una de las mejores cosas que te pueden pasar. Lo fue para mí.”

Dio miró a Jackson y por primera vez vio al ser humano detrás de la concha; detrás de la dura fachada había un padre que perdió a su hijo— un ser humano que esperaba hacer la diferencia.

“La verdad a veces me recuerdas a él, un hijo de puta cabeza dura. Yo lo amaba, era un buen muchacho. Solamente estuvo en el momento y lugar equivocado. Los matones que le dispararon lo único que se llevaron de la tienda fueron veinte dólares. ¡Veinte dólares! ¿Puedes imaginarlo?”

“Señor. . . lo siento, señor”

“Bueno. . . feliz cumpleaños.”

Jackson le arrojó un paquete.

Los ojos de Dio se salían de la órbita mientras abría el paquete y encontró un uniforme. Todo blanco, el último nivel.

“No digas que nunca te di nada.”

“Señor, sí, señor.” Dio sonrió.

“Vete ahora, ve donde tu escuadrón. Y no te rindas con tu chica.”

“Señor, sí, señor.” Dijo él, mientras se apresuraba a integrarse en el escuadrón.

“¿Oye, Radigez?”

“Señor, sí, señor.”

“No le digas a nadie que me viste llorando, o pateare tu trasero.”

Dio sonrió de oreja a oreja, pero sabía que Jackson estaba hablando en serio. “Señor, sí, señor.”

Dio no podía llegar lo suficientemente rápido a la cabaña. Él sólo deseaba compartir su alegría con Jennifer.

Capitulo 9

 

Todo un mes había pasado desde que había visto a Jennifer. Soñaba acerca de ella cada noche y no ayudaba que todos en el escuadrón siempre querían saber las últimas noticias de ella. Realmente él no tenía nada nuevo que decir, entonces empezó a escribirse cartas a él mismo, como si hubiesen sido escritas por ella.

¿Qué se suponía que debía hacer? ¿Decirles qué Jennifer no quería nada con él? ¿Decirles que no había hablado con ella en un mes? ¿Decirles que se le quebraba el corazón de sólo pensarlo?

En cambio, el escribiría una carta que él quería escuchar de ella, las palabras por las que había esperado tanto.

“Querido Dio, estoy feliz de haberte visto en el campamento. Luces muy bien. Estabas realmente sexy. Solamente estoy esperando que salgas, vamos a hacerlo por todo el tiempo que hemos perdimos,” leía él.

Los chicos gritaban y chiflaban.

“Estoy contando los que faltan para que salgas. Faltan sólo dos meses ¿No es así? Me estoy poniendo más grande que nunca. Podría reventar en cualquier momento, estoy tan orgullosa de ti y no puedo esperar a que iniciemos una familia juntos. Te amo, papi. Con amor Jennifer.”

“Oye hombre, suena como que si a ella realmente le urge tenerte,” dijo alguno.

“Si,” Dio fingiendo una sonrisa. “Por supuesto.”

Fue algo extraño, escuchar esas cartas. Claro, le hacía sentir bien imaginar que había sido escritas por Jennifer, pero odiaba mentir. Ya no era el que solía ser. Le daba un pesado sentimiento en la boca de su estomago cuando lo hacía. Pero no podía decepcionar a los chicos. Muchos de ellos realmente no tenían novias o alguien que cuidara de ellos como Jennifer había cuidado de él. Les encantaba escuchar las cartas de Dio. Era como si vivieran la experiencia junto a él. ¿Qué importaba mentir un poco si levantaba el espíritu de la gente?

Se preguntaba acerca de Simón. A él solía encantarle escuchar las cartas de Jennifer también. Se preguntaba cómo estaba manejando el asunto de las drogas. Extrañaba a ese pequeño enano. Extrañaba los pequeños comentarios nerd y su espíritu. Extrañaba como el trataba fuertemente de ser algo que no era. Dio no podía evitarlo, pero se sentía algo culpable por todo lo que había pasado. Él fue el que lo había entusiasmado a vengarse. Si pudiera hacerlo de nuevo lo haría de otra manera, eso es seguro.

Nadie había escuchado nada de Grossaint desde que se lo habían llevado al hospital. Jackson había mencionado que estaba vivo en el hospital recuperándose. Y que debía completar su sentencia. Aún cuando Grossaint se merecía lo que le había ocurrido, o que ya se veía venir, Dio no podía evitar sentir lástima por él. Después de haber escuchado que había sido nacido por violación, después de escucha que la vida que había llevado, casi sentía como si fueran hermanos. Era raro pero era verdad.

 

Querida Jennifer,

 

¿Cómo te ha ido? Espero que te esté yendo bien. A mí me está yendo bastante bien. Me mantengo ocupado. Hay mucho que hacer por aquí te lo aseguro. Todos los chicos aún continúan hablando de que tan hermosa estabas cuando viniste. Yo les dije “por supuesto” tú eres mi chica.

Espero que todo te esté yendo bien con lo de cantar y todo lo demás. Sé que tan pronto nazca el bebé, tu familia podrá ayudarte y yo también lo cuidaré para que así puedas ir a las audiciones. Cualquier cosa que necesites hacer estaré ahí para apoyar a tú bebé.

Creo en ti. Será bonito decirles a todos que me casaré con una súper estrella. ¿Acaso no será grandioso? Y yo te conocí “antes de que pasara.”¿Sabes?

Por Dios si nos hemos conocido desde hace tanto tiempo y eso es seguro. Estoy ansioso de pasar el resto de mi vida contigo. Cada vez que cierro mis ojos, vienes a mi mente. Tu cabello, tu piel, tus labios. Por Dios como extraño esos labios.

Sé que probablemente estés ocupada, pero sólo te quería decir “¿Quiobo?”de nuevo porque te extraño. Eres como miel para una abeja bebé. Una vez que uno la prueba, no puedes detenerte. Suena cursi, pero es la verdad.

Te extraño Jennifer,

 

Con Amor,

Dio

 

Las semanas siguieron transcurriendo, una tras de otra. Dio aún no había escuchado de Jennifer, pero seguía enviándole cartas de todos modos, teniendo la esperanza de que a lo mejor podía saber de ella.

No había hablado con Louise en mucho tiempo; de hecho, se había propuesto evitarla. Se sentía avergonzado por todo. Además, el no podía estar alrededor de alguien quien no lo apoyaba. Ella estaba siendo negativa, desde su punto de vista. Lo que lo molestaba más, lo que lo mantenía aturdido y dando vueltas en la noche, era una pequeña vocecita en su cabeza que le hacía dudar de sí mismo y que Louise tuviera razón.

Mantenía su mente en blanco tanto como era posible. Jackson lo mantenía muy ocupado. Parecía que entre más se acercaba a graduarse, más ocupado lo mantenían. Y le dio a Dio más y más responsabilidades. Lo hizo líder de cadetes. En lugar de estar atrás del grupo como en un principio, el estaba liderando la tropa, llevando la bandera Americana al frente cuando marchaban. Había sido puesto a cargo de los grupos en las aulas. Él era, por primera vez, el líder y siendo responsable y se sentía muy bien, eso era seguro.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Cuando Grossaint regresó, nadie sabía que iba a pasar. La mayoría de los chicos se habían asimilados bien dentro del grupo. De hecho, llegó a ser agradable el estar alrededor de ellos, pero no sabían que iba a suceder cuando regresara Grossaint.

Él realmente no lucía el mismo cuando regresó. Seguro que tenía los mismos ojos azul hielo y sus amplios hombros y no era por los rasguños o los vendajes que tenía. En su cuello. Era ahora mucho más callado, más apartado, más. . . humano. O tal vez era que Dio lo miraba más como humano.

Una vez que Jackson se dio cuenta que Grossaint estaba de vuelta y que estaba físicamente bien de nuevo, de ninguna manera lo dejo en paz. Lo presionaba tanto como no había presionado a nadie más y Grossaint lo hacía.

Dio lo miraba a menudo—no tanto para que Grossaint notara que lo estaba mirando o algo así, pero el no podía evitarlo. De alguna manera se sentía culpable de todo. Entre más lo miraba, más humano le parecía Grossaint. Él supuso que era porque jamás había invertido tiempo mirándolo a él en esa forma. Él siempre había visto esa personalidad antipática que a Grossaint le gustaba proyectar. Dio se abrió camino hasta Grossaint una noche y sus ojos se encontraron. Grossaint casi se veía asustado. Dio aclaró su garganta.

“Um, ¿Cómo te va?”

Grossaint encogió sus hombros “Ps… bien.”

“¿Te sientes bien?”

“¿Por qué?”

“Sólo preguntaba.”

“Tu amigo negroide realmente se pasó conmigo.”

“Oye, tranquilo hombre. Sólo quería saber si estabas bien. Y Simón no es más negro que tú o yo. Es tan mexicano como lo eres tú.”

Hubo un flash de miedo en los ojos de Grossaint “¿Quién te dijo eso?”

“¿En realidad importa?”

“Tú eres. . . no vas a decir nada de eso ¿Verdad?”

“Depende.”

“¿De qué?”

“De si estás tranquilo o no.”

Grossaint miró al suelo.

“¿Estamos bien o no?” Preguntó Dio, extendiendo su mano. La sostuvo ahí por lo que le parecía una eternidad hasta que Grossaint finalmente la agarró.

“Está bien.”

Dio sonrió. Si alguno le hubiera dicho hace unos meses que él y Grossaint iban a tener una conversación normal y civilizada, el los hubiese llamado locos.  Pero suponía que Louise tenía razón. Los milagros si pasan.

 

::::::::::::::::::::::::::::::

 

Era Día de Acción de gracias y Jackson había preparado una especie de comida de Acción de gracias. No era pavo y aderezos o salsa de arándano o cualquiera de ese tipo de cosas. Pero había picadillo enlatado, carne prensada y pan duro e incluso algo de mermelada de fresa. Eso era mejor que nada.

Todo eso llevó a Dio a pensar en su familia y en cuanto la extrañaba. Se preguntaba que tan grande estaba Daniel y si él incluso lo recordaba desde que se había ido.

Por supuesto que lo hará, pensó Dio. No ha pasado tanto tiempo. Sólo se siente como mucho tiempo. Se preguntaba si Daniel estaba fuera de problemas. Dio más o menos tenía la misma edad que él cuando recién empezó con la pandilla. Él oraba para que Jennifer y su familia lo estuvieran manteniendo ocupado. Si tan sólo hubiese tenido una oportunidad de que alguien lo hubiese tenido entretenido a él y lo hubiese tenido fuera de problemas, a lo mejor no se hubiera encontrado en este predicamento. No era que odiara a todos en la pandilla, porque no era eso. Había aprendido a amarlos con el tiempo. Eran más familia que inclusive su propia familia la mayoría del tiempo, pero sabía muy adentro, incluso aunque no quisiera admitirlo en ese momento, ellos no eran más que problemas.

Era curioso imaginar que hace tan sólo un año, él no pensaba que había una manera de salir del maldito infierno de la pandilla en la que vivía. Pero después de vivir varios meses en este campamento, había cambiado toda su manera de pensar.

¡Splat! Dio Sintió como algo pegajoso le pegó fuertemente en la nuca. Estiró su mano hacia atrás y notó que alguien le había lanzado la mermelada. Miró a Grossaint y a sus chicos riéndose. Habían tomado ventaja de unos pocos segundos en los que los oficiales se distrajeron.

Ya está de regreso, pensó Dio.

 

Querida Jennifer,

 

¿Cómo te ha ido? No he sabido de ti durante mucho tiempo. No sé si ya tuviste el bebé, pero supongo que si no ha ocurrido, pasará en cualquier momento. Quiero que sepas en este día y cada día en realidad, que pienso en ti siempre. Pienso en nuestros momentos juntos y como no los aproveché como debiese, pero pienso en esos días y los reproduzco una y otra vez en mi mente.

Te extraño. Sé que lo digo todo el tiempo, pero es verdad, extraño besar tus labios. Extraño acostarme a tu lado, tenerte entre mis brazos. Extraño el toque de tus manos y tu sonrisa, eso es lo que más extraño.

Nunca me había conectado con alguien en la vida como me conecté contigo y en todos mis años de vida los mejores momentos los he pasado contigo. No importaba si solamente estábamos enfrente de la televisión mirando “Enterntainment Tonight” o si sólo estábamos sentados en el cofre del auto a las afueras de la ciudad. Cualquier momento contigo era un momento especial.

Tú cambiaste mi vida. Lo hiciste. Causaste un impacto tan fuerte en mi vida que si muriera hoy, sería un hombre feliz porque he sido lo suficientemente afortunado de conocerte.

Eres ese tipo de mujer, el tipo de ser humano que solamente viene a mí una vez en la vida, tú eras la luz de mi alma.

Te amo Nena y no puedo esperar a estar contigo de nuevo.

 

Con Amor,

Dio

 

Louise miró a Dio, y después regreso a colocar las latas de comida a su lugar.

“¿Cómo estuvo el Día de Acción de Gracias?” Preguntó Dio.

“Eso fue hace una semana, Dio. Estas algo tarde.”

Dio aclaró su garganta. Ella suspiró y agregó, “Mi día festivo no estuvo tan mal. ¿Y el tuyo?”

Dio Sonrió, él sabía que estaba bromeando. “Fantástico. Pavo relleno, todos mis familiares volaron de todo el país, fue un momento grandioso.”

Ella no pudo evitar reírse. “Bien, estoy feliz de que lo disfrutaste.”

“¿Tus hijas fueron a la cena?”

“Asombrosamente, si. Ellas fueron.”

“Bien.”

Dio no sabía que más decir.

“Tu cabello luce muy bien hoy,” agregó él.

“¿No tienes que regresar a tu escuadrón?”

Empezó a irse, pero se detuvo.

“Tú realmente me has ayudado mucho, sabes.”

“¿Hah?”

“Tú me hiciste pensar mucho y me dijiste que debería decirle a Jennifer y yo quería que lo supieras que eso significa mucho para mí.”

“¿Eso es todo?”

“Y. . .” Dio rascaba el piso con su zapato. “Y eso fue muy chido de tu parte.”

“Bien, me da gusto que lo aprecies.”

“Y. . . lo siento.”

“Ah, esas temidas dos palabras.”

“No quise ser un culero realmente. No hablaba enserio cuando dije todo eso. Yo sólo estaba. . . yo se que tú no crees que regrese con Jennifer, pero—”

“Yo nunca dije eso,” dijo ella, dejando las latas. “Yo solamente quería que tú. . . no quiero que te hieras. No quiero que te desanimes. Y quiero que estés con Jennifer, Dios sabes que quiero eso para ti. Sólo que me importas demasiado Dio. Eso es todo.”

“Yo lo sé, cuida de ti misma también,” agregó él.

“Gracias.”

“Significa mucho para mí”

“Bueno, significa mucho para mí también.”

“¿Tienes planes para navidad?”

“Pensé en salir de la cuidad, de hecho por un par de semanas con mi esposo.”

“Entonces las cosas se están tornando para bien entre ustedes dos.”

Ella sonrió, “Estamos trabajando en eso. Él no es perfecto, Dios sabe que no lo es, pero. . . ya sabes.”

“Si, Yo sé.”

“¿Cómo está ella? ¿Sabes algo?”

Dio despejó su garganta y le enseñó un puño de sobres—todas sus cartas para Jennifer con sellos y estampillas, “Devueltas al Emisor.”

“Ohh por Dios” murmuró Louise.

Dio encogió los hombros. “Su madre debe haber descubierto que ella me estaba escribiendo, y no dejó que las recibiera.”

Louise abrió camino con los pies por aquel puño de cartas en el suelo se acercó y lo abrazó.

“Todo va a cambiar, vas a ver,” dijo ella.

“Si,” contestó él.

“Estoy feliz de que hayas venido, porque, mira. . . me voy a ir en unas pocas semanas, para siempre.”

“¿Qué?”

“Bueno, lo he pensado, acerca de lo que dijiste, acerca de mí y mis sueños y del porque no terminé la universidad y. . . bien, decidí que lo voy hacer. Me voy a inscribir éste enero en una universidad pública. Mi esposo me va a ayudar.”

“Bueno, eso es. . . eso es genial. Estoy feliz por ti. Lo estoy.”

Ella sonreía de oreja a oreja. “Supongo que puedo convertirme en una siquiatra después de todo.” Ella se rió.

Dio se apartó de ella “Voy a extrañarte.”

“Voy a extrañarte también.”

Ella lloró, pero se secó las lágrimas. “Puedes contactarme cuando quieras. Estoy en el directorio  telefónico.”

“Gracias. Yo. . . mejor me voy.”

“Si, es mejor.”

Dio dirigió por la puerta, pero entonces se detuvo.

“¿Louise?”

“Si.”

“¿Te molestaría si te digo mamá?”

Sus lágrimas salieron de nuevo.

“Cuando quieras.”

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Estaba inusualmente tranquilo en la cabaña mientras Jackson hacía sus rondas distribuyendo el correo navideño a los reclutas. Parecía que todos recibían una tarjeta navideña excepto Dio y Grossaint. Evidentemente, los deseos de Grossaint para reunirse con su familia en navidad no iban a resultar. De hecho, Dio sabía que no había escuchado de su hermano en meses.

Todos tenían un humor festivo. Era un humor tranquilo, pero Dio no podía sentir esa emoción. Un recluta silenciosamente tarareó, “Estaré en casa para Navidad,”. Dio se quedó mirando fijamente hacia fuera de la ventana. El desierto lucía helado, no había nada más que una sábana de nubes a la distancia.

Dio miró alrededor viendo a todos. Parecía como que todos sentían lastima por Dio y Grossaint, porque no habían recibido nada. Grossaint pasó el tiempo burlándose de la gente con sus amigos. Jackson entregó la última de sus cartas y se fue.

Wow, ni siquiera una carta de mi mamá, pensó Dio.

Él sabía que la había ofendido la última vez que la vio, pero esperaba que para éste entonces ya lo había perdona.

Supongo que no.

Dio había escrito cartas incluso para Daniel, su madre y por supuesto para Jennifer y aun. . .

“¡Radigez!” Lo llamó Jackson.

Dio volteó y Jackson le aventó una carta, “Se me cayó afuera.”

Era de Jennifer.

“Señor, gracias, señor.”

Jackson sonreía mientras lo miraba desde la esquina, no se perdería esto por nada en el mundo.

Dio desgarró la carta y la olió. Aún olía a su perfume, sacó la carta y una pequeña foto salió de él. Era la preciosa foto de una bebé y también había un chocolate. Dio sonrió de orgullo.

 

Feliz navidad Dio,

Sé que ha sido mucho tiempo desde que hablamos, pero pues es navidad y quiero que sepas que tu bebé está bien. Nació el 11 de noviembre y su nombre es Crystal Dione Rodríguez. La parte de Dio esta en Dione y es por ti. Ella pesó 7 libras y 4 onzas y tiene tus ojos. La llamamos ojos sonrientes.

Tu mamá vino a visitarla la semana pasada, nunca la había visto tan feliz en su vida. Tenía lágrimas en sus ojos y todo. Espera que veas a tu mijita. Es hermosa.

Sé que ha sido mucho tiempo, pero he necesitado ese tiempo para pensar. La mayoría de ese tiempo sólo me la he pasado enojada. Enojada conmigo misma por seguir con mi vida por algunas decisiones que había tomado en el pasado. Y por supuesto llevar la bebé a la escuela no es nada fácil tampoco. Pero he estado haciendo algunas grabaciones. Encontramos un estudio que es realmente barato y que incluso algunos de los raperos famosos han grabado ahí. Ya tengo un demo Dio. Finalmente tengo mi demo justo como lo habíamos hablado. Te lo hubiese incluido en la carta, pero de seguro no te hubiesen dejado escucharlo en ese lugar.

Daniel está muy bien, pero te extraña mucho. Toda tu familia lo hace e incluso él tiene un calendario en el cuarto donde marca los días hasta que te gradúes. Es curioso lo que luego llegan a decir los niños. . .  Estábamos todos en la iglesia para la misa. (Encendí una vela para ti, por cierto) Y él estaba todo triste, le pregunté el por qué y me contestó que era porque Desiree estaba aún enojada con él. Le dije que “ella es mi hermana pero cualquier novia que no te perdona después de tanto tiempo, no valía la pena.” Y él me dijo “¿Te refieres a algo parecido a ti y a Dio?” Al principio quedé en shock, entonces sonreí. Es muy inteligente. De todos modos parece que todo entre él y Desiree está mejorando. Ella ya lo está perdonando y según parece ya están muy cerca de andar de la mano como lo hacían antes, pero igual al siguiente minuto están peleando acerca de quién es el siguiente en jugar con el PlayStation. Por Dios eso me trajo muchos recuerdos.

De todos modos, eso me mantiene pensando en nosotros, y por el tiempo más largo he llevado tanta ira que, para mí, tenías una cadena alrededor de mi corazón que no podía liberar. Entonces entendí que tenía la llave del candado durante todo este tiempo y no me sentí tan mal.

Muchas cosas nos han pasado Dio. Mucho ha cambiado desde que te fuiste. Es como que ni siquiera conoces la persona que era antes. Es como si fuera una persona completamente diferente. Mi vida ha tenido un giro de 180 grados. Soy una mamá ahora, Dio y eso no es una molestia como pensé que sería. No quiero decir que es fácil tampoco. Tengo mucha ayuda de mi familia, pero Crystal me ha traído mucha alegría. Más gozo que cantar inclusive. No estoy diciendo que estoy abandonando mi sueño porque no es así. Tan pronto como pierda el peso del embarazo voy a ir a las audiciones otra vez. Pero he madurado y sé lo que realmente es importante para mí y ahora tengo más aspiraciones por cantar que nunca.

Sé que tu graduación es pronto y estoy muy orgullosa de ti. Supongo que lo que estoy tratando de decir es como lo que dice Ángel dicen mis amigos, “A veces tienes que darte cuenta de todos los errores que has hecho en tu vida y a veces sólo…

 

¡Rip! Dio subió la mirada. Antes de que pudiera hacer algo, Grossaint había agarrado su carta y la foto y rompió la carta en pedazos. Incluso reía cuando lo estaba haciendo.

“¿Qué ching—?” Dijo Dio.

“Está algo simple el lugar aquí,” dijo  Grossaint, “A lo mejor necesitábamos alguna decoración navideña,” mientas lanzaba los trozos de la carta al aire.

Todos se quedaron atónitos, preguntándose qué pasaría después.

Ni siquiera los chicos de Grossaint se reían. Echó un vistazo a la foto del bebé e hizo una mueca. “Uh, está fea ¿Qué le ocurrió?” mientras se reía.

“Devuélvemela. Esa es mi única—” Dio le ordenó.

Pero Grossaint también la rompió.

“Malditos spics, se reproducen como cucarachas.”

Los labios de Dio se tensaron. Se quemaba de ira por dentro. Se dirigió hacia Grossaint, pero finalmente se pudo controlar, le dio una palmada en la espalda y cuando se dio la vuelta le regaló un pedazo de chocolate.

“Feliz navidad,” dijo Dio mientras se retiraba.

Grossaint estaba atónito, abrió su mano y miró su chocolate como si fuera el mejor regalo que hubiese recibido en su vida. Hasta Dio podía jurar que incluso había visto sus ojos llorosos.

“¡Un oficial se acerca!” Gritó Alguien.

Grossaint miró como Jackson llegó hasta su cara.

“¿Qué diablos está pasando aquí?” Gritó Jackson.

“Yo. . . yo. . .”

“¿Destruyendo propiedad personal?”

“Yo. . . yo. . .”

“¿Puedes mantener tus manos lejos de las propiedades de la gente? ¿Puedes Grossaint?”

“Señor, yo. . . yo. . .”

“Yo—yo—yo, ¿Es lo único que vas a decir Grossaint? ¿Yo. . . yo. . .? ¿Cuál es la séptima regla?”

“Señor. . . los reclutas no tocarán las propiedades de otros sin el—pero señor—”

“Señor, yo personalmente vi al recluta Grossaint rompiendo las pertenencias del recluta Radigez,” dijo Franklin.

“Cállate,” gritó Grossaint.

Uno por uno todos en el escuadrón repitieron lo que Franklin había dicho.

“Yo soy el que manda a callar aquí, Grossaint. Ven conmigo,”  dijo Jackson cuando sostenía a Grossaint por el cuello.

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Estaba un poco freso ese día, pero el sol brillaba. Dio se paraba orgulloso frente a los otros graduados. Las cornetas sonaban fuertemente a la audición llena de muchos familiares y amigos. Dio se veía muy elegante en su uniforme de graduación.

Todo el escuadrón estaba ahí, desde los principiantes hasta el último nivel. Entre los principiantes, con un traje oscuro, Grossaint estaba forzado a observar.

Jackson parecía nervioso en el podio. “Ha sido un largo tiempo para estos reclutas, ellos tienen historias muy diferentes, pero han llegado hasta aquí. Probablemente más allá que ellos creían que podían. Los presionamos, si, lo hicimos, pero sólo para mostrarles que podían llegar más allá de lo que pensaban que era posible. Más allá de sus propias fronteras, hacia nuevas alturas.”

Jackson puso las tarjetas del discurso a un lado y los miro a todos con un resplandor en sus ojos.

“Estos chicos, estos hombres probablemente tienen más espíritu de lucha de lo que haya visto en mi vida.”

Dio estaba feliz de que ese día finalmente había llegado, pero estaba distraído por la multitud, Jennifer debía estar entre la multitud en algún lugar y se preguntaba que estaba pensando ahora. No podía esperar a verla después de esto.

Dio sostuvo su certificado de graduación con orgullo cuando buscaba entre la multitud después de la ceremonia por alguien familiar.

“¡Dio! ¡Dio! ¡Dio!”

Dio volteó y miró a su hermano pequeño corriendo hacia él. Lo alzó y lo abrazó.

“¿Quiobo hermanito?”

Daniel le contó todo lo que había pasado ese año, pero Dio estaba distraído por mirar a su madre sonriendo nerviosamente.  Ella caminó hasta él cautelosamente. Ellos sólo se miraron el uno al otro, no sabiendo exactamente qué decir.

Dio sentía una ola de vergüenza dentro de él. Se sentía culpable acerca de todo lo que había pasado antes, pero estaba emocionado de verla.

“Mamá, yo. . .”

“Ssshh,” dijo ella sosteniendo su dedo en sus labios. Ella inclinó la cabeza. “Yo sé. Yo también.”

Dio sonrió.

“Te vi arriba, luciendo elegante en tu uniforme. Estoy orgullosa. . .” Lágrimas de felicidad llenaban sus ojos. “Nunca había estado tan orgullosa de ti.”

Dio la abrazo fuertemente. Esa era la primera vez que escuchaba a su madre decir palabras como esa hacia él.

“Gracias.”

Ella tomo su cara con sus palmas y meneó su cabeza. “Lo hiciste.”

“Lo sé.” Sonrió él.

“Que descanse en paz, ¿Qué pensaría tu padre?”

Dio sonrió con orgullo. Jackson se hizo camino entre la multitud. Viendo a Dio, empezó a dirigirse hacia él, pero se detuvo al ver a su mamá.

“Oh, bien, yo. . .” Jackson empezó.

“No, está bien. Esta es mi mamá y mi hermano pequeño Daniel,” dijo Dio.

“Gusto en conocerla señora y Daniel,” dijo Jackson. “Ese es buen hombre el que tienes ahí.”

“Lo sé,” contestó ella. “los voy a dejar solos por un momento.”

Y ella se alejó, tomando a Daniel con ella.

Jackson se miraba inquieto, nervioso de hecho. Aclaró su garganta como un millón de veces antes hablar. “Bonito ver que ella pudo venir.”

“Si,” Dio sonrió.

“¿Y tu chica?”

“Umm. . . no lo sé. Tiene que estar aquí en algún lugar.”

“Bien. . . estoy seguro de que así es. Quería darte esto.” Sacó una tarjeta de presentación.

A Dio se le hicieron enormes sus ojos cuando lo vio. Decía: Taller de Diseño de Jo.

“Amiga de la familia. Le hablé acerca de ti y. . . bien, probablemente comiences limpiando el piso, pero- –”

Dio no podía contenerse, abrazó al Oficial Jackson fuertemente, y entonces lo soltó avergonzado. Jackson se ruborizó, aunque trató de ocultar una sonrisa, “Sólo no vayas a echarlo a perder, va mi nombre de por medio por ti.”

“Señor, sí, señor.”

“Bien. . . Supongo que es mejor seguir. Tú mantente fuera de problemas ¿me escuchaste?”

“Señor, sí, señor.”

“Si alguna vez necesitas algo solamente usa el teléfono, ya sabes, llámame.”

“Señor, sí, señor.”

Jackson se retiró, parecía como que quería decir algo, pero no pudo.

“Bueno. . . recuerda todo lo que te enseñé.”

Dio sonrió. “También lo voy a extrañar señor.”

Jackson tosió y trato de esconder su sonrisa y entonces murmuró, “Estoy orgulloso de ti.”

Dio pasó la siguiente hora despidiéndose de todos los reclutas graduados y buscando alrededor por Jennifer. Finalmente cuando solamente quedaban diez personas, su madre lo convenció de que debían irse. Empezaba hacer frio de todos modos.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! Dio tocaba la puerta tan fuerte como podía. Él había pasado los últimos dos días tratando de contactar a Jennifer en la casa de su mamá. Pero el número estaba fuera de servicio.

“¡Vamos mijo! Ella no está ahí,” su mamá lo llamaba desde el carro encendido.

Dio revisó adentro a través de las ventanas oscuras, poniendo sus manos sobre su cara para poder mirar mejor.

“No, mamá simplemente no se iría sin decirme nada, debe haber algún error.”

“Vamos mijo. Has estado revisando esa casa durante quince minutos. Si alguien viviera ahí, ya hubieran salido.”

Dio sabía que tenía razón. Sólo que parecía extraño. Se preguntaba si eso es lo que Jennifer le empezaba a contar en la carta cuando Grossaint le destrozó. A lo mejor había escrito su nuevo número de teléfono, pero ahora no podía saberlo.

“Mijo! Ya!.”

“Si señora.” Contestó Dio.

Puso sus manos en los bolsillos; el viento le dio un escalofrío cuando bajaba los escalones hacia el carro.

“No entiendo,” dijo Dio.

“Ellos estaban aquí hace sólo un mes,” dijo la mamá. “La mamá de ella empezó a actuar extraña una vez que se dio cuenta de que ibas a salir. Y dejó de contestar llamadas y todo. No sé Dio, no sé.”

 

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

El Oficial Jackson tenía razón. Ellos lo pusieron a limpiar el piso del taller de diseño de Jo. Pero no pasó mucho tiempo cuando ellos empezaron a reconocer su talento, no le importaba mucho el hecho de limpiar, de todos modos. Cualquier cosa era mejor que regresar a prisión. Y además estaba haciendo buen dinero y honestamente. No era el mejor salario del mundo, eran sólo siete dólares por hora, no era exactamente como el dinero de la venta de droga que hacía antes, pero ya no caminaba más con esa depresión de no sentirse bien por dentro. Podía caminar con un sentimiento de orgullo porque ahora era un ciudadano responsable.

Dio no había regresado a su viejo vecindario desde que había salido del campamento. Su mamá se había cambiado a una mejor lugar ahora, ya que con su nuevo trabajo y manteniéndose sobria podía pagar por él. Vivir con su mamá no era exactamente todo color de rosa; aún tenían una que otra discusión, pero no era como antes, no tan intenso y Dio estaba agradecido de tener un lugar dónde vivir. Además en tan sólo unos meses más no sólo tendría suficiente dinero para cambiarse a su propio apartamento, sino que además tendría suficiente dinero para comprar un verdadero anillo de compromiso para Jennifer. Él sabía que ella lo había rechazado, pero eso era cuestión de tiempo.

La extrañaba y estaba decepcionado porque no la había visto en mucho tiempo. Quería ver a su hija. Quería que empezaran la familia con la que él había soñado siempre desde que estaba en el campamento. Ella probablemente tampoco sabía cómo comunicarse con él; sino, ya lo hubiese hecho.

Sólo se mantenía orando. Eventualmente sabía que debía regresar a su viejo vecindario. Alguien ahí debía de saber donde estaba ella.

Su jefa era una mujer—una mujer llamada Jo, imagina eso. Y ella era una chica poco femenina, eso es seguro. Ella a veces le acordaba a Louise, de hecho. Le caía bien y le había enseñado muchas cosas. Ella a menudo decía que nunca había visto un trabajador tan bueno y eso lo hacía sentir orgulloso.

“Y ahí es donde le damos el acabado,” anunció su jefa.

Dio debajo del cofre de un carro, levantó sus ojos y sonrió disimuladamente. Él pensó, está hablando en voz alta, probablemente le está dando un tour a otro cliente de nuevo.

“¿También hacen rines?” preguntó un hombre.

Dio se detuvo. Esa voz le parecía familiar, pero regresó a trabajar otra vez.

“Hacemos de todo,” dijo Jo.

“Luce como un carro de negro,” otro hombre dijo.

“¡Oye! No se permite hablar así en este lugar.”

Dio se paralizó, sabía que había escuchado esa voz antes, ambas de hecho. Él se deslizó fuera del carro justo cuando ella pasaba con sus dos invitados.

“Dio, hazme un favor ¿Si?”

“Por supuesto,” respondió Dio, cuando limpiaba sus manos, pero su voz se redujo cuando sus ojos miraron a sus los invitados.

Eran Acné y el Güero Sucio. Se habían dejado crecer el cabello e incluso lucían más limpios, pero eran definitivamente ellos. Dio podía oler el alcohol de ellos y luchaba por no toser en sus caras por el apeste.

“Se está haciendo tarde, déjenme llevarlos a casa,” ella les dijo. “Dio esta es su dirección. Estamos arreglando el auto afuera,” agregó ella dándole un trozo de papel.

Extrañamente ellos no lo reconocieron, aunque lo miraban curiosos. Él ya lucía diferente; un poco más viejo, algo más sabio y su cabello más corto. Dio tenía que contenerse de no explotar justo ahí. Era culpa de ellos que todo hubiese cambiado entre él y Jennifer. Tenían la culpa de que ella hubiese recibido esos balazos. Y era culpa de ellos que hubiese terminado en ese campamento.

“Usa mi Beemer,” dijo ella, lanzándole las llaves y cerrándole el ojo.

“Si, Señora.”

Ella no lo había mandado a hacer eso antes y por un momento se distrajo de Acné y el Güero Sucio.

“¿Sabes dónde está Lake Maede y Skyline?” Preguntaron ellos.

“No se preocupen están asegurados con las mejores manos. Dio es el mejor. Aquí pueden ver algunos de sus trabajos justo ahí.”

Ella apuntó hacia un Jeep, hermosamente pintado con un dibujo de un atardecer con capas sutiles de colores que lucían increíbles.

“Él hizo eso. Nuestra pieza más importante. Podría terminar administrando este lugar en pocos años. Uno nunca sabe, ¿No es así amigo?”

“Eso espero.” Contestó Dio.

Dio abrió las puertas para ellos y ellos entraron.

“Mira, cuida bien de ellos,” Jo dijo.

“Oh, Lo haré,” Dio Contestó.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

Dio ajustó los espejos, así los podía ver a ambos en el asiento de atrás, vociferaban y deliraban como un par de borrachos lunáticos, tomando algo de cerveza que ellos habían obviamente traído.

“Maldito italiano, tan miserable, que ni siquiera le daban vales de despensa.” Ellos se burlaban como si eso fuera gracioso. Acné notó que Dio los estaba observando y le ladró como un pequeño perro. “¿Qué quieres? Apúrate, pinche spic.”

Los labios de Dio se tensaron, entrecerró los ojos e hizo un repentino giro hacia otra carretera ambos estaban metidos en su propio mundo y ni siquiera se dieron cuenta de que estaban viajando hacia un remoto lugar. Un vecindario muy bajo, cuando se dieron cuenta, era muy tarde. Debía haber sido la parte más precaria del norte de Las Vegas, un vecindario completamente habitado por afroamericanos.

“¿Qué Diablos estás haciendo?” exclamó el Güero Sucio.

“Malditos frijoleros nunca hacen nada bien,” agregó Acné.

“Lo único que hacen bien es recoger fresas—”

“Y uvas.”

Ambos se rieron.

¡Squick! Dio pisó los frenos fuerte y ellos prácticamente chocaron sus cabezas.

“¿Qué chingados?” Preguntaron ellos.

“Llegamos,” Dijo Dio.

“¿Aquí?”

“Eres un estúpido, te dijimos Lake Meade y Skyline.”

“Yo no spiko inglich,” hablando con un acento mexicano muy marcado. “a lo mejors ustedeis poden salirs. Ver si aqui es, lles.”

“Ya te lo había dicho, pinche imbécil, este no es el lugar correcto.”

“Yo no entenders,” Dijo Dio.

“Te dije—” Acne comenzó.

“No, No idiota no entiende el maldito inglés.” Sólo salgamos.

Y con eso salieron del carro, vociferando y delirando y azotaron la puerta.

“Mira, esto no es Skyline pinche mexicano frijol saltarín,” Acne le gritó a Dio. “este es un maldito vecindario de pinches negros.”

Dio subió la ventana, les cerró un ojo y se fue.

¡Oye! ¡Oye! Gritaban tras de él.

“¿A quién llamaste pinche negro?” dijo una voz que habría puesto a Barry White en vergüenza.

Ellos se dieron la vuelta y sus ojos se querían salir de sus cabezas. Cinco o seis chicos negros estaban acercándoseles y más venían en camino.

“No quieres joder conmigo chico blanco,” agregó.

Lo último que Dio pudo ver fue a Acné y al Güero Sucio siendo pateados en su espejo retrovisor.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 

“¡Diaaaaaaaablos! Mírate,” Dijo Spooky, cayéndose de su silla.

Dio estaba vestido con pantalones, un suéter bonito y zapatos. Incluso usaba unos lentes. Él sonreía de oreja a oreja cuando observaba a Spooky salir del shock.

Miró alrededor y lo único que encontró fue esas botellas de cerveza y cajas viejas de pizza por toda la sala de Spooky. Dos o tres de sus mujercillas estaban acostadas en el sillón y en el piso. Aún desechas por una noche de fiesta.

Él se levantó y caminó alrededor de Dio como si estuviese revisando un carro nuevo.

“¿Hombre, eres tú ese?” bromeó él ¿Es éste el Papito?”

“Llámame Dio, hermano.”

“¿Dio?” Spooky se rió, hasta que se dio cuenta de que Dio no estaba bromeando. “Está bien Dio. ¿Cuándo saliste, perro?”

“Hace unas semanas. Conseguí un trabajo.”

“No mames.”

“Si, en el taller mecánico en Decatur. Sólo siete dólares la hora, uno nunca sabe, podría terminar siendo el asistente del administrador pronto.”

“Asistente del administrador. Diablos.”

“Oye, ¿Dónde está Little Spider?”

Spooky aclaro su garganta. “Le dispararon el mes pasado.”

“¿Le dispararon?”

“No lo logró.”

Le parecía imposible; él había conocido a Spider desde que estaban en la secundaria. Todos andaban juntos él, Spooky, Bullet y. . .

“¿Qué pasó con Bullet?”

“Lo encerraron hace cuatro meses.”

“¿y Trix?”

“Tuvo una sobre dosis después que te atraparon.”

Era como si todo su mundo viejo se hubiese destruido también. No podía dejar de pensar que podía estar también muerto o encerrado como ellos lo estaban. Tal vez Louise tenía razón, tal vez el estar en el campamento no fue tan malo después de todo.

“¿Por qué estás tan vestido hoy? ¿Vas para la iglesia o algo así?”

“No,” Dijo Dio. Juntando sus pensamientos. Sacó una pequeña caja de su bolsillo y la abrió para enseñarle el diamante del anillo de compromiso.

“¡Diablos!” dijo Spooky. “¿De dónde te lo robaste?”

“No lo robé, lo compré en la tienda de Mario. A meses sin intereses.”

Spooky lo miraba como si fuese de otro planeta.

“¿Meses sin intereses?”

“Voy a revisar los lugares que Jennifer suele visitar, a lo mejor alguien sabe dónde está.”

Spooky se puso pálido, haciendo a Dio nervioso.

“¿Qué?”

“¿Nadie te lo dijo?”

“¿Qué?”

“Jennifer. . . ella. . . hace un par de meses. . . se comprometió.”

Era como si alguien lo hubiese golpeado en la cabeza. Tenía que sostener sus rodillas de doblarse y caerse al suelo.

“¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Con quién está comprometida?” Preguntó Dio.

“Algún pinché negro. Se supone que se van a casar esta semana. Pensé que ya sabias.”

Dio estaba desecho. Podía sentir las lágrimas empezando a caer, pero luchó contra ellas fuertemente.

“No, yo no lo sabía.”

Spooky trató de cambiar de tema y golpeó a Dio en el lado de su brazo. “Oye, vamos a ir por algunos cigarros. ¿Por qué no vas con nosotros?”

Pero Dio estaba aun fuera de sí. ¿Jennifer se va a casar con alguien más? ¿Cómo podía ella hacer eso? ¿Por qué no le había dicho? ¿Por qué no era honesta con él?

 

 

 

Capitulo 10

 

“No seas estúpido, guey. No seas pendejo” Dijo Spooky, sosteniendo a Dio en su carro.

“Sólo mantén el carro encendido, ese” contesto él, saliendo del carro.

Era sábado, el día de la boda de Jennifer, estaba lloviendo, los relámpagos resplandecían y los truenos rugían.

Lanzó su cigarrillo nerviosamente a un lado y miró la gran catedral. Todo este momento era irreal para él. No podía estar pasando. ¿Cómo podía ella hacerle algo como esto?

Abrió las pesadas puertas y sintió la brisa del viento en su cara. La iglesia estaba repleta y la ceremonia ya había empezado. Trató de escabullirse sin ser notado. Checó el bolsillo de su chaqueta para ver si aún estaba ahí. Seguía allí.

¡Wham! Dio tropezó fuerte contra una mesa de vidrio que tenía una escultura de hielo en ella. Las balas rebotaron en el piso y Dio se apresuró a recogerlas antes de que alguien lo notara. Su muslo estaba palpitando de dolor, pero nada comparado con el dolor que sentía en su corazón. Nunca se había sentido tan herido en su vida. La escultura de hielo empezó  derretirse.

Se abrió el camino entre la multitud y encontró un lugar no muy lejos del frente. En su mente corrían muchos sentimientos. Los vitrales de Jesús y de la Virgen María le parecían espeluznantes. Parecía como si lo estuvieran advirtiendo de no hacerlo. Pero ponía todos esos pensamientos fuera de su cabeza.

Conocía los riesgos. Sabía que podía estar tirando todo lo que había hecho durante aquel año. Sabía que iba a decepcionar a su madre, que su hermano pequeño estaría destrozado. Sabía todo eso, pero nada era más importante que ver a Jennifer y aún más importante hacerla entender que lo que le estaba haciendo.

Entró en shock al verlo. Spooky tenía razón—se iba a casar con un negro.

¿Incluso cómo se le ocurriría hacer eso? Tenía que ser rico, eso es lo que tenía que ser. Lo única cosa que probablemente no le podía dar, dinero.

Era  una ceremonia hermosa; incluso él tenía que reconocerlo. Era perfecta. Era lo más difícil en el mundo para él, ver como todo ocurría sin él. Era como ser la estrella de una obra, una obra en la que tú querías salir más que nada, pero entonces la ves y te das cuenta que ni siquiera habías estado en la audición.

Entonces la vio, Jennifer, luciendo  más hermosa que nunca, cuando su padre la escoltaba por el pasillo. Su vestido era blanco y fluido, con una cola larga. A todos se les salió un suspiro de lo hermosa que lucía. Se reunió con su novio y la ceremonia de boda comenzó.

“Nos hemos reunido hoy. . .” empezó el Cura.

El corazón de Dio palpitaba. Su garganta estaba seca, reviso su bolsillo de nuevo. Se sentía como un ladrillo en su pecho.

“Yo, Antonio Ángel Estrella—”

¿Ángel? ¿Se está casando con Ángel?

“. . . por éste medio te tomo como mi esposa. Para tenerte y cuidarte. . . ”

Había un nudo en la garganta de Dio. Quería gritar, “¡No!” Le dolía terriblemente.

“Yo Jennifer Lalita Sánchez. . . ”

No podía creer a sus oídos, ella le estaba entregando su vida.

¡Buum! Un trueno estremeció e hizo saltar a Dio. Cuando las luces se fueron, todos se asustaron pero Jennifer y su novio quienes estaban demasiado enamorados como para notar otra cosa. Seguían iluminados por la luz de las velas.

“. . . para tenerte y cuidarte, en la enfermedad y en salud. . .” continuó ella.

No se podía contener más. Lágrimas empezaron a escurrir de los ojos de Dio. Esto era demasiado para él. Estaba a punto de explotar, su sangre hervía.

“Por el poder que se me ha dado a través del estado de Nevada, por éste medio los declaro. . . marido y mujer.”

Dio no podía respirar. Lo único que lo mantenía de no desmallarse era mirar la cara de Jennifer cuando su esposo levantaba su velo. Estaba más bella que nunca.

Nunca había visto a Jennifer tan feliz. Ni siquiera cuando estaba con él. Ella realmente lucia como si estuviera enamorada. ¿Cómo podía ser eso posible?

La amaba más de lo que jamás hubiese amado a alguien. ¿Acaso ella no podía ver eso? ¿Cómo ella le podía estar haciendo esto?

La escultura de hielo se derretía como si estuviese en llamas.

Su corazón se aceleraba cuando se dirigía a alcanzar la calibre .45en su bolsillo. Podía escuchar la lluvia golpeando contra los vitrales y el techo. Sus manos sudorosas la tomaron. Su corazón estaba en su garganta. Se persignó, cerró sus ojos y rezó para que lo que estaba a punto de hacer sería lo correcto.

“¡Waaaaaah!”

Todo mundo se detuvo. Un bebé estaba llorando, la bebé de Dio, en los brazos de Desiree la hermana de Jennifer. Jennifer se ruborizó, entonces agarró la bebé y la meció. Era la primera vez que Dio había visto a su hija y eso produjo algo en él; No sabía que era. Era ese llanto, el llanto de su hija. Era como una llamada a despertarse. Lo noqueó de la ira que estaba en él y cuando él miró a Jennifer meciendo amorosamente a su bebé, ella lucía como un ángel de nuevo, como una mamá perfecta.

Dio suspiró. ¿Qué estaba pensando? ¿Cómo pudo incluso haberlo pensarlo?

Se levantó y se fue haciéndose camino entre la multitud hasta la parte trasera de la iglesia. Pasó por la escultura de hielo, estaba casi completamente derretida—justo como su corazón.

La bebé, Crystal seguía llorando no importaba cuantas veces el cura trató de continuar con la ceremonia.

“Lo siento mucho,” dijo Jennifer, interrumpiendo la ceremonia.

Ella se llevó a Crystal en sus brazos y bajó el pasillo.

Dio estaba justo parado en la puerta. Puso su mano en su bolsillo y estaba empezando a irse cuando Jennifer chocó contra él, no lo había visto.

“Lo siento, yo. . .”

Pero entonces ella se paralizó, ambos se paralizaron, viéndose el uno al otro sin saber que decir. Dio se tranquilizó.

“Felicitaciones,” Dijo él.

“Gracias,” ella respondió. Ella miró a Crystal, la cual había dejado de llorar de repente y sonrió.

“Dile hola a tu papi mija.” Se la pasó a Dio. Era tan pequeña que Dio casi estaba asustado de sostenerla, pero el pudo y no pudo sostener las lagrimas que se le salían.

“Hola mija. Soy tu papi.”

Él dejó que sus pequeños dedos se agarraran de su dedo menique mientras jugaba con ella a hacer pucheros. Sonrió y Jennifer sonrió con él.

“Eres todo un Papito,” dijo ella.

La vio y despejó su garganta. “Cualquier cosa que necesites, aquí estaré, quiero ser un buen papá.”

“Sé que lo serás.”

Se miraron el uno al otro encantadoramente, y entonces. . .

¡Honk! ¡Honk! Dio miró a la puerta sabía que era Spooky.

“Mejor me voy.”

“Si, yo también,” dijo ella. “Ando medio ocupada con algo.”

Él le regresó a Crystal, inicialmente pensó en besar a Jennifer en los labios, pero al final lo hizo en la mejilla.

“Hasta luego.”

“Oh.” Jennifer luchaba con sus lágrimas. Del libro de invitados de una mesa pequeña, ella rompió una hoja de papel y escribió su nuevo número de teléfono. Llámame. ¿Ok?

“Si.”

Él se dirigió a la puerta otra vez, entonces le cerró un ojo. “Pase lo que pase—Siempre ¿Eh?”

Ella sonrió cuando no pudo más sostener sus lágrimas. “Por siempre.”

 

an Excerpt from Forever My Lady: A Novel by Jeff Rivera

 

To read more go to:  http://amzn.to/ForeverMyLadyBlog

DON’T BE STUPID, FOO’. DON’T BE A PENDEJO.”

Dio looked at his homie Spooky’s grip on his jacket.

Most of his boys called Dio “Playboy” because all the ladies

loved him, but those who had known him since he was a

kid called him by his real name, Dio.

He took another hit off his joint. He’d given up smoking

over a year ago, had to, but on this day he was more nervous

than he had ever been in his life.

Thunder rumbled and rain poured, making it impossible

to see. Thunder scared Dio, always had. Dio fought to

keep from shaking. He couldn’t breathe, couldn’t swallow.

He tried to hide his fear. His mind was set. He had to do it.

Dio yanked his arm away from Spooky and pushed the

door open.

“Just keep the car runnin’, ése.”

Spooky was a big guy, tattoos up and down his arm and a

glass eye. He normally would have just kept Dio from leaving

at all, but he knew nothing could stop him. Nothing at all.

 

 

 

Dio jumped out of the car. It was a ’57 Chevy, complete

with chrome wheels, slick red, with a chili-pepper-hot Mexican

jaina painted across the hood. Dio had painted that

picture himself. It was dope.

He slammed the door shut and looked up at the cathedral

in front of him. Lightning illuminated its majestic towers,

windows with an eerie stained glass. He’d spent many a

night imagining this would be where he’d marry her. They’d

have a huge wedding with members of their families fl ying

in from all over the world just to watch this event, this marriage

he thought was so destined to be. He’d put his everything

into this dream, his one and only dream, and now as

he yanked the heavy oak doors open, his heart pounded like

a subwoofer.

He dried his soaked clothes with his hand and scratched

his shoes on the mat so as not to squeak across the old wood

fl oor. The church was jam-packed, mostly with Mexicans and

Puerto Ricans, but some blacks.

Probably his familia, Dio thought. How could she even think

about marrying some pinche negro?

The grand organ music permeated the building while a

choir of children sang, their voices echoing throughout the

church. It smelled musty in the air, a mix of wood stain and

must as if they had never really cleaned the place, just painted

over it.

He tried not to look too suspicious, slipping past everyone.

Funny, he was dressed probably better than he’d ever

been. Black suit, his wavy black hair slicked back, starched

white shirt, polished black shoes.

 

 

 

Dio had grown into a very nice-looking young man.

Maybe he could have even been a model, had he played his

cards right. Maybe if he hadn’t grown up in the slums of

Northeast Vegas, he could have been one of those Latin

heartthrobs who were in those magazines. Instead, most of

the time he looked like the thug most people assumed he

was just by looking at him.

But on this day, this very weird day, he was even wearing

a tie. Jennifer would have been so proud of him if she could

see him. Funny, he’d probably be the last thing she’d see.

He checked his jacket pocket to make sure it was still

there. Yep, it felt like a brick pressed against his chest. But he

was so numb, or more like so focused, that he was oblivious

to it. All he knew was that he had to fi nd Jennifer, and he

would use any means necessary.

Wham! Dio bumped hard into a glass table. His thigh

throbbed in pain as bullets dropped from his pocket and

bounced off the wood fl oor. The sound echoed all over the

lobby. People looked around for the source of the sound, but

Dio managed to scoop them up before anyone could see.

He got up and noticed the beautiful ice sculpture on the

table—melting, dripping like an ice-cream cone in August.

Melting just like his heart.

He saw Father Martínez, his priest, the one he’d grown

up with. It was as if the whole world had turned against

him. They’d sided with Jennifer, when this was supposed to

be their wedding. It was as if she’d slapped him across the

face, as if nothing they’d been through together even mattered.

The whole thing was surreal.

 

 

 

She loved him. She’d said that over and over to him since

they were little kids. She’d taken care of him and believed in

him and dreamed with him and held him when nobody else

had cared.

“Estoy aquí para ti. No matter what—siempre,” they’d

promised each other. And a promise was a promise.

“Don’t be stupid, foo’. Don’t be a pendejo.” Spooky’s

scolding remarks kept playing in his head. He warned Dio to

just let it go. It wasn’t worth it. Normally Spooky would have

been all for it, but this time around he said, “Olvídalo . . . let

it go.” It was as if he sensed something was going to go

wrong and, no matter how high Spooky had been, his gut

was always right.

Dio only hoped this time around he was wrong. He had

worked so hard. He could really get a fresh new start now, “a

new lease on life,” as his probation offi cer used to say, but

now he was risking it all to confront Jennifer.

Was Spooky right? Should he just let it go, face it that

she didn’t want to be with him no matter how hard and bad

it felt? Should he just forget the whole thing? Maybe he’d

meet some other ruca. Time heals all wounds, they say, and

maybe if he’d just—but no. Dio shoved those thoughts out

of his mind.

He’d spent the last year changing his life around for

her, so they could be together, so he would be the man she

said she’d always wanted, so he could be the daddy his

daughter needed. They were meant to be together and he

was going to make Jennifer understand that, if it was the

last thing he did.

 

 

 

He could see Jennifer’s family in the front, dressed in

their Sunday best. Her mom always made a spectacle of herself

with her gigantic summer hat in purple. She never did

like Dio and he knew she had probably orchestrated this

whole thing, probably arranged the whole wedding herself.

He wondered if perhaps Jennifer was doing this just to

make her mom happy, but then he saw her . . . the music

changed, the children’s choir sounded so beautiful, he had to

admit, so irritatingly perfect. All heads turned and everyone

gasped as the bride, Jennifer, made her way down the aisle.

Her father took her arm, biting his lip, trying not to cry.

He looks nervous, Dio thought.

Jennifer looked incredible. How could she afford a dress

like that? The guy must be rich or something. That’s probably

what it was. That’s probably why she was marrying him. It had to

be the money. The one thing Dio could never give her.

Her gown had a lace top, cut just low enough to show her

sensual bustline, but high enough to showcase the fi rst-class

act that she was. Her face was shielded by her veil. He hadn’t

seen her in so long. It seemed like the whole congregation

held its breath with him.

Her mom made a dramatic spectacle of herself. Her

wails were the only thing that could be heard above the organ

playing as the children’s choir reached a crescendo, then

trailed off. There wasn’t a dry eye in the house. Even Dio had

to fi ght the tears.

Thunder rumbled. Her father escorted her over to her

groom. He was a nice-looking man, a light-skinned black

man. Maybe he was mulatto or something. He wore a striped,

 

stuffed tie, not a traditional bow tie, and the tux must have

been Armani or something. He had one of those smiles with

teeth so white it blinded you. His gaze never left Jennifer,

even as the priest rambled on and on with the vows.

“I, Antonio Estrella—”

What kind of nombre was that? Estrella? Jennifer Estrella.

It just didn’t match her. No le queda.

“. . . hereby take you as my wife, to have and to hold . . .”

There was a lump in the back of Dio’s throat. He wanted

to burst out, “No!” It hurt so much.

“I, Jennifer Lalita Sánchez . . .”

He couldn’t believe his ears; she was promising him her

life. Thunder rumbled and the lights went out. There was a

small gasp in the audience, but Jennifer just smiled, the

candles illuminating her. She was too lost in the groom’s

eyes.

“. . . to have and to hold, through sickness and health . . .”

she continued.

He couldn’t help it anymore. Tears came streaming from

Dio’s eyes. This was too much for him. He was about to explode.

His blood boiled.

He looked around at all the stained-glass Bible stories,

the creepy statue of Jesus on the cross. He swore Jesus was

glaring right at him as if he were saying, “No lo hagas . . .

don’t do it.” He looked the other way, but the statue of the

Virgin Mary scolded him as well.

Dio couldn’t help but think how proud his own mother

had been with how he’d changed his life around, the tears of

joy she’d shed. He’d never seen her like that before. He

 

shuddered to think how his mother would feel after all this

went down, how ashamed she’d be. Maybe it would drive

her to drinking again. Drinking again, after how far she’d

come around.

“With the power invested in me by the state of Nevada,

I hereby declare you . . . man and wife.”

Dio couldn’t breathe. The only thing that kept him from

passing out was seeing Jennifer’s face as her new husband

lifted the veil. She was more beautiful than ever. She had

olive-colored skin and was the type of girl who never did

need any makeup. In fact, she hated wearing it. But this time

she was wearing just enough. Her dark brown hair was

curled; glitter sparkled in it. She looked like an angel, no, a

goddess, better than the pictures Dio drew of her, better

than he’d remembered her looking in his dreams.

He’d never seen Jennifer so happy. Not even when she

was with him. She had always seemed so distracted, but now

she really did look like she was in love.

How could that be possible?

He loved her more than he’d ever loved anyone. Didn’t

she see that? How could she do this to him? The ice sculpture

melted like it was on fi re.

His heart raced as he reached for the .45 caliber in his

pocket, which Dio called his cohete. He could hear the rain

pounding against the stained-glass windows and the roof.

His sweaty hands pulled for it, his heart in his throat. He

crossed himself, closed his eyes, and prayed he was about to

do the right thing.  To read more go to: http://amzn.to/ForeverMyLadyBlog